Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Homicidios contra policías siguen en la impunidad

En diez días, seis policías murieron por ataques cometidos por las maras, según la PNC

Sujetos detenidos por haber asesinado al agente Omar Navas Torres, el miércoles pasado, en Aguilares.

Sujetos detenidos por haber asesinado al agente Omar Navas Torres, el miércoles pasado, en Aguilares.

Sujetos detenidos por haber asesinado al agente Omar Navas Torres, el miércoles pasado, en Aguilares.

Los 31 homicidios que se han cometido, en lo que va del año, contra integrantes de la Policía Nacional Civil siguen en la impunidad. De los recientes ataques perpetrados, en menos de diez días, solo en dos casos hubo capturas, según las investigaciones preliminares.

Los asesinatos se cometieron entre el 5 y 15 de octubre y dejaron como resultado a seis policías muertos.

Dos agentes murieron durante enfrentamientos con pandilleros en los municipios de Acajutla y Aguilares. En los otros cuatro casos, los policías fueron asesinados por pandilleros cuando se encontraban en sus días de descanso con sus familias, de acuerdo con las fuentes policiales.

Los constantes ataques contra policías se han cometido dos semanas después que las maras también arreciaran hechos de violencia contra militares de la zona oriental. En menos de una semana, en septiembre, cuatro soldados fueron ultimados por pandilleros.

A finales de agosto, las pandillas emitieron un comunicado donde se comprometían a no seguir con ataques contra militares y policías.

Ayer, el subdirector de la corporación policial, Howard Coto, afirmó que la "corporación policial no se ha desmoralizado y se ha trabajado en una operatividad con la inteligencia para reducir el riesgo de los agentes".

El jefe policial sostuvo que "se ha fortalecido la investigación en los casos".

Por su parte, el director de la Policía, Mauricio Ramírez Landaverde, sostuvo en la escena de un policía, el sábado anterior, que "los ataques son cometidos por grupos meramente criminales que consideran a los policías como blancos por el trabajo que la institución está llevando a cabo".

El jefe policial también indicó que grupos delincuenciales han atacado a agentes policiales en 190 ocasiones. Además, 31 policías han sido ultimados. Desde la fundación de la corporación policial, no se había registrado esa cantidad de ataques y homicidios contra policías.

En 2013, solo hubo once agentes que murieron por accidentes de tránsito y ultimados por las pandillas.

Sin embargo, los ataques contra la corporación policial no cesan. El último ataque contra policías se cometió ayer, a las 11:00 de la mañana, en el cantón San Francisco Los Reyes, de Zacatecoluca, en La Paz, cuando los investigadores realizaron una investigación en la zona.

En el hecho, un supuesto pandillero identificado como Ángel Abel Mendoza Reyes, resultó lesionado durante el enfrentamiento con los investigadores.

Fuentes policiales dijeron que los agentes intentaron intervenir a Mendoza Reyes, quien se encontraba en su casa con su hija y su esposa.

Relataron que Mendoza Reyes disparó contra los policías y estos repelieron el ataque, lesionando al sujeto en un brazo.

Este fue trasladado hacia el hospital de Zacatecoluca. Vecinos señalaron que Mendoza no era de la zona y tenía varios meses de vivir en la zona.

Indicaron que semanas atrás, el propietario de una milpa le disparó al sujeto después de una discusión por robo. Las fuentes expusieron que Mendoza Reyes tenía una pistola 9 milímetros.

Un pariente de la esposa del detenido dijo que sus familiares asistían a una iglesia. Del sujeto no hay referencias y desconocían de sus actos.

Los recientes ataques contra los policías han provocado indignación entre los agentes, por la vulnerabilidad en que se encuentran frente a los pandilleros.

Policías consultados por El Diario de Hoy aseguraron, ayer, que hay temor entre los compañeros, ya que los pandilleros han ordenado desde las cárceles asesinar a muchos policías , según les han expresado sus jefes.

Las fuentes afirmaron que, hace varios días, las pandillas ordenaron "ubicar" y atentar contra todo aquel policía que maltratara a los pandilleros recluidos en las bartolinas o a los mareros en libertad. Además, contra policías que intervienen en investigaciones contra los pandilleros.

Policías son atacados a traición por las maras

En los recientes ataques, las víctimas mortales fueron emboscados cobardemente por los pandilleros, a pesar de estar armados, los policías no tuvieron oportunidad de defenderse.

Por ejemplo, Finicio Orlando Alfaro Sánchez, quien fue ultimado en su casa en Zacatecoluca, el domingo 5 de octubre, por sujetos que llegaron disfrazados de policías y fiscales.

Un día después, el cabo Remberto Carranza también fue ultimado cuando se encontraba en su día de descanso en colonia La Esperanza II de San Nicolás Lempa, Tecoluca (San Vicente). Carranza estaba destacado en la subdelegación de San Jacinto.

El pasado jueves 9, el agente José Granados murió ametrallado en el cantón Las Moritas, en Colón, departamento de La Libertad.

La víctima estaba destacada en la subdelegación de Santa Tecla como bartolinero (hacía guardia en las bartolinas) y en el desempeño de esa labor era muy estricto.

Compañeros de trabajo de Granados dijeron que fue ultimado por "portarse mal" con los mareros que están presos en las bartolinas de esa instalación policial.

El día que el agente fue asesinado, hacía pocos minutos que había salido con licencia, pero antes de ir hacia su casa, decidió ir a dejar a su vivienda a uno de sus compañeros.

Dos días después, las pandillas atacaron a otro policía en la colonia San José II, en Lourdes. La víctima fue identificada como Johnny Stanley Rivas Martínez, quien era agente de la Unidad del Mantenimiento y Orden (UMO) y campeón centroamericano fisicoculturista. Rivas también fue atacado a traición cuando podaba un árbol en su casa.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación