Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

FGR ofreció beneficio a Rauda por ligar a más involucrados

Según las grabaciones, él aceptó al inicio pero, posteriormente, se retractó, según se escucha en los audios.

Funes junto al Ministro de la Defensa, general David Munguía Payés, quien anteriormente ocupó la cartera de Justicia y Seguridad Pública y fue mencionado por Rauda. Foto EDH / Mauricio Cáceres.

Funes junto al Ministro de la Defensa, general David Munguía Payés, quien anteriormente ocupó la cartera de Justicia y Seguridad Pública y fue mencionado por Rauda. Foto EDH...

Funes junto al Ministro de la Defensa, general David Munguía Payés, quien anteriormente ocupó la cartera de Justicia y Seguridad Pública y fue mencionado por Rauda. Foto EDH / Mauricio Cáceres.

Ante la advertencia de que algunas acciones que él había autorizado constituían delitos, los fiscales del caso le ofrecieron a Nelson Rauda la posibilidad de "colaborar con las investigaciones" a cambio de beneficios penales para poder llegar a otras personas que estarían ligadas a las ilegalidades cometidas alrededor de la tregua entre las pandillas, de acuerdo con la grabación de su declaración en el Ministerio Público.

"Estarías tú dispuesto a algún beneficio con respecto a una situación penal", le pregunta un fiscal Rauda y le advierte "la situación tuya está complicada".

Sin embargo, al principio, Rauda le dice que evaluaría la oferta fiscal pero, al final, el exdirector de los Penales no acepta el ofrecimiento.

"No nos engañemos, de todo esto, lo que estamos investigando, el principal involucrado es el director de centros penales", le advierte uno de los fiscales.

Otro de los fiscales le dice "con la camándula de hechos delictivos que se podrían atribuir, son varios, son graves" porque Rauda estaba tratando de esquivar las interrogantes que le hacían los fiscales.

Estos le recuerdan a Rauda que se le había leído el delito del falso testimonio, por lo que le piden que colabore con las investigaciones y que evite de seguir haciendo omisiones.

"No tendría que ocultar nada sobre la responsabilidad de otras personas sobre los hechos que estamos investigando", le advirtió un fiscal.

Ante la interrogante de quién había autorizado el ingreso sin control de Raúl Mijango y de monseñor Fabio Colindres al Penal de Máxima Seguridad de Zacatecoluca, aparentemente para mediar entre las dos pandillas, Rauda aseguró que él había recibido órdenes del exministro Munguía Payés para facilitarles la entrada.

Sin embargo, los fiscales le recuerdan que el ingreso de los "mediadores" al penal de Zacatecoluca violentaba la Ley Penitenciaria y él, como abogado, sabía que era una orden ilegal, por lo que no estaba obligado a cumplir.

Los fiscales le preguntan que bajo qué calidad les habían autorizado el ingreso al penal de máxima seguridad.

Rauda explica que monseñor Colindres puede entrar por ser el capellán castrense policial, entonces uno de los fiscales le pregunta qué normativa está contemplado esa situación. Entonces el exdirector de Penales les dice que no sabe.

Y con respecto a Mijango, los fiscales le piden que les explique la calidad con la que entraba si él no es "pastor" de ninguna iglesia.

El entrevistado señala que Mijango entraba como ayudante de monseñor Colindres. Sin embargo, antes había respondido que "él solamente en calidad de acatar una orden". Esa respuesta provoca la reacción de los fiscales, quienes le recuerdan a Rauda que él, por ser abogado, sabe que la Constitución establece que nadie debe de acatar una orden si es ilegal.

También el testigo revela en la declaración que el exministro Munguía Payés, en una reunión con los directores de los penales donde se encuentran recluidos pandilleros, les ordenó que tenían que facilitarles el ingreso de Mijango y de monseñor Colindres.

Agregó que el exministro les dijo que "había que ser consecuentes con la estrategia que se estaba llevando en ese momento y que había que brindarles esas facilidades para que éstas acciones (tregua) se pudiesen desarrollar".

Rauda cree que algunos directores entendieron esas instrucciones del exministro como "darle luz verde" a Mijango para que entrara sin ningún registro y control en ese sentido.

También los fiscales lo cuestionan por las salidas de los cabecillas de las pandillas de los penales donde estaban recluidos hacia el penal La Esperanza en Mariona, para ofrecer conferencias de prensa y que estos eran autorizados por el exministro Munguía Payés.

"Mire, se van a mover por decir algo 10 de Barrios, 5 de Gotera para Mariona, y el ministro (Munguía) me decía que había que hacerlo para facilitar el proceso", les dice Rauda en la grabación de su declaración.

Asegura que Mijango tenía la toda la potestad para poder gestionar los traslados de esos pandilleros a otros penales y además de permitir el ingreso de artículos prohibidos por la Ley Penitenciaria.

Rauda les dice a los fiscales que nunca supo que los cabecillas pandilleros habían recibido teléfonos celulares dentro de las cárceles, y uno de los fiscales lo cuestiona de cómo era posible que no supiera si los pandilleros ordenaban desde los penales cuando debían de aumentar los homicidios, en qué lugares, y cuándo debían de bajar.

De acuerdo a la declaración grabada de Rauda, éste dice desconocer si Munguía Payés les otorgaba beneficios económicos a algunos familiares de pandilleros encarcelados.

Lo que si sabía era que "todos los tratos lo hacían los pandilleros o sus familiares con Mijango".

Rauda les dice a los fiscales que había escuchado algo sobre el supuesto financiamiento del Organismo de Inteligencia de Estado (OIE) para el pago de algunas familias de integrantes de familias bajo la excusa de "servicios de inteligencia" Rauda dice "yo lo oí como un rumor, pero no un monto" y explica a los fiscales que había escuchado ese comentario en una reunión del gabinete de Seguridad.

Confirmó que Mijango tenía asignado un vehículos e Centros Penales para que se movilizara por los distintos reclusorios.

Recordó Rauda que en una oportunidad hubo un incidente entre Mijango y custodios del penal de Quezaltepeque porque a Raúl le encontraron un teléfono con el que trataba de ingresar al recinto. En esa oportunidad, Mijango les dijo a los guardias de que estaba autorizado para entrar con teléfono. Rauda le informó a Munguía Payés, quien le dijo que lo dejaran entrar porque era necesario ya que desde hacía las coordinaciones para facilitar el proceso.

Eso significaba que Mijango podía entrar hasta con cinco teléfonos a los penales y no habría problemas porque no lo revisaban, según Rauda.

Los fiscales le preguntaron a Rauda si tenía conocimiento de que todo esto de la tregua venía por una directriz del presidente Funes y Rauda explicó que no lo sabía, pero que "en varias oportunidades el ministro reiteró que el presidente Funes tenía conocimiento de lo pasaba alrededor de la tregua". "Si eso es cierto o no, no lo sé", dijo Rauda.

En relación con un supuesto atentado criminal en contra del actual Fiscal General que se estaba gestando en un penal de Oriente, Rauda confirmó la información que había sido revelada por un recluso que había sido aislado en el penal de Ciudad Barrios y que vinculaba a Mijango y a los cabecillas de MS como el Sirra, el Trece, el Diablito de Hollywood y la Rata de Liguard. Ante la pregunta de los fiscales de que si ese supuesto involucramiento no era motivo para enviarlos de nuevo a Zacatecoluca, Rauda dijo que como no se había individualizado a los supuestos responsables, pero que si era motivo para el traslado. Rauda reconoció que hubo excesos de privilegios, pero que a él nunca se lo informaron.

Ante la pregunta de que si había tenido contacto con el ahora ministro de Defensa, Munguía Payés, antes y después de que llegara a declarar a la Fiscalía, Rauda confirmó que le había hablado y que lo había hecho para informarle de que había sido citado. Aseguró que Munguía le dijo que no se comprometiera y tuviera cuidado con lo que declarara en la Fiscalía.

Los fiscales lo cuestionaron por las llamadas telefónicas que le había hecho a Munguía Payés y lo recriminaron que no tenía por qué avisarle de que iba a declarar en la Fiscalía, ya que él había dejado de ser su jefe y no tenía por qué haberse comunicado con él.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación