Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

FGR pide 120 años para Ulloa Sibrián

Lo acusan de ser responsable de 5 cargamentos de cocaína

Jorge Ernesto Ulloa Sibrián (camisa verde) espera junto a otros 15 procesados la continuación de la vista pública. Foto EDH / Archivo

Jorge Ernesto Ulloa Sibrián (camisa verde) espera junto a otros 15 procesados la continuación de la vista pública. Foto EDH / Archivo

Jorge Ernesto Ulloa Sibrián (camisa verde) espera junto a otros 15 procesados la continuación de la vista pública. Foto EDH / Archivo

La Unidad Antinarcotráfico de la Fiscalía pidió ayer al Tribunal Primero de Sentencia que les imponga 120 años de prisión a Jorge Ernesto Ulloa Sibrián, (a) el Repollo; y a Julio César Bonilla Cabrera por ser los supuestos responsables del trasiego de cinco cargamentos de cocaína, los cuales fueron decomisados entre 1998 y el 2011.

Para los otros 14 procesados y supuestos integrantes de la organización que dirigía Ulloa Sibrián pidieron penas que van desde los 20 hasta los 40 años de prisión, según fuentes de la Fiscalía.

La abundante evidencia que presentaron los fiscales antinarcóticos durante la vista pública les permitió incriminar a Ulloa Sibrián, y a Bonilla Cabrera como los cabecillas de la narco organización que traficaba cocaína entre Panamá y Guatemala.

En el juicio que se ha prolongado por más de un mes, los tres fiscales que participan en el mismo presentaron las pruebas relacionadas a las transacciones financieras de Ulloa Sibrián y los 15 procesados; así como los movimientos migratorios de todos los acusados a distintos países centroamericanos, cuyas fechas coinciden con 12 transacciones de drogas y dinero que según los testigos principales realizó la narco organización.

A Ulloa Sibrián le aparecen 170 movimientos migratorios a Guatemala, Honduras, Nicaragua, Costa Rica, Panamá y Estados Unidos.

"Éstos movimientos migratorios demuestran la capacidad económica que tenía Ulloa Sibrián para poderse movilizar en la región", dijo uno de los fiscales durante su intervención.

También, se presentó un informe financiero realizado por peritos de la Corte de Cuentas en el que se estableció la capacidad económica de Ulloa Sibrián y sus más cercanos colaboradores, cuya suma ascendía a 16 millones de dólares, sin que justificaran la procedencia del dinero.

Además los fiscales detallaron las transferencias internacionales de dinero que se supone realizó Ulloa Sibrián con el resto de los procesados para el pago de viáticos, comisiones y la compra de materiales para la construcción de compartimientos secretos (caletas) en embarcaciones marítimas y automóviles que eran utilizados para el transporte de la droga desde Panamá, Costa Rica, El Salvador hasta Guatemala.

Uno de los fiscales dijo durante su intervención que con las declaraciones de los tres principales testigos, entre ellos la hija Ulloa Sibrián, quedó demostrado que él era el cabecilla de la narco organización, ya que él tomaba las decisiones; además de que era el dueño de la droga que se traficaba y del dinero con el que se pagaba los cargamentos de cocaína. Además de que los inmuebles donde se trasegaban las cargas de drogas eran propiedad de Ulloa.

Uno de los tres testigos relató que la organización que se supone dirigía Ulloa Sibrián realizó 10 transacciones de cocaína y dos de dinero, sin ser detectados por las autoridades. En éstos últimos trasiegos las cantidades oscilaban entre un millón y dos millones de dólares que se supone eran para el pago de la droga. Para este día se espera que defensores expongan argumentos de descargo.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación