Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Imponen grandes condenas a 62 MS

El Juzgado Antimafia de Sentencia de San Miguel condenó ayer a 62 pandilleros de la mara Salvatrucha por extorsión, homicidio y agrupaciones ilícitas, en hechos registrados desde 2008.

Los sentenciados con las penas mayores fueron Cristian Alexander Guzmán, a quien el juez le impuso 130 años; mientras que a Gil Fernando Peña le impuso más de 100.

Según Germán Arriaza, jefe fiscal de la zona oriental del país, 53 de los condenados son adultos, quienes purgarán sus penas en el penal de Ciudad Barrios. 16 menores fueron sentenciados por los juzgados de Menores.

Arriaza explicó que los pandilleros fueron capturados en 2011, luego de que cometieran 19 homicidios y extorsionaran a cuatro comerciantes.

En los casos de homicidio, según Verónica Arévalo, jefa de la Unidad de Patrimonio Privado de la Fiscalía en Usulután, varios pandilleros fueron asesinados por apropiarse sin la autorización de sus cabecillas con parte del dinero de las extorsiones: "Los pandilleros que daban las órdenes desde los centros penales los mandaban a ejecutar porque el dinero del cobro de la renta no llegaba exacto", dijo la fiscal.

Uno de los mareros fue asesinado porque otro de sus compañeros lo vio conversar con agentes policiales. Días después también ultimaron a su compañera de vida.

Asimismo, asesinaron a pandilleros rivales para marcar territorio. Por estos hechos fueron condenados 30 adultos y siete menores.

Por los cuatro casos de extorsión fueron sentenciadas 22 personas. Los chantajes oscilaban entre los 1,200 y 5,000 dólares, en algunos casos por semana y en otros por mes.

Según Jesús Aguiluz, jefe de la delegación policial en Usulután, los pandilleros operaban en Puerto El Triunfo, Santa María, Jiquilisco y la cabecera usuluteca.

Esta es la cuarta estructura en el año en ser condenada. —EDH

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación