Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Hospital Rosales: Flores tiene daño cerebral irreversible

Especialistas del hospital Rosales entregaron informe al Tribunal Quinto de Sentencia. Resultados coinciden con las conclusiones de los forenses del Instituto de Medicina Legal.

ctv-1qm-flores

Amigos, familiares y simpatizantes de ARENA se han sumado a la solidaridad con la familia del expresidente Flores, elevando plegarias y colocando flores y velas en un altar... | Foto por Archivo

Los tres médicos especialistas del hospital Rosales que evaluaron al expresidente Francisco Flores, confirmaron que se encuentra en “estado de coma con daños cerebrales irreversibles”, coincidiendo con los resultados de los forenses del Instituto de Medicina Legal (IML), informó la oficina de prensa del centro judicial.

El informe médico fue recibido ayer por el Tribunal Quinto de Sentencia, que ordenó la evaluación del expresidente a petición de los acusadores particulares Berta Deleón y René Landaverde, quienes representan a la Fundación del Estudio para la Aplicación del Derecho (Fespad) y a la Iniciativa Social para la Democracia (ISD).

Los tres especialistas: un cardiólogo, un neurocirujano y un neurólogo, dictaminaron que Flores “se encuentra en coma con deterioro neurológico irreversible, secundario a oclusión de arteria carótida interna, por una placa ateromatosa que generó un trombo (coágulo) que produjo infarto extenso con edema cerebral severo de la arteria cerebral media izquierda”.

Aseguraron que el derrame cerebral que sufrió Flores la noche del domingo pasado “no tiene relación con el diagnóstico previo de trombosis venosa profunda de miembros inferiores. Con los estudios actuales no se puede terminar criterios de muerte cerebral”, cita el informe.

A similar conclusión llegaron los tres forenses del Instituto de Medicina Legal que examinaron al exmandatario el martes pasado,  al señalar que “al momento del reconocimiento se encontró al paciente en estado crítico, con pronóstico de vida reservado, por lo cual es indispensable que se le continúe proporcionando cuidados médicos especializados en la Unidad de Cuidados Intensivos”. Antes de conocerse el dictamen médico del IML, uno de los forenses había confirmado que Flores se hallaba en coma.

Los galenos que atienden al exmandatario ratificaron que él se encuentra en un estado de salud crítico, al señalar que el TAC cerebral  realizado  el martes pasado,  arrojó que había un “mayor aumento de la hemorragia cerebral y el edema, por lo que se intensifican las medidas para el manejo de la hipertensión cerebral”.

Los doctores advirtieron que por el mal pronóstico que presentaba Flores en esos momentos “no se puede definir con precisión hasta cuándo se podrá finalizar el tratamiento médico”.

Sin embargo, la poca credibilidad de los acusadores particulares de Fespad e ISD a los  resultados de la evaluación de los forenses del IML, hizo que pidieran al tribunal que ordenara otro examen médico.

Solicitaron que la evaluación médica fuera realizada por tres especialistas del hospital Rosales.

Ayer tarde, la acusadora particular se presentó al juzgado a pedir una copia del informe presentado por los médicos del Rosales.

La insistencia de los representantes de Fespad e ISD de hacerle otro examen a Flores, provocó la protesta del partido ARENA,  que calificó la petición de “acoso judicial”.

ARENA pidió, además, la solidaridad de los salvadoreños con la familia de Flores.

“Hacemos un llamado a respetar el dolor de la familia, serenar los ánimos, y a unirnos alrededor de la caridad y la misericordia humana”, reza un párrafo del comunicado emitido por el partido ARENA.

El diputado Ernesto Muyshondt cuestionó los comentarios de personas en las redes sociales con los cuales, según él,  se juega con el dolor de la familia del expresidente.

“Lo que sí lamento es toda la gente que está jugando con el dolor de la familia, ya suficiente maltrato le han hecho pasar a él (Flores) y a su familia”, dijo Muyshondt.

Especialistas del sector privado exponen sobre diagnóstico de Flores  

El neurocirujano José Zanoni Yada explicó ayer que  “normalmente cuando se habla de un deterioro neurológico irreversible (como indica el parte de los médicos del Hospital Rosales que evaluaron a  Flores) se está hablando prácticamente de lo que se llama muerte cerebral”.

De acuerdo a la explicación del también neurointervencionista, lo anterior implica que el cerebro ya no recibe sangre y básicamente el corazón y los pulmones funcionan gracias al soporte ventilatorio que se le da al paciente.

Zanoni Yada aclaró que para determinar que una persona tiene muerte cerebral se tienen que seguir protocolos: Esto implica hacerle una evaluación clínica y si se determina que las pupilas están dilatadas, sino hay ninguna respuesta motor y si los reflejos generales están ausentes; se pasa a hacer ciertas pruebas como encefalograma o un cateterismo cerebral diagnóstico para saber si realmente el cerebro ya no funciona.

Si todas estas pruebas son positivas ya se considera muerte cerebral, que en El Salvador es equivalente a muerte biológica, dijo.

“En el caso del expresidente ayer ya había dilatado las pupilas (como se comentó en los medios el miércoles) y hasta donde yo sé, hoy (jueves) le iban  a hacer un electroencefalograma para ver si había un trazo plano (nada de actividad cerebral). Quiere decir que ya no había vida y corroborar la muerte cerebral”,dijo.

Según Zanoni Yada, para establecer muerte cerebral en una persona no sólo se requiere el dictamen de dos neurocirujanos que hayan evaluado al paciente con seis horas de diferencia, y se tiene que cumplir un criterio legal.

Sobre la situación del ex mandatario el cardiólogo Marco Fuentes señala que, aparentemente, lo que pasó con él es que tuvo una  hemorragia en el cerebro, una complicación que se presenta en pacientes que son tratados con medicamentos anticoagulantes para evitar la formación de coágulos.

Fuentes, quien es presidente de la Asociación Salvadoreña de Cardiología, considera que lo que afectó a Flores no se pudo tratar de un trombo que se haya formado en alguna parte del cuerpo.

El neurocirujano Cándido Omar Ortiz, explicó que si el expresidente Francisco Flores logra sobrevivir del estado de coma en el que se encuentra, las secuelas que le quedarán serán muy graves.

El especialista explicó que si Flores sobrevive y recupera sus funciones vitales normales, incluso, lo pueden extubar porque el edema cerebral se ha controlado, y le quitan la ventilación mecánica, va a quedar hemipléjico; es decir, que no va a poder la mitad derecha de su cuerpo.

Dijo que “como es el hemisferio (cerebral izquierdo) dominante, el paciente no va a tener interacción con el medio ambiente, no va a poder hablar, no podrá expresar pensamientos y no va a poder entender lo que le dicen”.

En la evaluación que le practicaron los especialistas del Hospital Rosales, entre los que estaba un cardiólogo y un neurólogo, Ortiz dijo que el primero no tenía nada que ver en ese examen, era solo para corroborar la función cardiovascular del paciente para ver que el corazón estaba latiendo y ver sus signos vitales. “Creo que hubiesen pedido mejor un médico intesivista”, dijo Ortiz.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación