Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

La gente es la que controla la calle, no las pandillas

Uno de los principales ejes del plan elaborado por la firma de Giuliani es "sacar a las pandillas del negocio del crimen"

La gente es la que controla la calle, no las pandillas

La gente es la que controla la calle, no las pandillas

La gente es la que controla la calle, no las pandillas

Una de las acciones inmediatas que el Estado deberá de impulsar para controlar los territorios y reducir los altos índices del crimen es sacar a las pandillas de las calles con estrategias que involucren la prevención, combate del delito y la rehabilitación de jóvenes pandilleros, aseveró ayer el exalcalde de Nueva York Rudolph Giuliani, durante la presentación del plan anticrimen, elaborado por su firma Giuliani Security & Safety, en el marco del XV Encuentro Nacional de la Empresa Privada (Enade 2015).

Para el exalcalde, uno de los principales ejes del plan de seguridad es que exista un compromiso político para ponerlo en marcha. "El compromiso político reduce crimen y elimina la corrupción. Si esto no existe, ningún plan podrá funcionar", aseveró.

Más allá de esto se deben poner en marcha dos factores que deben ir de la mano, el primero es fortalecer la fuerza policial; pero también se deben generar más programas sociales que vayan acompañados de esto.

Sin embargo, es imposible impulsar programas sociales que sean sostenibles cuando existen altos índices de delincuencia. Expresó que "los programas sociales no funcionan sin una reducción del crimen".

Por otra parte, el desarrollo económico está entrampado siempre y cuando predomine la inseguridad; todos los indicadores de una economía están comprometidos a la violencia.

En el evento organizado por la Asociación Nacional de la Empresa Privada (ANEP), el experto señaló: "Es la gente la que controla las calles, las calles pertenecen a la gente, no a las pandillas", posición similar a la expresada en la mañana en una entrevista televisiva.

Giuliani sostuvo que el Estado debe de diseñar una estrategia con miras a retirar a las pandillas de las zonas donde estos grupos ilegales se han apoderado de las comunidades y están causando terror entre sus residentes. Giuliani sostuvo que no se puede permitir que las pandillas tengan mayor control que la Policía, por lo que se hace necesario la intervención del Estado.

Recordó que una situación similar sucedía en Nueva York con los traficantes de drogas, quienes ejercían mayor control de los territorios, pero con la implementación de una serie de medidas que acabaron con el desorden, "ahora ya no controlan ni una sola calle en Nueva York, se fueron".

Otro de los cuestionamientos hechos por el exalcalde Giuliani fue la tregua que decidieron pactar las pandillas en marzo de 2012, pero que para analistas en seguridad ciudadana, eso les permitió fortalecerse como grupo delictivo. "La tregua no funcionó, resultó en un aumento de homicidios".

Según Giuliani, los índices de violencia que vive el país no son "imposibles de reducir" y considera que hay países que han atravesado peores situaciones y han logrado disminuir su tasa de criminalidad. Ante esto explicó que uno de los principales puntos que el país debe trabajar es la organización de las autoridades; es decir, debe existir mayor trabajo en equipo por parte de jueces, agentes policiales y fiscales.

Por otra parte, mencionó que existen dos niveles para su plan: aquellas medidas que se pueden llevar a cabo en el corto plazo, como es la organización de las fuerzas judiciales; y otro al largo plazo, que incluirían medidas más severas como aplicar acciones anticorrupción e incluso hacer mayor uso de la tecnología como análisis de ADN.

A mejorar estadísticas

Uno de los ejes principales del plan de seguridad es el análisis de estadísticas criminales. Giuliani mencionó que lo primero que se debe hacer antes de combatir el crimen es tener las lecturas correctas del índice de criminalidad y adónde se está concentrando la violencia para así combatirla mejor.

Este programa estadístico es conocido como CompStat, el cual busca recolectar estadísticas sobre el crimen con el fin de poder combatirlo de mejor forma. Uno de los puntos fundamentales es conocer adónde es que sucede el crimen. Explicó que, según su estudio, el 60 % de la inseguridad está concentrado en la capital; sin embargo, solo el 20 % de la fuerza policial está designada en esta zona. También cuestionó que ni la Policía ni la Fiscalía se pongan de acuerdo para unificar las cifras de los homicidios y otros delitos, "porque en este momento no lo están, porque están como que estuvieran trabajando en dos temas diferentes". Si no se ponen de acuerdo en el número de crímenes resultaría difícil implementar el sistema estadístico CompStat que sirve para conocer donde se da la mayor cantidad de crímenes y así destinar la mayor fuerza policial hacia los lugares con mayores incidencia delictiva.

En todo caso, Giuliani ejemplificó que si el 70 % de los crímenes suceden en San Salvador, entonces, el 75 % de la fuerza policial deberá de estar desplegada en el área Metropolitana de San Salvador, porque "al utilizar el sistema CompStat hace a la Policía más eficiente, en todo los lugares donde lo han utilizado ha reducido el crimen".

La ventaja de un sistema como este es que permite lograr cálculos estadísticos en 24 horas, lo que posibilita a los agentes policiales y fiscales poder tomar acciones inmediatas para frenar un acto delictivo.

También recomendó que la Policía y Fiscalía pueden hacer uso de la tecnología para fortalecer las pruebas en contra de aquellos delincuentes que hayan sido captados por las cámaras de video y así poder lograr condenarlos en los tribunales de justicia y no solo depender de los testigos.

Los sistemas de cámaras de video, también conocidos como CCTV, ayudarían a elevar el número de personas encarceladas. Según el análisis de la firma de seguridad de Giuliani, sólo el 8 % de los crímenes cometidos termina en una condena, esto se debe a que las personas prefieren no testificar en contra de criminales.

No obstante, uno de los agravios que atraviesa el país es el alza de homicidios diarios. Y es que después de "todos los esfuerzos que se han hecho (por el Gobierno), El Salvador aun podría encarar el peor de sus años en alza de homicidios", aseguró Giuliani.

Solo este fin de semana se registraron más de 30 homicidios, situación que resulta ser peor que cuando él asumió como alcalde en Nueva York, Estados Unidos. "Habrá más homicidios en mayo (en El Salvador) de los que hay en un año en Nueva York", concluyó.

Una de las 35 recomendaciones de seguridad ciudadana que plantea el equipo de Giuliani es el trabajo coordinado que deberá de existir entre la Policía, Fiscalía, tribunales de justicia y Centros Penales, entonces, para eso "tienen que sentarse, tienen que trabajar juntos y tienen que estar todos sobre la misma página, tienen que tener los mismos criterios para poderlas llevar a la prisión", señaló.

Además, este sistema le permite a la Policía a incentivar a su fuerza policial con la entrega de bonos monetarios adicionales a su salario, pero en base a su desempeño, es decir, premiar a los policías que hayan reducido la incidencia delincuencial en su zona de responsabilidad. Otra de las propuestas de Giuliani es mejorar la infraestructura carcelaria y clasificar a los reclusos de acuerdo a su peligrosidad, porque "para la gente muy mala tiene que haber prisiones de alta seguridad y aquellos con crímenes menores pueden tenerlos en una cárcel menos estricta", concluyó.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación