Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Extorsionistas acosan a comercios de la zona del Bloom

Víctimas aseguran haber llamado ayer al 133 de antiextorsiones y 911 de la PNC, pero su respuesta fue tardía

Comerciantes formales e informales cercanos al hospital infantil Benjamín Bloom fueron sorprendidos ayer por los extorsionistas, quienes les exigen 50, 80, 90 y más de 100 dólares.

Comerciantes formales e informales cercanos al hospital infantil Benjamín Bloom fueron sorprendidos ayer por los extorsionistas, quienes les exigen 50, 80, 90 y más de 100 dólares.

Comerciantes formales e informales cercanos al hospital infantil Benjamín Bloom fueron sorprendidos ayer por los extorsionistas, quienes les exigen 50, 80, 90 y más de 100 dólares.

Cerca de las 9:00 de la mañana de ayer, varios sujetos con teléfonos celulares en mano ingresaron a la zona comercial que rodea el Hospital Nacional de Niños Benjamín Bloom para exigir entre 50 y 90 dólares semanales a los comerciantes.

La víctimas afirman que delincuentes entre 18 y 20 años llegaron a cada uno de los negocios para exigirles diferentes sumas de dinero al tiempo que les daban plazos de una o dos semanas para entregar la suma demandada.

Un comerciante, quien por su seguridad no reveló su nombre, puntualizó que los sujetos acudían tanto a establecimientos formales como vendedores informales situados en la acera del hospital.

"Yo identifiqué a un muchacho de entre 18 y 20 años, de piel morena, contextura delgado, vestía pantalón negro jeans, camisa sport blanca y quien portaba un teléfono celular celeste", describió la víctima.

Angustiados por las exigencias y la amenazas que estos le hacen, algunas víctimas acudieron a amistades para pedirles apoyo.

Éstos comentan haber llamado de inmediato al línea Antiextorsiones (133) de la Policía Nacional Civil, quienes en un primer momento, se comprometieron a enviar unas unidades a la zona.

Pasados 15 minutos y ante la falta de presencia policial, mientras los delincuentes con toda tranquilidad amenazaban a los vendedores, volvieron a llamar al 133, pero, esta vez, dijeron que ese tipo de procedimiento no correspondía a ellos, sino al 911.

"Yo les dije, si vienen ahorita, los podrán agarrar, porque parecían dueños del pasaje, intimidando a toda la gente ", relató.

Muy molestos e impotentes por la poca atención que habían recibido de parte del área especializada, el comerciante asegura haber llamado al 911, donde le dijeron que ya se desplazarían al sector.

Sin embargo, pasaron más de 40 minutos y las patrullas nunca llegaron. "Cómo es eso, que la Policía recomienda que llamemos a la línea Antiextorsiones y al 911 para denunciar estos casos; y cuando recurrimos a ellos, no vienen", reclamó la víctima.

Agregó que, a pesar del peligro que corren, él no dudó en pedir auxilio a la Policía, pero ni la Unidad Antiextorsiones ni la Policía atendió el llamado de emergencia.

Una señora hasta lloró por las amenazas que los sujetos le hicieron, pues le pedían una suma de dinero que no estaba a su alcance y temía por su vida.

La mayoría de los comerciantes situados en los alrededores del hospital Bloom están siendo extorsionados no de ahora, sino desde hace tres años, dijo el negociante.

El llamado que hacen a la Policía es que cumplan con su deber de brindar seguridad a los habitantes y que atienda con prontitud en estas emergencias.

Algunos comerciantes no entienden cómo el 911 no llegó a tiempo si una de las bases está situada a pocas cuadras del Bloom.

"Pareciera que no se quieren arriesgar, como que temen a que les pase algo cuando uno los llama en estos casos", lamentó el ciudadano.

"Por eso la situación está como complicada, porque las autoridades no cumplen con el compromiso de resguardar a la ciudadanía", agregó.

Se consultó a los jefes del 911 para conocer su versión respecto a la queja de los ciudadanos, pero ninguno dijo tener información de los hechos denunciados.

Un equipo de El Diario de Hoy verificó la zona y constató que existía un ambiente de tensión y temor en los alrededores del Bloom.

Las personas temen estar hablando con un extorsionista que más tarde le va a causar un problema mayor.

En el sector hay, al menos, tres agencias bancarias.

Agentes de seguridad privada de algunos bancos en la zona se mostraban nerviosos ante el trabajo que un reportero realizaba en la zona.

Casi al mediodía de ayer, a pesar de los sucedido horas antes, no se observó presencia policial en los alrededores del hospital Bloom.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación