Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Hallan restos de 2 hombres en pozo de Chalchuapa

Imputado que participó en casos, ocurridos en diferente año, está colaborando con autoridades

Medicina Legal llegó ayer al lugar para sacar los restos de un vendedor de pan.

Medicina Legal llegó ayer al lugar para sacar los restos de un vendedor de pan.

Medicina Legal llegó ayer al lugar para sacar los restos de un vendedor de pan.

SANTA ANA. Los restos de un hombre que fue asesinado el año pasado fueron encontrados a más de 17 metros de profundidad en un pozo abandonado en el cantón Galeano de Chalchuapa, en Santa Ana.

Pero, las autoridades presumen que en el sitio hay al menos otro cuerpo más.

El jefe de la unidad especializada Antipandillas de la Fiscalía General de la República (FGR), Óscar Torres, expresó que la víctima responde al nombre de Ernesto Ariel Guzmán Guevara.

Él se dedicaba a vender pan en el cantón Izcaquilío, en Atiquizaya.

Aunque la Fiscalía no especificó la fecha exacta de este homicidio bajo el argumento que aún está en la etapa de investigación, sí dijo que el crimen fue el año pasado.

Aparentemente, el móvil fue porque miembros de la mara Salvatrucha creyeron que la víctima llegaba a vender pan a la zona donde ellos tienen presencia para aprovechar a obtener información de esa estructura delictiva.

Por ello, los pandilleros optaron por asesinarlo con arma blanca, dijo el jefe fiscal.

Esta víctima no fue relacionada con otra pandilla por las autoridades.

La Fiscalía presume que más abajo de donde fueron encontradas las primeras osamentas también están los restos de otro hombre.

Torres dijo que dicha víctima, aparentemente, es Víctor Alexis de Los Ángeles Rosa, quien era miembro de la misma pandilla.

Al sujeto lo asesinaron, en septiembre de 2011, sus mismo compañeros de pandilla porque, supuestamente, se había apoderado de armas cortas de dicha estructura en Acajutla, Sonsonate, así como dinero de la venta de droga.

Por ello, optaron por llevarlo cerca del pozo y asfixiarlo.

El pozo está en medio de un cultivo de maíz y aunque hay viviendas cerca, algunos de sus habitantes expresaron no haber escuchado o visto algo raro en la zona.

El lugar es dominado por la misma estructura a la que la Fiscalía le atribuye haber cometido los dos homicidios.

Las autoridades ubicaron el pozo porque cuentan con un testigo que participó en los homicidios de las dos personas.

La Fiscalía realizó en septiembre pasado un operativo donde capturó a 62 sujetos de esta pandilla en Ahuachapán, Santa Ana y Chalchuapa.

Otros 40 sujetos fueron acusados en diferentes penales.

Uno de ellos está colaborando con las autoridades.

El jefe fiscal expresó que otro de los sujetos ya está relacionado en uno de los casos y le atribuyen el delito de privación de libertad.

Pero al corroborarse la identidad de la víctima en el pozo se le cambiará el delito a homicidio agravado.

La Fiscalía y Policía halló vehículos, armas de fuego y droga a los sujetos que fueron capturados en septiembre.

Ayer, el criminalista forense de la Fiscalía, Israel Ticas, expresó que hasta el mediodía sólo habían encontrado los restos de una persona y que iban a continuar las excavaciones para determinar si existen más osamentas en el pozo, que tiene una profundidad aproximada de 30 metros.

El mismo estaba cubierto con varias capas de tierra ya que las personas lo habían dejado de utilizar.

Las obras de excavación comenzaron el viernes pasado con ayuda de maquinaria pesada que proporcionó una dependencia gubernamental.

Ticas dijo que ha utilizado un método arqueológico que ayuda a conservar intacta la escena para su procesamiento. "El cuerpo está en su estado original, que es parte de la misión criminalista de campo que es mantener y reconstruir la escena tal y como es", expresó.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación