Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

37 homicidios, 27 lesionados y 12 carros robados en sábado y domingo

Un cabecilla de la MS masacrado había sido deportado de Nicaragua

Foto EDH / Lissette Monterrosa

Foto EDH / Lissette Monterrosa

Foto EDH / Lissette Monterrosa

Comerciantes, motoristas de transporte público, jornaleros, empleados, vigilantes privados, un policía y varios miembros de pandillas se cuentan entre los 38 asesinatos registrados solo entre el sábado y el domingo, según los informes del Instituto de Medicina Legal (IML).

Fuentes policiales dieron cuenta de que entre esos dos días, durante los diversos ataques armados, hubo 27 personas que resultaron lesionadas con armas de fuego en todo el país, los cuales constituyen intentos de homicidio, explicaron las mismas fuentes.

También indicaron que solo durante el domingo se registró el robo o hurto de 12 vehículos en todo el territorio nacional.

Entre la ola de homicidios sobresale el de Omar Enrique Sandoval Cruz, un agente policial que estaba destacado en la Policía Rural de Jiquilisco y que fue asesinado en un cantón del municipio de Alegría, Usulután, donde residía.

Sandoval Cruz habitaba en el cantón Las Casitas, donde, según fuentes policiales, existe un grupo de pandillas cuyo cabecilla es un agente policial que está destacado en un puesto del departamento de La Unión.

Esa información no surgió con el asesinato de Sandoval Cruz, sino hace varias semanas, pero las autoridades no han hecho nada por comprobar y expulsar al agente, supuesto cabecilla de pandillas, según los informantes policiales.

Cabecilla asesinado recién había sido deportado

El Pelón, era el apodo de Iván Jeovanny Ramos Hernández, de 33 años, uno de los cuatro miembros de la mara Salvatrucha que fue asesinado el domingo anterior en el cantón Mejicapa del municipio de Santa María, situado en el departamento de Usulután.

Ramos Hernández había sido deportado en junio de 2013 desde Nicaragua, donde fue capturado en la frontera El Guasaule.

Además del policía y del pandillero, la delincuencia se cobró la vida de Juan Antonio Ramírez Vides, un hombre de 66 años que se ganaba la vida como vigilante privado.

Ramírez Vides fue asesinado de varias puñaladas, según un reporte del IML.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación