Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Hija de motorista asesinado: no sabíamos de la amenaza

Cinco conductores del transporte de pasajeros fueron asesinados ayer por las pandillas

Motorista asesinado

Un agente policial custodia la escena en la colonia Costa Rica, en San Salvador, donde fue asesinado Mauricio Antonio Ramírez, motorista de la Ruta 2 | Foto por Salomón Vásquez

"No sabíamos que habían amenazado a los motoristas”, expresó llorando y con gran impotencia una de las tres hijas del motorista de la Ruta  8A quien fue asesinado ayer a la 1:20 de la tarde en la colonia Vista Hermosa, al sur de San Salvador.

El conductor, identificado como Jorge Morales Alberto de 49 años, salió de su casa a las 8:00 de la mañana como de costumbre, sin imaginarse lo que le esperaba.

La Policía informó que tres sujetos le hicieron parada al bus entre la zona de Vista Hermosa y Monserrat; y ya abordo, uno de los sujetos sacó una pistola 9 mm y le disparó a Morales Alberto.

Su cadáver quedó sobre el timón. Todo parece como que los sujetos primero le ordenaron  que se orillara a la acera y cuando lo había hecho, le dispararon varias veces en su cuerpo.

A su alrededor habían varias vainillas. Un pasajero que presenció el ataque, relató que varias personas viajaban en el autobús quienes al escuchar las detonaciones se lanzaron al piso. 

Nadie resultó herido y luego  que los asesinos huyeron, la gente comenzó a bajarse una a una y alejarse de la escena.

“Cuando llegamos no habían pasajeros, todos se habían ido”, aseveró  el oficial.
Un muchacho muy conmocionado por lo que había visto, llegó a su casa “muy nervioso” y hablando entrecortadas las palabras.

Dijo que en segundos los sujetos escaparon con rumbo a Monserrat donde se enfrentaron a tiros con agentes del Cuerpo de Agentes Metropolitanos, (CAM).

Un oficial manifestó que de inmediato se movilizaron varios agentes del 911 en motocicleta en el sector y detuvieron a varios sujetos en vías de investigación.

Dos horas después del hecho, la familia del conductor tres hijas y la esposa; llegaron a la escena donde yacía su padre asesinado.

Lo que más dolor causaba a la familia es que no pudieron impedir que lo peor sucediera. Lamentaron no haber advertido a su padre que se abstuviera a ir a trabajar ante la amenaza que las pandillas habían lanzado  en torno a las rutas que irrespetan su disposición.

Morales Alberto no tenía mucho tiempo de trabajar en el transporte colectivo, a penas tenía “unos meses”, dijo su hija.
Aclaró que la muerte de su padre no le antecedieron amenazas o advertencias de pandillas por ninguna razón, fue asesinado nada más como una advertencia al sector, de lo que puede suceder a cualquiera que no acate sus órdenes o amenazas.

Pocos minutos después las autoridades reportaban otros conductor asesinado: uno de la Ruta 100 en El Botoncillal, en Colón, La Libertad.

Mientras en el bulevar del Ejército, a las 4:45 de la madrugada habían asesinado al conductor de la Ruta 301 cuando hacía viaje de San Salvador a San Miguel y La Unión. La víctima fue Manuel de Jesús Sales Vázquez, de 53 años.

Horas después, se registraba el asesinato de Mauricio Antonio Ramírez, motorista de la Ruta 2  en la colonia Costa Rica, y otro de la Ruta 4 en Ciudad Delgado.

El domingo por la noche mataron al motorista y a un pasajero de la Ruta 6, así como las pandillas incendiaron dos microbuses en Ciudad Delgado.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación