Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Hombre entierra hoy a segundo hijo asesinado

En abril, Facundo Valle enterró al primer hijo asesinado en masacre de Armenia

Parientes de Walter Antonio y Jonathan Osmar piden que se haga justicia. Fotos EDH / Jorge Beltrán

Parientes de Walter Antonio y Jonathan Osmar piden que se haga justicia. Fotos EDH / Jorge Beltrán

Parientes de Walter Antonio y Jonathan Osmar piden que se haga justicia. Fotos EDH / Jorge Beltrán

Uno de los dos hombres asesinados ayer en la madrugada en Armenia se llamaba Jonathan Osmar Landaverde Valle, tenía 22 años y era hijo de Pedro Facundo Valle.

El pasado 11 de abril, a Pedro le mataron a otro hijo: Bryan Leodán Valle Ramírez, de 14 años, en cantón El Cedro, siempre de Armenia, junto a otros dos adolescentes.

El hombre volvió a ser enlutado por la ola de asesinatos y esta vez por partida doble, pues el otro hombre asesinado junto a Osmar, su hijo, se llamaba Walter Antonio Valle López, de 32 años, y era su hermano.

Tanto Jonathan Osmar como Walter Antonio fueron asesinados ayer, poco después de la medianoche, en el cantón La Puerta, municipio de Armenia, departamento de Sonsonate, según informó la Policía.

Ambos estaban cerca de una tienda donde habían consumido licor con el supuesto asesino.

El motivo del doble homicidio habría sido, según lo dijo Walter Antonio minutos antes de morir, una disputa suscitada entre Jonathan Osmar y un lugareño a quien solo identificaron con el apodo de Piraña, dijo la Policía.

"Mirá, El Piraña me dio (disparó)", cuenta un hombre que alcanzó a decirle, mientas era conducido hacia el hospital de Sonsonate, adonde no logró llegar con vida para ser atendido.

Otro testigo del hecho indicó que El Piraña primero disparó a Jonathan Osmar. Al ver eso, Walter Antonio le reclamó y le dijo: "Ya jodiste a aquél (el sobrino), ahora dame a mí también".

El Piraña no se hizo de rogar y le asestó un disparo en la boca. Luego vieron huir de la escena al asesino.

Parientes y vecinos indicaron que Walter Antonio era un hombre trabajador que hacía cualquier labor con tal de ganar dinero de forma honesta, aunque le gustaba embriagarse los fines de semana.

El sábado por la noche, Walter Antonio había regresado de trabajar en San Salvador. Familiares dijeron que el o los asesinos le robaron sus pertenencias y luego lanzaron vacía la mochila de la víctima a pocos metros de donde vivía.

En cuanto a Jonathan Osmar, residentes en el cantón La Puerta dijeron que el problema con El Piraña inició luego de que Jonathan Osmar le reclamara por el robo de un cabro.

Otros vecinos dijeron que el pleito sobre el cabro era solo apariencia y que entre ambos jóvenes había rivalidades debido a que Jonathan vivía en un territorio dominado por la pandilla 18, en tanto que El Piraña fue señalado como miembro de la Mara Salvatrucha.

Pese a que en el lugar vecinos señalaron a El Piraña como el responsable del ataque, y que una de las víctimas logró decir que él les había disparado, al cierre de esta nota, la Policía no reportaba capturas.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación