Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Experto japonés advirtió riesgo por volcán en octubre

Tras unas cuatro visitas a El Salvador, el vulcanólogo Hiroshi Fukuoka dijo que era urgente evacuar a cuatro comunidades

La emanación de gases de dióxido de azufre sigue siendo, de momento, la principal actividad en el coloso migueleño. Foto EDH / Marlon HernándezPie de foto texto espacio para texto pi texto o texto espacio para texto pi texto o texto espacio para text

La emanación de gases de dióxido de azufre sigue siendo, de momento, la principal actividad en el coloso migueleño. Foto EDH / Marlon HernándezPie de foto texto espacio...

La emanación de gases de dióxido de azufre sigue siendo, de momento, la principal actividad en el coloso migueleño. Foto EDH / Marlon HernándezPie de foto texto espacio para texto pi texto o texto espacio para texto pi texto o texto espacio para texto pi texto pie foto. foto edh / xxxxx xxxxxxx

Un estudio realizado por el vulcanólogo japonés Hiroshi Fukuoka, en octubre del año recién pasado, advirtió que las familias de unas cuatro comunidades de los municipios de San Miguel y Chinameca, que viven en las faldas del volcán Chaparrastique, debían ser evacuadas de inmediato.

En una visita previa del experto, un mes antes, en septiembre, ya había señalado que los deslaves que estaban poniendo en riesgo a no menos de dos mil habitantes, en los alrededores del coloso, no tenían nada que ver con deforestación por quemas de terrenos ni con otro tipo de incendios.

Fukuoka fue específico al explicar que las enormes y constantes correntadas de piedra y lodo que estaban afectando a la población eran parte del "ciclo natural del volcán".

En esa ocasión, el vulcanólogo concluyó que las grietas que se habían formado en el cono del Chaparrastique eran sus desagües naturales.

"Según mi experiencia, puedo ver que el volcán de San Miguel es un volcán joven que todavía está activo", declaró el japonés.

Además sugirió que era necesario contar con un sistema que recolectara información de forma continua por parte de los pobladores de la zona para registrar: horas de deslaves, tiempo de duración, distancia de desplazamientos y zonas de incidencia; a manera de conformar un sistema de alerta temprana.

Ya para octubre, en una cuarta visita al país y habiendo terminado su estudio exhaustivo sobre el volcán de San Miguel, el experto de origen asiático, traído por la Cooperación Internacional de Japón (JICA), determinó que era urgente evacuar a cerca de 235 familias en condiciones de vulnerabilidad.

"El experto fue claro en (decir) que el problema del volcán es grave", reconoció el mismo gobernador Migueleño, Evaristo Romero, en aquella ocasión.

Y aunque el funcionario aseguró que ya habían tenido lugar algunas reuniones y estaban por tener lugar otras, ninguna de las advertencias fueron tomadas en cuenta.

Romero afirmó que las autoridades se habían reunido con el Instituto Salvadoreño de Transformación Agraria (ISTA) para verificar la disponibilidad de unos 50 lotes de 400 metros cuadrados que pretendían entregar a los afectados, habló de otras reuniones con el Viceministerio de Vivienda para la construcción de casas y también dijo que habría una próxima reunión con el alcalde Lolotique para revisar la factibilidad de la instalación de los servicios básicos de agua y energía eléctrica en esos lotes, pero del tema no se ha vuelto a saber nada.

Entre tanto, las evacuaciones siguen a la orden del día: casi 800 personas más fueron evacuadas el pasado martes 31 de diciembre de forma preventiva (ver nota secundaria).

Erupción también la previó vulcanólogos UES

En su edición del último día de 2013, este periódico publicó que el equipo de vulcanólogos de la Universidad El Salvador (UES) también había advertido actividad fuera de lo normal en el coloso.

"Este evento lo estábamos esperando desde hace cinco años", afirmó Rafael Cartagena, uno de los vulcanólogos del alma máter.

Venancio Miranda, otro miembro del referido equipo de expertos de la universidad nacional, anotó en ese mismo sentido que el Chaparrastique ha tenido en los últimos años "un comportamiento inusual y variable".

Sigue monitoreo

El último informe del Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Marn) sobre el volcán migueleño indicó ayer que la actividad del coloso continúa.

Lo más destacado de esa actividad es que el cráter sigue emanando gases tóxico de dióxido de azufre.

"Se considera que se mantiene una situación de riesgo para la población que transita o habita en los alrededores del volcán de San Miguel, y no se descartan episodios eruptivos a través del cráter central o sus flancos", reza el documento oficial.

En ese sentido, las autoridades de Medio Ambiente, Protección Civil y Salud Pública recalcaron a la población que permanezcan en los albergues y que todavía no regresen a sus casas.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación