Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

“Sí, hay que hablar lo que es (había sido pandillero)”

Parientes de un joven de 18 años, asesinado junto a menor, confirmaron que era pandillero retirado.

Homicidio

Las autoridades han registrado unos seis homicidios en lo que va del día. | Foto por EDH/ Archivo

Homicidio

Un doble homicidio fue reportado a la Policía en la finca Valencia, en el cantón San Ramón, en Mejicanos, en horas de la mañana de este sábado.

Al llegar a la escena, un agente le dijo al equipo de periodistas que no podían pasar hasta donde estaban los cuerpos y quienes habían llegado a recabar datos del crimen y habían fotografiado, lo habían hecho desde un borde que da vista a la finca y a una vereda. 

Por esa vereda estaba la línea amarilla que señalaba el lugar donde estaban los muertos, cuyas identidades eran desconocidas por las autoridades al cierre de esta edición.

A la escena habían llegado dos señoras que lloraban de forma silenciosa y afirmaban que una de las personas que estaba ahí era Daniel Alexander Flores, de 18 años, su sobrino, desaparecido por la mañana y a quien anduvieron buscando por horas en la zona, sin obtener resultados.

Una le dijo a la otra convencida que sí era su sobrino, porque vestía una camisa rayada, el pantalón gris y los zapatos blancos que ella le solía verle usar.

“Sí, hay que hablar lo que es”, respondió la misma mujer al preguntarle si su sobrino tenían vínculos con alguna pandilla. 

Aseguró sin miedo que había sido miembro de la pandilla 18, pero que desde hace dos meses se había retirado de este grupo e iba con la familia a una iglesia evangélica. También se había acompañado con una joven y casi no salía de casa.

Al otro joven, quien al parecer era menor que Flores, las señoras lo identificaron por su complexión física delgada como Elías, y aunque no sabían su apellido, manifestaron que era miembro activo de la pandilla a la que perteneció su sobrino.

Flores, comentaron, había recibido llamadas desde la noche del viernes por parte de El Puro, el palabrero del grupo que se encuentra en prisión en San Miguel, porque no estaba a gusto con que se hubiese retirado de la pandilla.

Esas llamadas continuaron la mañana del sábado, antes que el joven saliera a eso de las 9:00 de su casa.

La cuñada de Flores lo vio con dos sujetos, presuntos pandilleros de la 18 de la zona. Él ya no regresó.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación