Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Imponen 30 años a dos por asesinato de testigo

Registros de celulares confirmaron participación de sujetos en hecho Dos procesados quedaron libres por falta de pruebas en su contra

William Argueta y Nahum Antonio López fueron condenados a 30 años por homicidio agravado. Foto EDH / Cortesía Juzgados.

William Argueta y Nahum Antonio López fueron condenados a 30 años por homicidio agravado. Foto EDH / Cortesía Juzgados.

William Argueta y Nahum Antonio López fueron condenados a 30 años por homicidio agravado. Foto EDH / Cortesía Juzgados.

Dos sujetos fueron condenados a 30 años de prisión tras hallarlos culpables del asesinato del testigo, identificado como "Jaguar", un hecho registrado la madrugada del 2 de marzo de 2013, mientras la víctima permanecía detenida en las bartolinas de la Policía Nacional Civil en Los Planes de Renderos, al sur de San Salvador.

La condena fue emitida ayer por el Tribunal Antimafia de Sentencia "C" quien, además, absolvió a otros dos que fueron procesados por el mismo hecho.

Se trata de Ulises Ernesto Machado y Erick Adalberto Ruiz Santos, quienes a pesar de haber sido liberados de cargos no obtuvieron su libertad de inmediato, pues descuentan otras condenas por homicidio.

Los sentenciados fueron William Argueta, (a) el "Baxter" y Nahum Antonio López Mena a 30 años de prisión, a quienes se demostró a través del registro de llamadas de sus celulares, que coordinaron el asesinato de "Jaguar" con el bartolinero.

De acuerdo con la Fiscalía, los cuatro procesados se encargaron de desviar la atención de los agentes policiales que estaban de turno en el puesto de Los Planes de Renderos, para luego ingresar a las celdas y asesinar al testigo "Jaguar.

Por este mismo hecho, el agente Ronald Edenilson Mena Mena fue condenado a 13 años de prisión tras haber sido demostrada su participación delictiva en el asesinato.

La verdadera identidad de Jaguar era Francisco Hernández Montes, también conocido como Mario Reyes Chávez, quien según la acusación de la FGR, fue ultimado por brindar información acerca de las actividades de la pandilla que operaba en un sector del municipio de Mejicanos, donde residía Argueta.

Otros agentes que estaban de turno esa madrugada fueron sobreseídos durante el proceso judicial.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación