Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Iglesia y empresarios piden reacción a PNC

Ante últimos atentados contra agentes y que han dejado tres policías muertos. Demandan aplicar leyes contra pandillas.

En este bus, en Mejicanos, asesinaron a otro policía, el año pasado mataron a 39 agentes.

En este bus, en Mejicanos, asesinaron a otro policía, el año pasado mataron a 39 agentes.

En este bus, en Mejicanos, asesinaron a otro policía, el año pasado mataron a 39 agentes.

La Iglesia Católica y la Cámara de Comercio demandaron ayer de las autoridades de Seguridad Pública a reaccionar ante los ataques contra los policías y militares, una situación que demuestra que el problema de la violencia criminal ha llegado a niveles "muy graves".

El arzobispo de San Salvador monseñor José Luis Escobar Alas recordó a las autoridades que no "pueden renunciar a su compromiso de velar por la represión del delito y por el ejercicio de la justicia y si las mismas autoridades están siendo sometidas, tienen que reaccionar".

Escobar Alas agregó que el problema de la criminalidad se empeora "cuando la violencia toca a la Policía, la situación es muy grave, muy delicada y todavía es un motivo para una preocupación mayor".

La escalada de violencia que desde el segundo semestre del año pasado se viene empeorando ha causado las muertes violentas de 123 personas, en los primeros ocho días de este nuevo año, un aumento de 43 homicidios con respecto al mismo período del año pasado.

El promedio al inicio del año nuevo alcanza los 15 homicidios por día. Entre las víctimas figuran tres agentes de la Policía, en menos de una semana.

Escobar Alas cree necesario que ante el auge de los ataques contra los policías se haga una revisión de las leyes para definir si las que existen protegen de forma adecuada no solo a los agentes de la autoridad, sino que también a la población en general.

"En Europa o en Estados Unidos la muerte de un policía es cosa muy grave, porque la sociedad lo protege, de qué manera, desde las leyes. Con esto no quiero decir que las demás personas no valen, como no, todos valen, pero nadie debe de ser impune, si la Policía está cumpliendo su misión debe de ser protegida".

Escobar Alas instó a las autoridades policiales a ser constante con la depuración policial para que la población pueda tener confianza en la corporación policial, y agregó que los crímenes de policías es un tema urgente que no puede pasar por alto en la agenda del Consejo Nacional de Convivencia y Seguridad Ciudadana.

Empresarios piden medidas más enérgicas

Por su parte, la Cámara de Comercio e Industria también expresó su preocupación por los "cobardes asesinatos que delincuentes supuestamente vinculados a las pandillas" han cometido en contra de policías y militares que en los últimos meses se han profundizado.

"Los agentes y jefes de la Policía Nacional Civil, custodios carcelarios y del Ejército merecen toda nuestra consideración y respeto, pues son salvadoreños que con un profundo interés social renuncian a su propia seguridad por entregarse de lleno a su vocación de servir y proteger a sus conciudadanos", señala la Cámara en un comunicado.

La referida gremial demanda de las autoridades a realizar "todos los esfuerzos legales que sean necesarios para evitar que tan alevosos crímenes contra estos servidores públicos y sus familias queden impunes"; además de tomar las "medidas urgentes que garanticen la seguridad y el derecho de defensa propia de los agentes de la PNC y de los efectivos de la Fuerza Armada, especialmente cuando se hallen gozando de su merecido descanso laboral".

Instaron a los policías y a los integrantes de la Fuerza Armada a redoblar esfuerzos y "no desmayar en su noble misión de garantizar el orden, la seguridad y la tranquilidad de la población trabajadora".

Recientemente, ANEP pidió de las autoridades de Seguridad medidas más contundentes para frenar el embate de la violencia.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación