Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

El gatillero de la MS desaparecido que nadie busca

El 4 de abril de 2012, un hermano de la mujer del cabecilla nacional de la MS desapareció junto a una de sus mujeres. Solo apareció la bebé de 15 días que cargaban aquel día.

El gatillero de la MS desaparecido que nadie busca

El gatillero de la MS desaparecido que nadie busca

El gatillero de la MS desaparecido que nadie busca

Corría medio abril de 2012. La respuesta fue fría, vacía de preocupación o dolor. "Si está con alguna mujer, ya va a llegar; si está preso, ha de estar en las bartolinas; y si están muertos, están en la tierra", le dijo Jenny Judith Corado Portillo a Julia Patricia Gaytán cuando esta última le preguntó si sabía algo de su marido, Marvin Antonio Martínez Corado, desaparecido desde el 4 de abril.

La actitud de Jenny contrastó con la de cualquier hermana a quien se le ha desaparecido algún pariente. Ella y Marvin eran hermanos y, por tanto, este último era cuñado de Borromeo Henríquez Solórzano alias El Diablo, identificado por autoridades como principal cabecilla de la mara Salvatrucha en el país.

Marvin y Julia Patricia, según autoridades y expedientes judiciales y policiales, vivían en una colonia en Cuscatancingo, sobre la calle a Mariona. Ambos habían procreado tres hijas. Sin embargo, Marvin tenía otras mujeres con hijos. Al parecer, Julia Patricia estaba consciente de ello, de acuerdo con las mismos documentos.

Para el 15 de abril, dos días después de que Jenny diera aquella respuesta despreocupada por la desaparición de Marvin y de una de sus mujeres, una que recién acababa de dar a luz a una niña, la mujer de El Diablo llegó nuevamente a la colonia El Conacaste. Julia Patricia le volvió a preguntar si sabía algo de su marido.

Esta vez la respuesta que obtuvo fue diferente. Con la autoridad que en el ámbito de las pandillas confiere ser la mujer del cabecilla nacional, Jenny llamó a un marero que estaba cerca: "Mirá, ¿has visto a Marvin?", preguntó. El pandillero se limitó a responder: "Vos sabés en lo que andaba".

Tras esa respuesta, Jenny le dijo a Julia: "Vámonos, ya están muertos".

Al decir ya están muertos, Jenny se refería a Marvin, su hermano, y a Yeni Patricia Méndez Martínez, una joven de 19 años que hacía 15 días había dado a luz a Darlyn, una bebé cuyo padre era Marvin.

Todo lo anterior consta en el proceso judicial contra Corado Portillo por el delito de hurto de un vehículo que lleva el Juzgado de Instrucción de Mejicanos.

A principios de abril de 2012, fuentes del Centro de Inteligencia Policial (CIP) aseguraron a El Diario de Hoy que dos hermanos de la mujer de El Diablo (Borromeo Henríquez Solórzano) y la novia de uno de estos habían desaparecido. Dijeron que eran los principales gatilleros que tenían las clicas de la MS en Las Margaritas, Soyapango. La información no pudo ser corroborada.

Días después, las mismas fuentes del CIP informaron que cerca de un hospital habían hallado abandonado a un bebé que era hijo de uno de los dos hermanos de la mujer del Diablo que estaban desaparecidos.

A Marvin lo apodaban "Delincuente". Según documentos policiales, era el palabrero de la clica Centrales Locos Salvatruchos (CLS), pero también era un gatillero de los de más confianza de la MS junto a otros dos hermanos que viven en Las Margaritas.

Solo la bebé apareció

El 4 de abril, Marvin y Yeni Patricia salieron a una playa llevando consigo a Darlyn, la bebé recién nacida. Eso es lo que dicen algunos parientes. Ya no los volvieron a ver.

El 5 de abril, en las proximidades del hospital de Niños Benjamín Bloom, fue hallada una bebé. En la maleta, que contenía algunos pañales, la Policía halló un documento que indicaba que la madre de la recién nacida era Yeni Patricia Méndez Martínez.

La bebé fue ingresada en el Bloom durante cinco días, pero por falta de cunas fue trasladada al hospital Dr. Molina Martínez, en Soyapango.

Semanas después, la abuela materna de la niña y la mujer de El Diablo, tía paterna, reclamaron a la menor, según consta en diligencias realizadas por el Instituto Salvadoreño para el Desarrollo Integral de la Niñez y la Adolescencia (Isna), entidad que le otorgó la custodia a la abuela.

Se apropiaron de los bienes de Marvin, el desaparecido

Dos semanas después de que Marvin desapareciera, ya para el 17 de abril de 2012, Corado Portillo se presentó, junto a dos mareros más, a la casa de Julia Patricia. "Venimos a traer las cosas del homeboy", le dijeron.

Entre esas cosas que se llevarían estaba un pick up Toyota Tacoma, año 2003, placas P 4-059, cuya tarjeta de circulación estaba a nombre de Julia Patricia Gaytán.

Ella se resistió a entregar el auto, pero luego pensó que aquellos pandilleros o Jenny podrían hacerle daño a ella o a sus hijas, bien en el momento o bien después; y accedió.

Pero el 12 de julio de 2012, Julia Patricia se presentó a la oficina de la Fiscalía de Mejicanos a denunciar a su cuñada, Jenny Judith, por el hurto del vehículo.

Sin embargo, no fue sino nueve meses después de denunciar el hurto que la Fiscalía giró órdenes de captura contra Corado Portillo.

La orden fiscal de arresto fue emitida el 2 de abril de este año.

Tres días después, la Policía la capturó cuando, a bordo del pick upo Toyota Tacoma, hurtado supuestamente a Julia Patricia, llegó al centro penal de Ciudad Barrios, a visitar a su marido, que cumple una condena por el delito de homicidio.

Jenny Judith mostró una tarjeta de circulación del vehículo que estaba a su nombre. Se la habían extendido el 12 de diciembre de 2012. La mujer del cabecilla nacional de la MS recuperó pronto su libertad, durante la audiencia inicial celebrada en un juzgado de Paz de Mejicanos.

Aunque Julia Patricia presentó una tarjeta de circulación a su nombre y la escritura de compraventa del pick up Tacoma, Jenny Judith mostró también una a su nombre.

El juez que celebró la audiencia inicial dijo que no estaba claro que Jenny Judith hubiera hurtado el vehículo y que para ello habría que hacer un análisis del expediente del referido auto, que estaba en poder del Registro Público de Vehículos.

Por otra parte, el abogado de Corado Portillo pidió al juzgado que la pusiera en libertad con condiciones, pues el hurto no era un delito grave. El juez accedió y la Fiscalía no protestó por la decisión judicial.

Al final de esa audiencia, la Policía, al parecer, no se percató de que la mujer tenía otra orden de arresto por agrupaciones ilícitas, emitida por un Juzgado Especializado de San Salvador contra el crimen organizado.

De acuerdo con fuentes policiales, por la desaparición de Marvin y de Yeni no hubo denuncia por parte de sus familiares. No hubo búsqueda en delegaciones policiales, ni en hospitales, ni en la morgue judicial.

Las fuentes afirman que la desaparición de Marvin y su mujer, ambos con antecedentes judiciales, y miembros de la MS, fue ordenada desde el penal de Ciudad Barrios, debido a que había resistencia del ahora desaparecido, a ajustarse a las disposiciones para mantener la tregua.

Lo que también parece raro, según fuentes policiales, es que en este caso hubo poco interés policial para buscar a los desaparecidos, contrario a como se hizo cuando dos parientes de Carlos Ernesto Mojica Lechuga (Viejo Lin), cabecilla nacional del barrio 18, fueron dadas por desaparecidas.

En esa ocasión, investigadores elites fueron desplazados para la búsqueda, y en pocos días ya habían rescatado a las dos jóvenes, quienes permanecían por voluntad propia en una zona rural de La Libertad.

Trece meses han pasado desde que Marvin y Yeni no aparecen ni vivos ni muertos. La Policía y sus parientes tampoco los han buscado.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación