Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Hoy se define futuro legal de los Bobadilla

Delitos que les imputan tiene pena hasta de 50 años de cárcel. Una de las acusadas contó, a última hora, su versión

Andrea Bobadilla (rosado) admitió su participación en el hecho, Claudia y Alejandro insistieron en su inocencia. Foto EDH / D. Urquilla

Andrea Bobadilla (rosado) admitió su participación en el hecho, Claudia y Alejandro insistieron en su inocencia. Foto EDH / D. Urquilla

Andrea Bobadilla (rosado) admitió su participación en el hecho, Claudia y Alejandro insistieron en su inocencia. Foto EDH / D. Urquilla

El Tribunal de Sentencia de Santa Tecla decidirá esta tarde si tres miembros de la familia Bobadilla son culpables o inocentes de los delitos de privación de libertad y homicidio agravado en perjuicio de Helene Arias Moreno, asesinada el 30 de octubre de 2012.

"Creo plenamente en Dios y su justicia divina; confío en lo que usted hará", le dijo ayer al juez Delfino Parilla la madre de la víctima, tras haber escuchado el relato de varios testigos y los alegatos finales de los fiscales y defensores.

El lunes pasado, cuando inició el juicio, Alejandro Bobadilla, su madrastra Claudia Patricia y su tía Andrea Alejandra le manifestaron al juez que no harían uso de su derecho de defensa; sin embargo, ayer por la tarde, Andrea se retractó y dijo que quería contar "su versión" de los hechos.

La imputada acusó a Claudia de haberle ofrecido dinero a cambio de secuestrar a Helene; plan que supuestamente ella ideó con un hermano y otra persona a la que no quiso nombrar.

Según Andrea, ella se negó porque la víctima era novia de su sobrino; sin embargo, Claudia la habría conminado a hacerlo, asegurándole que la vida de Helene no estaría en riesgo. Claudia, además, le habría dicho que al revelarle el plan la hacía cómplice, por lo que según Andrea tuvo que involucrarse.

Los relatos posteriores de Andrea conmocionaron a los parientes de Helene que estaban en la audiencia: la mujer narró cómo mataron a la universitaria y la forma en que intentaron deshacerse del cadáver, enterrándolo en una fosa que se cavó en el jardín de la casa de la imputada, en la residencial Quintas de Gratamira, en San Juan Opico.

Con la declaración de Bobadilla se pudo corroborar información que habían dado a conocer algunos testigos durante las audiencias anteriores.

Alrededor de las 5:00 p.m. los defensores hicieron su último intento por convencer al juez sobre la inocencia de los tres imputados.

No obstante, los abogados de las dos mujeres pidieron que se les cambie la calificación de coautoras del hecho a cómplices, por lo que exhortaron al tribunal que de hallarles culpables les impongan una condena de 20 años de cárcel, y no 50 como ha pedido el Ministerio Público.

Para Alejandro Bobadilla se ha pedido una condena de 30 años de prisión, tras atribuirle el delito de cómplice de homicidio agravado.

El juez dio a los acusados la oportunidad de pronunciarse sobre el tema antes de decidir su futuro legal. Andrea pidió perdón a los padres de Helene "aunque no lo acepten". Alejandro dijo: "no imaginé que mi propia familia me haría esto", mientras que su madrastra no tuvo nada que decir.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación