Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Guatemaltecas detenidas con un millón tienen negocios en El Salvador

Ana Lucrecia tiene en este país un negocio de venta de extensiones de cabello natural. Sus clientes son solo exclusivos salones de belleza. Cynthia Jeannette Cardona Sandoval aparece registrada, en Costa Rica,  como exportadora de produ

Detenidas Guatemala
Dos guatemaltecas capturadas el miércoles en su país con un millón de dólares, junto a cinco personas más, tienen negocios en El Salvador y Costa Rica.

Una de las tres mujeres capturadas el miércoles en la noche, en la zona 10 de Guatemala con casi un millón de dólares en efectivo oculto en uno de los vehículos en que se conducían, tiene negocios recién instalados en El Salvador, según investigó El Diario de Hoy.

Se trata de Ana Lucrecia Muñoz Ramírez, de 31 años, quien conducía el automóvil Mazda con placas salvadoreñas P312-896, quien era acompañada por María Fernanda Cabrera Franco, de 24 años, también de origen guatemalteco.

El alijo de dinero, según el Ministerio Público de Guatemala, fue encontrado en compartimentos secretos en el asiento trasero del auto y en el tablero del mismo.

Cómo parte de la misma operación policial, fue capturada otra mujer, identificada como Cynthia Jeannette Cardona Sandoval, de 31 años, ciudadana guatemalteca, y a cuatro hombres de esa misma nacionalidad, que hacían las veces de guardaespaldas.

Estos fueron identificados como César Augusto Beb Caal, de 25 años, Víctor Vicente Moss Hernández, de 23, Eduardo López Cruz, de 30, y Carlos Enrique Misti Cho, de 24.

A todos se les decomisó cuatro armas de fuego tipo pistolas, calibre 9 mm., con los respectivos permisos para portarlas, según informó la Policía, ellos portaban sus armas con su respectivos permisos.

Montó empresa en el país y 100 días después lo hizo en Guatemala

Ana Lucrecia, la mujer que conducía el auto con placas salvadoreñas, aparece como representante legal de una empresa que se dedica a la distribución, a nivel latinoamericano, de artículos de belleza, según documentación presentada por ella en el Centro Nacional de Registros (CNR).

El 3 de julio de este año, Ana Lucrecia compró un dominio en internet para crear una página en la que promocionaba su empresa, como comercializadora de extensiones de cabello de cinta invisible.

La compra la hizo desde Guatemala, desde un domicilio de la 21 Calle, de la Zona 6, en la capital guatemalteca.

Mientras tanto, un mes antes, desde una cuenta de Facebook con el nombre de la empresa, comenzó a anunciar que pronto estaría instalada en El Salvador una venta de extensiones de cabello cien por ciento natural.

Cien días  después de que Ana Lucrecia había instalado su empresa en El Salvador, en la misma cuenta de Facebook anunciaba  su incursión en el mercado guatemalteco.

La mujer informaba que las extensiones de cabello natural podían ser adquiridos en un exclusivo salón de belleza de la ciudad de Guatemala.

De acuerdo con documentos oficiales, en El Salvador, Ana Lucrecia vende sus extensiones de cabello natural a salones de belleza exclusivos.

El domicilio de su empresa está instalado en una zona exclusiva de San Salvador. Sin embargo, en la cuenta de Facebook registra otro domicilio, en una calle del barrio San Jacinto, con bastante presencia de la Mara Salvatrucha.

En el lugar no existe la empresa en mención, según informaron los vecinos.

Exportadora costarricense

Por su parte, Cynthia Jeannette Cardona Sandoval,  quien según las autoridades guatemaltecas iba detrás del auto conducido por Ana Lucrecia, dándole seguridad, tiene una empresa de exportación en Costa Rica, según registros públicos de ese país.

Hace solo 13 días, Cynthia Jeannette presumió en una red social de su nuevo auto, un Mercedes Benz.

“Aquí casual estrenando mi regalito de mí para mí”, escribió la mujer, de 35 años, sobre una fotografía publicada en su cuenta de Facebook, en la que aparecía conduciendo su nuevo vehículo con menos de 3 mil kilómetros recorridos.

Aparentemente, tanto Cynthia Jeannette como Ana Lucrecia son descendientes de reconocidos profesionales guatemaltecos, según explicaron fuentes de El Diario de Hoy en Guatemala que pidieron no ser identificadas.

Hasta ayer las autoridades guatemaltecas no habían proporcionado más información sobre sus siete conciudadanos capturados con el alijo de dinero y que serán procesados judicialmente por el delito de lavado de dinero.

Las autoridades de Guatemala tampoco especificaron en sus boletines informativos, si el destino del millón de dólares era Guatemala o lo trasladaban El Salvador.

Tampoco han revelado si el auto con placas salvadoreñas en el que trasladaban el dinero pertenece a Ana Lucrecia o si pertenece a otro salvadoreño.

El Diario de Hoy intentó conocer aquí, la propiedad de ese mismo vehículo, pero pese a los esfuerzos, no fue posible. Las autoridades salvadoreñas no se han pronunciado sobre ese hecho.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación