Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Familias huyen de Mejicanos por amenazas de maras

Pandilleros exigieron a la dueña del edificio 2,500 dólares

Maras dieron ultimátum a 14 familias para que abandonaran los apartamentos Cristo Negro, en Mejicanos. Foto EDH / Jaime Anaya

Maras dieron ultimátum a 14 familias para que abandonaran los apartamentos Cristo Negro, en Mejicanos. Foto EDH / Jaime Anaya

Maras dieron ultimátum a 14 familias para que abandonaran los apartamentos Cristo Negro, en Mejicanos. Foto EDH / Jaime Anaya

Con un abrazo y entre lágrimas, Ana y Marta (nombres cambiados por seguridad), se despidieron de sus vecinos ayer, cerca de las 12:20 de la tarde.

Las mujeres residieron por más de 10 años en los apartamentos Cristo Negro, situados en la calle El Progreso en Mejicanos, pero ayer tuvieron que abandonar forzosamente sus hogares, por las amenazas de pandilleros.

Mientras las mujeres se despedían y se prometían seguir en contacto, el resto de residentes sacaban apresuradamente de sus apartamentos, sus electrodomésticos y muebles y los subían en tres pick ups, estacionados afuera del edificio.

"¿Qué hora es?", preguntaba preocupada otra residente, mientras cargaba unas bolsas con ropa. Los sujetos les dieron hasta las 12:00 del mediodía para que abandonaran los apartamentos.

Según los afectados, la dueña del edificio de dos plantas en el que vivían 14 familias, y además propietaria de una tienda, situada a un lado de estos, fue intimidada por pandilleros de la zona para que les entregara $2,500, de lo contrario, atentarían contra ella.

Los sujetos le advirtieron, que si no los pagaba en una hora, les dijera a todas las personas que vivían en el complejo, que se fueran.

Ayer, hasta la 1:00 de la tarde, la mayoría de las familias que residían en los apartamentos ya se habían retirado y los pocos que quedaban, tenían sus pertenencias listas para subirlas a los carros que los trasladarían a otras zonas.

"Qué triste que las autoridades no hagan nada, cuando pasan estas cosas", dijo una vecina, antes de salir del lugar.

La dueña de los apartamentos, al no reunir el dinero exigido, tuvo que dejar el lugar horas después de recibir las amenazas, y les mandó a decir a sus inquilinos que por su bien, abandonaran el edificio.

Angustiadas y con el pánico de la recomendación, las primeras familias dejaron el edificio el mismo viernes en la noche, otras se fueron a dormir donde algún pariente y regresaron por la mañana de ayer a sacar sus cosas.

El temor fue tanto, que ayer solo tres familias amanecieron en el edificio.

"Que lamentable vivir en este país, donde no hay justicia. Y lo peor es que uno no sabe ni porqué lo están sacando, una no tiene nada que ver en esto", dijo una de las afectadas.

Ana, tenía unos 15 años de vivir en uno de los apartamentos de la planta baja, y aseguró que le gustaba la zona porque siempre fue tranquila.

"Aquí todos nos conocíamos y nos llevábamos bien, voy a extrañar a mis vecinos, esto es muy duro, pero por nuestra seguridad, mejor nos vamos", manifestó la mujer.

Ese sector de la calle El Progreso, en Mejicanos, está en el límite del territorio donde operan la mara Salvatrucha y la 18.

Una patrulla del Sistema de Emergencias 911 y el oficial de servicio de la delegación de Mejicanos, llegaron a la zona a las 12:40 de la tarde.

Según un subinspector que pidió no ser identificado, recibieron una llamada en la que alertaban sobre el desalojo de las familias. Sin más explicaciones, la Policía afirmó que se mantendría en la zona, hasta que todas las personas se fueran del edificio.

En busca de otro hogar

La mayoría de los habitantes de los apartamentos Cristo Negro en Mejicanos, afirmó que aún no tenían un lugar fijo donde vivir. Ante la prisa por salir del lugar, algunos se han ido donde familiares.

"Esto nos agarró de sorpresa, yo ni pisto tenía, pero ya hablé con una pariente que me va a venir a traer y me voy a ir para la zona de La Paz", dijo otro de los vecinos.

Otros residentes han alquilado una bodega, se han ido a casas de amistades y dos familias dijeron que esta era la segunda vez que, por amenazas de pandillas, han tenido que mudarse.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación