Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Extorsiones y miedo afectó al transporte

Presión de pandillas. Subdirector PNC, Howard Cotto confirmó que familiares de mareros detenidos en los penales harán marchas y otras movilizaciones para presionar

Miles de salvadoreños afectados por paro de transporte público

Algunas rutas que han suspendido labores este día son: 1, 4, 6, 23, 23-A, 33 A y B, 133, 117, 512, 109, 23, 46, 140, así como la...

Lo que inicialmente era un rumor, se volvió ayer en una realidad, cuando cerca de 37 rutas de buses no circularon, algunas al ser amenazadas por no pagar la renta y otras, por temor a ser blanco de los ataques, y no era para menos, ayer cinco motoristas fueron asesinados y el domingo, uno más así como dos microbuses quemados en Ciudad Delgado.

La jornada de ayer dejó a miles de salvadoreños como doña María sin transporte para llevar su venta hasta el mercado de San Martín y complicarle la forma de ganarse la vida.

Doña María, de al menos 70 años, todos los días lleva su venta al mercado de San Martín, pero ayer no fue la excepción; con su canasto repleto de verduras y hortalizas, le tocó caminar descalza un buen tramo desde un cantón aledaño entre la carretera que conecta entre Tonacatepeque y San José Guayabal, en Cuscatlán.

Según relató, a su edad las fuerzas se agotan y aunque tiene toda la disponibilidad de trabajar, en circunstancias como estas (paro) ya no se puede, dijo resignada.

Como el caso de ella miles de salvadoreños corrieron con la misma suerte, algunos caminaban a pie, otros lo hacían colgando en camiones y pickup y así transcurrieron las horas, algo que se replicó en otros lugares, incluso colegios y universidades suspendieron sus labores ayer más temprano, y para hoy, han suspendido clases ante la falta de transporte nuevamente.

Algunos ya conocían desde la noche del domingo lo que estaba pasando; mientras que otras desconocían la situación, entre chasquidos y el ceño fruncido miraban desconcertados cómo abordar la primera unidad de transporte, aunque ello implicaría ir colgando o pagar más.

Mototaxistas brindaban transporte aunque al preguntarles si habían sido amenazados por pandillas se abstenían en contestar y manifestaban con temor que habían decidido salir a trabajar.
Algunos vehículos particulares cobraban entre uno y tres dólares para llevar a las personas a sus destinos.
“Uno tiene que rebuscarse por irse aunque sea colgado porque al dueño de la empresa lo que le interesa es que uno produzca y con esto (paro) todo se complica”, señaló molesto un usuario.
Otros murmuraban porque les había tocado madrugar por gusto, ya que habían esperado hasta dos horas o más para poder salir de sus casas y abordar un camión o un vecino que les ayudara a transportarse hasta llegar a su destino.

Dora Alicia Pineda comentó que tuvo que viajar desde Cuscatancingo hasta el centro capitalino pidiendo un  “aventón”, aunque ello implicara arriesgarse.

La mujer dijo que llegó con más de una hora de retraso a su trabajo y desconocía si le iban a descontar.
Las mismas circunstancias le tocó vivir a José Lima, quien dijo que para salir de Olocuilta él y otras 15 personas tuvieron que alquilar un panelito que los llevaría hasta la terminal del Sur.
Otro ciudadano les ayudó a transportarse hasta la plaza Salvador del Mundo. En total tuvo que pagar $1.50 de dólar, cuando normalmente paga $0.35 centavos.

La Asociación Nacional de la Empresa Privada, en un comunicado pidió flexibilidad a las empresas por las llegadas tardías de sus empleados.

Por estos hechos, el presidente de Fecoatrans, Catalino Miranda, aseguró que la estructuras delincuenciales estarían detrás de la medida por el cobro de la renta.

“La situación yo la veo medio complicada porque no es a nivel nacional, sino que por zonas, pero nosotros como empresarios seguimos haciendo el esfuerzo de prestar el servicio, pero no así de algunas rutas que han recibido amenazas verbales”, señaló.

Las rutas de Apopa, Quezaltepeque y algunas de la zona Sur como la 153, 177, 312, 417 y 512 de Zacatecoluca también fueron amenazadas por las pandillas según Miranda.

“Esto de las amenazas comenzó con un rumor ayer (domingo) por la tarde y comenzó hoy (ayer lunes) con la muerte de un conductor de la Ruta 2 y de la 301. Esto siembra temor a casi todos los trabajadores de la industria del transporte”, destacó el presidente de Fecoatrans.

Genaro Ramírez, de AEAS, dijo que el transporte es el sector más vulnerable en este tema y queda en evidencia la falta de voluntad del Gobierno de resolver este tema. 

“Me extraña que en los tiempos de la guerra que ellos fueron especialistas en hacer paros, no entiendo como hoy no pueden tener la capacidad para revertir todo eso”, dijo.

Añadió que “algunas rutas llegaron y les robaron la caja y al motorista le dijeron que si salía mañana iba a quedar muerto”.

Según el viceministro de Transporte, Nelson García, quien trató de minimizar la situación, dijo que “se habla que son medidas desestabilizadoras para el Gobierno, pero que también podría ser relacionado con la extorsión, aunque no preciso la verdadera causa.

Una medida que las autoridades policiales conocían, pero estaban tratando con miedo. 

El mismo subdirector de la Policía, Howard Cotto, aseguró que en algunas terminales tenían conocimiento que pandilleros habían salido a repartir panfletos en los que pedían a la población acatar la medida del paro.

Cotto agregó que desde el domingo pandilleros habían convocando a sus hijos y familiares a una concentración en tres diferentes puntos en San Salvador a fin de hacer presión a las autoridades. Informó de la captura de un sujeto por repartir las amenazas pero no profundizó.

El mayor ausente en toda la problemática ha sido el ministro de Justicia y Seguridad, Benito Lara, a quien no se ha visto ni pronunciado al respecto.

Fue el mismo viceministro de Transporte que ayer tarde puso a disposición de las personas una flota de buses y camiones para dar el servicio de transporte hasta las 9:00 de la noche de ayer y se reanudaría a las 5:00 am de este martes.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación