Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Ilobasco sufre 47 asesinatos en lo que va de este año

Solo entre el 1 y el 25 de junio, la policía local registraba 15 homicidios. En mayo hubo 9

Una mujer llora sobre el ataúd de Carlos Antonio Rodríguez Escobar, asesinado el pasado domingo en la cancha de colonia El Barrial. fotos edh / Jorge Beltrán luna

Una mujer llora sobre el ataúd de Carlos Antonio Rodríguez Escobar, asesinado el pasado domingo en la cancha de colonia El Barrial. fotos edh / Jorge Beltrán luna

Una mujer llora sobre el ataúd de Carlos Antonio Rodríguez Escobar, asesinado el pasado domingo en la cancha de colonia El Barrial. fotos edh / Jorge Beltrán luna

La violencia en Ilobasco, ciudad reconocida por sus artesanías en barro, parece incontrolable. Como municipio, hasta el 25 de junio, los registros policiales daban cuenta de 47 asesinatos, un promedio de 7.6 por mes.

Junio ha sido precisamente uno de los meses más violentos. Hasta el pasado miércoles, la policía local había registrado 15 casos de homicidios, la mayoría de ellos vinculados a miembros de pandillas, ya sea como víctimas o victimarios.

La ola de asesinatos ha obligado a que incluso en el centro, a las 8:00 de la noche, las calles se vean desiertas.

Los comerciantes cierran temprano y los habitantes prefieren no arriesgarse a salir de sus casas desde tempranas horas de la noche. De hecho, el último crimen, perpetrado el miércoles, fue el de un comerciante, se presume que fue ultimado por negase a pagar la extorsión.

Y el temor a las horas nocturnas no es infundado. Solo el domingo anterior, precisamente por la noche, cuatro hombres fueron asesinados en ese municipio. Tres de ellos en la ciudad y uno más en una zona rural, el cantón Calera.

En Ilobasco es tal el accionar de pandillas, que hasta las mujeres mareras han comenzado a involucrarse en actividades de sicariato. El domingo anterior, ocurrió un caso de estos.

Un joven conductor de una mototaxi, identificado como Jonathan Omar Hernández Hernández, de 20 años, fue asesinado, supuestamente por dos mujeres miembros de una pandilla.

Este sería el primer caso, al menos que se conoce de forma pública, de sicariato femenino, según fuentes policiales de esa localidad, que hablaron a condición de no revelar su identidad.

Los otros tres crimenes fueron identificados por autoridades policiales y fiscales como William Alejandro Rosa Aragón, de 21 años, José Álvaro Flores Escobar, de 16 y Carlos Antonio Rodríguez Escobar, de 27. Todos los casos fueron cometidos con arma de fuego.

¿Asesinado por dos mujeres sicarias?

De acuerdo con fuentes policiales, por el asesinato de Jonathan, el mototaxista, hay dos mujeres capturadas, una de 39 años y otra de 16.

La policía identifica a la mujer adulta como Delmy Peña de Leiva, residente en la colonia San Juan, de esa ciudad.

Las autoridades policiales consideran el caso como de sicariato femenino, pues las pruebas que tienen en contra de ambas, indican que el asesinato del conductor fue ordenado probablemente desde un centro penitenciario.

Peña y la menor de edad son vinculadas a la mara Salvatrucha, por la policía local. Ambas fueron capturadas minutos después de que, supuestamente asesinaran al conductor del taxi, en que ambas viajaban como pasajeras.

A las dos mujeres, según una fuente policial, en los teléfonos celulares decomisados les encontraron mensajes a través de los cuales, les preguntaban por qué no habían cometido el crimen.

Como respuesta, uno de los mensajes decía que no habían podido abordar la mototaxi porque siempre iba con pasajeros y que tenían ratos de estar esperando que pasara vacía, para abordarla.

De acuerdo con las primeras investigaciones, al mototaxista lo mataron en el caserío Los Frailes, cantón Sitio Viejo, frente a las instalaciones del balneario Casa de la Hacienda.

Una patrulla policial que estaba cerca del lugar, al escuchar los disparos, se aproximó al lugar y encontró a las dos mujeres en la escena.

Ambas tenían sus ropas rasgadas y manchadas de sangre debido a que, aparentemente, la víctima ya herida, intentó lanzarse de la mototaxi y forcejeó con las dos mujeres.

La hipótesis más fuerte es que las dos mujeres abordaron el vehículo como clientes y luego dispararon por la espalda a Jonathan Omar.

Ellas, al momento de ser detenidas, dijeron que un hombre le había salido al paso a la mototaxi y que le había disparado al motorista.

Sin embargo, la policía dice que además de los mensajes telefónicos encontrados y de las ropas de estas manchadas de sangre, también les decomisaron dos pistolas del calibre 9 mm.

A la menor se la encontraron en una cartera de mano que portaba, en tanto que la otra, fue hallada en el asiento trasero del automotor.

Ataque a familia: bebé herida y su padre muerto

El mismo domingo en la noche, pero en la colonia Miranda 1, una familia que se conducía en un automotor fue atacada a balazos por dos supuestos pandilleros.

Tras el ataque, resultaron cuatro lesionados de bala, incluyendo una bebé de 2 años, cuyos padres también viajaban en el auto.

Uno de los heridos, debido a la gravedad de las heridas, fue trasladado al Hospital Rosales, donde a poco de haber llegado, falleció. Este fue identificado como William Alejandro Rosa Aragón.

De acuerdo con la Policía, tanto la niña como su madre, resultaron con varias heridas en las piernas, sin embargo, no eran de mucha gravedad.

En el lugar del ataque, las autoridades encontraron no menos de 10 casquillos para pistola calibre 9 milímetros. La Policía indicó que ya sospechan quiénes fueron los atacantes.

Asimismo, las autoridades sospechan que el motivo del ataque podría estar ligado a rencillas personales; se sospecha que los atacantes, dos hombres jóvenes, son miembros de la pandilla 18 y podrían haber cometido el crimen por encargo.

Las colonias Miranda 1 y 2, son dos lugares que desde hace unos cuatro años, han sido convertidos en bastiones de la pandilla 18 de la corriente Sureña, indica la Policía.

En las colonias Miranda y aledañas, los intercambios de disparos entre pandillas son muy frecuentes. Los vecinos de esas comunidades se lamentan de la poca presencia policial. "Solo vienen cuando ya han pasado las cosas. Antes, uno les puede estar llamando y nada, parece que tuvieran miedo de meterse a estas colonias", afirmó un residente.

De hecho, la Policía asegura que la colonia Miranda es una de las más peligrosas de esa ciudad, aunque descartan que no se realicen patrullajes en ese sector.

"Hay cosas que difícilmente se pueden evitar. Si no matan a alguien en un momento, debido a la presencia policial, lo hacen al siguiente día, o luego que la policía se ha retirado", aseveró una residente.

Mayoría de homicidios se concentra en la ciudad

El último de los cuatro homicidios registrados el domingo anterior, fue registrado hasta el lunes en la mañana.

Este es el caso de José Álvaro Flores Castellanos, el más joven de las víctimas: 16 años.

El cadáver del adolescente fue encontrado frente a la cancha de fútbol del caserío Las Vegas, cantón Calera, un lugar distante unos 10 kilómetros, de la ciudad.

Flores Castellanos fue asesinado a balazos, posterior a un partido de fútbol, indicó la policía, que dijo que no tenían fichado al joven como miembro de pandillas. Este solo vivía con la abuela; la madre reside fuera del país.

De acuerdo con residentes del lugar, luego del juego de fútbol, el adolescente se quedó en la cancha ingiriendo bebidas alcohólicas.

Ya entrada la noche, los vecinos escucharon varios disparos. Sin embargo, por temor, nadie salió a ver lo que pasaba. Fue hasta el lunes en la mañana, que hallaron el cadáver del muchacho, detalló la Policía.

En Ilobasco, de cada 100 mareros, 70 son de la 18

Lo dice la Policía de esa localidad. En Ilobasco, el mayor dominio lo tiene la pandilla 18, aunque esta organización criminal está dividida entre Revolucionarios y Sureños.

"Más o menos el 70 por ciento de los pandilleros de aquí es de la 18", afirmó un Policía.

De hecho, otros informantes aseguran que buena cantidad de asesinatos ocurren por la pugna de las dos corrientes de la pandilla 18.

Esas disputas se han arreciado a más desde mediados del año anterior, colocando a Ilobasco como el municipio más violento del departamento de Cabañas. En mayo fueron registrados nueve asesinatos, varios de esos dobles.

De hecho, a finales de mayo, el temor se acentuó llegando al grado que muchos negocios, especialmente del mercado municipal, cerraron a mediodía, ante el rumor de que las pandillas habían ordenado toque de queda en la ciudad.

La Policía indica que pese al creciente índice de homicidios, la fuerza policial del municipio no ha sido reforzada; continúan con los mismos recursos materiales y humanos.

La Policía asegura que es en los alrededores de la ciudad donde las circunstancias de seguridad son más críticas y que en el centro se vive con tranquilidad, pero el cierre temprano de negocios grandes y pequeños , hacen latente el grado de inseguridad.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación