Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Hallan campamento de pandilleros en Santiago Nonualco

Fue localizado por militares a principios de esta semana

Foto publicada en Facebook por una clica de la Pandilla 18 Revolucionarios. Al centro, de chaleco verde, Marvin Antonio Hernández Paredes, cabecilla del grupo, quien murió al enfrentarse a policías y soldados el pasado 20 de diciembre en Santiago Non

Foto publicada en Facebook por una clica de la Pandilla 18 Revolucionarios. Al centro, de chaleco verde, Marvin Antonio Hernández Paredes, cabecilla del grupo, quien murió al enfrentarse...

Foto publicada en Facebook por una clica de la Pandilla 18 Revolucionarios. Al centro, de chaleco verde, Marvin Antonio Hernández Paredes, cabecilla del grupo, quien murió al enfrentarse a policías y soldados el pasado 20 de diciembre en Santiago Nonualco. Otros dos (encerrados en círculo) también

Un campamento pandillero fue localizado a principios de esta semana por efectivos de la Fuerza Armada en el municipio de Santiago Nonualco, La Paz, según informaron fuentes militares.

La estancia de miembros de la Pandilla 18 Revolucionarios fue localizada a pocos kilómetros de donde el pasado sábado 20 de diciembre se suscitó un enfrentamiento entre miembros de la referida pandilla y militares y policiales, tras lo cual resultaron muertos al menos seis pandilleros.

Posterior al tiroteo, las autoridades incautaron ocho armas de fuego, entre estas tres fusiles M-16, dos escopetas, dos subametralladoras Uzi y una pistola.

De acuerdo con documentos a los que este periódico tuvo acceso, el campamento fue encontrado en las riberas del río Comapa, entre los cantones Jalponga y Ojo de Agua.

El hallazgo se produjo mientras una patrulla militar realizaba una búsqueda e identificación de campamentos o grupos armados que acechan la zona rural del sur de Santiago Nonualco, indican los documentos.

De acuerdo con los informes, el campamento está ubicado en una especie de montaña, circundada por cultivos de caña, en las riberas del río Comapa.

A pesar de que en el lugar no hallaron a ningún pandillero, sí encontraron algunos cigarrillos o puros de marihuana, calcetines sucios, camisas, costales, envases de diversas bebidas y comidas.

Además, según las fuentes, en la montaña también había sacos o costales con los cuales aparentemente habían elaborado champas individuales entre los matorrales, supuestamente par adormir.

Según estimaciones de los militares que participaron en el operativo y la información aportada por sus fuentes, en el lugar permanecían alrededor de 50 miembros de la pandilla 18 revolucionarios.

Varios campamentos en La Paz y San Vicente

De acuerdo con las fuentes militares, efectivos de la Fuerza de Tarea Ares han detectado que miembros de pandillas están cambiando las casas destroyer (guaridas) en las poblaciones urbanas por lugares rústicos, en un afán por escapar a la vista de los ciudadanos y para no ser detectados fácilmente por la Policía y el Ejército.

De hecho, el enfrentamiento del pasado 20 de diciembre, los pandilleros se encontraban en otro de los lugares utilizados como campamento por pandilleros.

Ese mismo 20 de diciembre, El Diario de Hoy publicó que en el municipio de Tecoluca, San Vicente, pandilleros de la 18 revolucionarios también habían reactivado lo que durante la guerra fue un campamento guerrillero denominado Las Estacas y localizado cerca de los cantones Guajoyo y El Socorro.

Grupo desarticulado

El trabajo que la Fuerza Armada está realizando en el departamento de La Paz, según los militares, ha logrado asestar golpes contundentes a estructuras de pandillas, como el enfrentamiento del 20 de diciembre.

De acuerdo con las fuentes, en ese evento armado murieron al menos tres de los pandilleros que aparecían en una foto que fue publicada hace algunos meses en Facebook, por miembros de esa agrupación.

De acuerdo con fuentes militares, al menos tres de esos pandilleros que aparecían en esa fotografía, murieron en pasado 20 de diciembre, en el cantón La Guaruma, caserío La Tequera.

Uno de los que aparecía en esa fotografía fue identificado como Marvin Antonio Hernández Paredes, quien era el cabecilla del grupo y quien instruía al resto en tácticas de combate y manejo de diferente armamento.

Hernández Paredes estaba en el centro de la foto, empuñando un fusil M-16 recortado y con un chaleco verde olivo en los que portaba varios cargadores para el fusil.

El día del enfrentamiento, el subdirector de la Policía Howard Cotto explicó que habían hallado evidencias en el sitio, que indicaban que los pandilleros se quedaban a dormir en el lugar.

"Lo que hemos encontrado es un lugar donde ellos evidentemente dormían, pero no hemos encontrado un sitio donde pudiesen realizar prácticas (militares)", aclaró Cotto.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación