Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

"No hace falta monitorear noticias porque la gente lo vive, lo sufre"

Embajadora de Estados Unidos, Mari Carmen Aponte, recordó las 482 víctimas que dejó marzo

Embajadora de Estados Unidos, Mari Carmen Aponte. Foto EDH/ Cortesía de Embajada EE. UU.

Embajadora de Estados Unidos, Mari Carmen Aponte. Foto EDH/ Cortesía de Embajada EE. UU.

Embajadora de Estados Unidos, Mari Carmen Aponte. Foto EDH/ Cortesía de Embajada EE. UU.

La embajadora de Estados Unidos, Mari Carmen Aponte, fue clara en señalar ayer que "no hace falta monitorear las noticias a diario para saber lo que está ocurriendo (en el tema de la inseguridad), la gente habla de esto todo el tiempo, lo vive, lo sufre". Esto lo dijo sin conocer las declaraciones del presidente Salvador Sánchez Cerén de responsabilizar a los medios de comunicación de "generar una guerra psicológica en la población para atemorizarla alrededor del tema de la criminalidad".

Las declaraciones fueron dadas por la embajadora durante el discurso que pronunció antes de la presentación del modelo de la Policía Pacificadora en Río de Janeiro, Brasil, ante los integrantes del Consejo Nacional de Seguridad y de Convivencia Ciudadana.

Aponte recordó que "solo en marzo 482 familias lloraron a sus muertos, no sabemos cuántas más están esperando noticias de sus desaparecidos o que se haga justicia en los tribunales o procurando una oportunidad para abandonar su país".

Pero lo que más le preocupa a la embajadora Aponte es que "cientos de niños, de niñas y jóvenes dejan de estudiar porque tienen miedo de caminar por territorios donde operan las pandillas, estoy segura que todos estamos pensando lo mismo. Esta situación no puede seguir así".

En ese sentido, la diplomática estadounidense llamó a todos los sectores del país a poner cada uno su contribución para "enfrentar el desafío más grande en estos tiempos de los salvadoreños, la inseguridad ciudadana". Además urgió a los integrantes del referido Consejo a unir ideas y voluntades, para que "puestas en acción frenen la ola de violencia que enluta a El Salvador".

En declaraciones que ofreció después del evento, Aponte aseguró que su gobierno y las agencias federales trabajan "bien fuerte para poder persuadir al Congreso de los Estados Unidos de que asigne fondos de mucho más magnitud de la que hemos visto hasta ahora para ayudar a la región (centroamericana) y a El Salvador".

Sin embargo, Aponte señaló que para que esa cooperación económica se haga realidad, "lo más importante es que El Salvador pueda demostrar que tiene un gran compromiso de combatir la inseguridad y un gran compromiso de fortalecer la democracia y la gobernabilidad".

La embajadora estadounidense destacó el aporte que hace su gobierno para mejorar la seguridad ciudadana en El Salvador a través del Asocio para el Crecimiento, con la ejecución de programas de prevención del crimen, fortalecimiento del Estado de Derecho y el apoyo al modelo de Policía Comunitaria. "Tenemos el compromiso de seguir trabajando en esos programas de seguridad para prevenir la violencia", dijo.

Como ejemplo de esa cooperación, Aponte reveló que en el municipio de Cojutepeque, Cuscatlán, se impulsa parte del programa de prevención de Los Ángeles, California, Estados Unidos.

En ese sentido, Aponte consideró que cada modelo de prevención tiene "componentes exitosos que se pueden adaptar a cada realidad", pero que la parte fundamental de la protección de la seguridad ciudadana es el respeto a los derechos humanos.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación