Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Fiscal y ministro sin superar impasse por allanamiento en FAES

Pese a que se anunció que habría una reunión entre ambos funcionarios, a la fecha no se sabe oficialmente de encuentro

El pasado viernes 30 de mayo, un grupo de fiscales no pudo entrar a cinco cuarteles de la Fuerza Armada. Foto EDH

El pasado viernes 30 de mayo, un grupo de fiscales no pudo entrar a cinco cuarteles de la Fuerza Armada. Foto EDH

El pasado viernes 30 de mayo, un grupo de fiscales no pudo entrar a cinco cuarteles de la Fuerza Armada. Foto EDH

Una semana ha pasado después del enfrentamiento verbal entre el Fiscal General, Luis Martínez y el Ministro de la Defensa, general David Munguía Payés, sin que se haya producido una reunión entre ellos como se anunció y sin que pudieran superar sus diferencias.

Una serie de allanamientos en instalaciones militares para investigar una supuesta estructura del crimen organizado, enquistada en la Fuerza Armada para el tráfico de armas, es lo que enfrentó al Fiscal General y al ministro Munguía Payés la última semana de mayo.

La chispa que detonó el enfrentamiento fue la decisión de la Fiscalía de retirar documentos del Ejército, ante lo cual Munguía reaccionó aireado y argumentando que se podía poner en peligro la seguridad nacional.

El general (r) Mauricio Ernesto Vargas y el exmagistrado de la Sala de lo Constitucional, René Hernández Valiente, sostienen que la salida más viable para dirimir las diferencias es sentarse a dialogar para aclarar los alcances que tiene la investigación del crimen organizado del Ministerio Público al interior de la institución castrense.

Vargas sostiene que tanto Martínez como Munguía Payés tienen amparo legal para defender sus posiciones.

El militar aclaró que en la Fuerza Armada existe información reservada, secreta y confidencial, la cual no puede ser revelada o expuesta, ya que tiene un acceso restringido amparado por la ley.

Sin embargo, también es claro en señalar que la Constitución es la "que le da las facultades a la Fiscalía. Ella tiene la facultad legal de investigar".

"Me da la impresión (de) que hay más falta de comunicación, coordinación e integración institucional entre ambos funcionarios", dijo.

Vargas detalló que lo mejor es conocer cuáles son los fundamentos de la Fiscalía en la investigación para poder emitir una opinión más detallada.

"La forma de resolver las diferencias de las personas es hablando. Al que tiene la razón se le da y el otro igual", opinó Vargas.

Por su parte, Hernández Valiente señaló que, a su juicio, la Fiscalía no tiene como objetivo develar secretos de la Fuerza Armada, más que lo que se buscaba es la participación de militares en algún acto ilícito.

"La Fiscalía tiene el respaldo legal, ya que se presenta no antojadizamente, sino con la orden de un juez. Es impensable que la Defensa Nacional tenga secretos militares esparcidos por todas las guarniciones militares. Yo entendería que la información que se pedía no era de secreto y a eso está obligado el ministro de la Defensa", explicó el exmagistrado.

La legislación salvadoreña les da a ambos facultades y argumentos, aunque la Constitución es clara al decir que la Fuerza Armada está subordinada al poder civil, pero también para impedir que se ponga en peligro la seguridad nacional.

Segundo enfrentamiento

Esta es la segunda vez que ambos funcionarios se acusan mutuamente en menos de un año. La primera se derivó después que Martínez responsabilizó a Munguía Payés de haber impedido la captura de 14 pandilleros en Soyapango cuando era ministro de Justicia y Seguridad.

A pesar de ese grave señalamiento Martínez no ha realizado, a la fecha, una acusación formal en un tribunal de justicia contra el general.

Empero, la tarde del 24 de julio de 2013 parecía que se habían superado las diferencias, después que el expresidente Mauricio Funes los sentó a una reunión para limar asperezas y hacer las paces entre ambos funcionarios.

Pero no. Las discrepancias volvieron el 30 de mayo después que un grupo de oficiales de la Fuerza Armada impidió el ingreso de un grupo de fiscales que intentó secuestrar los registros de los inventarios en los almacenes de armas de la Fuerza Armada. Los militares agregaron que la orden venía del ministro de la Defensa.

El Ministerio Público consideró que la actuación de los militares fue "una clara obstrucción al trabajo de investigación" y amenazó en su cuenta de Twitter con procesar a los oficiales que impidieron realizar el trabajo de los fiscales. Hasta ayer, el Fiscal General tampoco había realizado las acusaciones en los tribunales de justicia contra los oficiales que impidieron el trabajo de los fiscales.

Catorce horas más tarde del enfrentamiento, entre fiscales y oficiales militares, el ministro de Defensa y todo el Alto Mando de la Fuerza Armada brindó una conferencia donde asumió la responsabilidad y expresó que: "La Fiscalía tuvo acceso a los documentos, pero no se los llevó porque son confidenciales y tienen incidencia en la seguridad del país".

El funcionario le advirtió a Martínez que: "La Fiscalía debe entender que los destacamentos militares no albergan criminales...".

Frases subidas de tono entre funcionarios

El 1 de junio, después de la toma de posesión del presidente Salvador Sánchez Cerén, ambos funcionarios brindaron declaraciones subidas de tono. El primero en pronunciarse fue Martínez, quien al principio se negó hablar del tema "por respeto al evento diplomático del nuevo presidente", alegó.

Empero, cuando un periodista le recordó a Martínez que Munguía Payés lo había tildado un día antes como "prepotente", respondió: "A mí siempre me han dicho que soy macho sin dueño, bravucón, pero lo que sí le puedo decir es que el ministro (Munguía Payés) es el más mentiroso y falso que hemos conocido y lo vamos a desenmascarar esta semana".

Quince minutos más tarde, reaccionó Munguía Payés y dijo: "No me sorprenden los exabruptos del señor fiscal y sus malas crianzas".

El militar lamentó la opinión de Martínez y le recordó que a la Fuerza Armada, "nadie puede entrar como Juan por su casa. El fiscal debe saber que no se puede sentar en las bayonetas".

"Lo mejor era que el fiscal se coordinara con nosotros y que nos avisara de la investigación como siempre lo ha hecho. Él debe saber que en la Fuerza Armada hay gente armada y es muy celosa de los niveles de seguridad. La gente tiene que saber que la Fuerza Armada se respeta", afirmó el ministro de Defensa.

Así se trataron ambos funcionarios el día del traspaso de mando, dejando casi cerrada la posibilidad de dirimir las diferencias y acusaciones.

Tras el enfrentamiento, el primer funcionario en opinar y buscar una solución fue el recién juramentado presidente de la República, Salvador Sánchez Cerén, quien no quiso opinar hasta conocer con detalles los hechos.

El miércoles pasado el militar anunció que se reunirá con Sánchez Cerén para tratar el incidente con el Fiscal General.

Esa misma tarde, personeros de la Unidad de Comunicación de la Fuerza Armada confirmaron la reunión entre Munguía Payés y Sánchez Cerén, sin la presencia de Martínez.

Hasta ayer la situación seguía sin superarse.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación