Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Éxodo de una familia en San Miguel tras triple asesinato

Caso sigue en investigación, dice FGR. Conocidos de las víctimas afirman que fue por no pagar la extorsión que les exigían los pandilleros 

Exodo de Familias tras triple asesinato en San Miguel

La colonia  Las Violetas donde fue asesinada la familia Márquez Arana denota tranquilidad, pero según pobladores, pandilleros vigilan la entrada y salida de sus habitantes. | Foto por Carlos Menjívar

La colonia  Las Violetas donde fue asesinada la familia Márquez Arana denota tranquilidad, pero según pobladores, pandilleros vigilan la entrada y salida de sus habitantes.

Una familia se ha visto obligada a dejar el hogar donde vivieron los últimos 20 años, por el temor ser víctima de las pandillas, tras el asesinato de tres parientes hace poco más de un mes en colonia Las Violetas de San Miguel.

El hecho por el que están temerosos y prefieren buscar otra zona donde sus vidas no corran peligro ocurrió el pasado 12 de agosto. 

“Por el momento hemos cambiado de domicilio, esa es la idea... Viendo la situación (que nos ha tocado vivir), hemos preferido irnos a otro lugar por precaución”, manifestó un familiar de las víctimas de la masacre.Y esta versión es confirmada por personas allegadas a los Márquez Arana.

“Desde que sucedió todo (triple crimen) ya no volvimos a ver a los demás familiares de don Antonio”, dijo un conocido de ellos.

El día del hecho, tres personas murieron y una más resultó gravemente lesionada, a raíz del ametrallamiento contra el vehículo P-665-363 color gris donde se conducían, según los reportes de la Policía Nacional Civil (PNC).

Las víctimas de esta masacre fueron identificadas como Antonio Márquez Arana, Berta Rodríguez Arana y la joven Heydi Márquez. 

La persona que les acompañaba y que resultó lesionada aún permanece hospitalizada en estado grave, manifestaron las autoridades.

Luego del ataque, los asesinos huyeron con rumbo al río Grande de San Miguel y se habrían refugiado en colonias inmediatas, según los reportes de la Policía el día que ocurrió el crimen.
 
Sobre el supuesto móvil del triple homicidio hay varias versiones que tienen en común denominador el acoso de pandilleros, que atemorizan a los vecinos no solo para controlar la zona sino también para extorsionarlos y mantener el control de ese sector de la Perla de Oriente.

Suponen que fue por equivocación
Fernando (nombre ficticio) aseguró  a El Diario de Hoy que el ataque lo habrían cometido los pandilleros por equivocación, ya que a quienes querían asesinar los supuestos pandilleros era a sus familiares y no a los Márquez Arana.

Según el hombre, tanto él como su familia tienen una constante pugna con las pandillas que operan en el sector del triple homicidio, para no perder la poca tranquilidad con la que aún cuentan en la referida colonia.

También asegura Fernando que es dueño de un negocio en la ciudad migueleña y que por esa razón ha recibido, por años, múltiples amenazas de los pandilleros que han intentado extorsionarlo sin éxito hasta la fecha.

Al menos desde que ocurrió el triple homicidio, hay una aparente calma en el sector, pero también se percibe tensión en el ambiente, dicen vecinos con cierto disimulo, para no delatarse de que han brindado declaraciones.

De hecho, los residentes consultados aseguran que cuando alguna persona extraña llega a la colonia, de visita o por trabajo, sujetos a bordo de motocicletas rondan las calles y dan la impresión de que indagan de quién se trata.

Otra teoría sobre la causa de la masacre
No obstante, la versión de Fernando de que fue una confusión de los asesinos es descartada por otro lugareño, quien por razones de seguridad prefirió el anonimato.

Aseguró que no pudo haber ninguna confusión, pues el día que acribillaron a los Márquez Arana los atacantes tuvieron suficiente tiempo para ver a sus víctimas y confirmar quiénes iban en el vehículo que acribillaron. 

Además, considera que las complexiones físicas de Fernando y de Antonio Arana son muy diferentes y no dan pie a ninguna equivocación para ninguna persona, sobre todo si las han acechado por días hasta controlar sus rutinas diarias.

Esta persona que contradice a Fernando sostiene que si éste se hubiera enterado de que pandilleros acechaban a la familia Márquez Arana, habría reaccionado para defenderlos; pero se confío y se percató demasiado tarde de lo que sucedía. No detalló de qué manera los habría defendido.

Quienes conocieron a las personas asesinadas aseguraron que alquilaban desde hace algún tiempo una casa en colonia La Pradera de San Miguel y que los pandilleros pretendieron extorsionarlos sin éxito, al enterarse que era de ellos y percibían ingresos por el alquiler de la misma. 

Se consultó al respecto a la oficina fiscal migueleña, pero solo respondieron que el caso se encuentra en la etapa de investigación.

Personas que caminan por la calle donde ultimaron a las tres personas el 12 de agosto dijeron a El Diario de Hoy que es un sector asediado por la Mara Salvatrucha. 

Mientras unos aseguraron que la colonia Las Violetas es una zona bastante tranquila en la ciudad de San Miguel, otros insistieron que se debe tener mucho cuidado al llegar a ella, “como en todas las colonias” de la cabecera departamental, para no ser víctima de los pandilleros.

Lo dejan en manos de la Justicia Divina
Familiares de las víctimas del triple asesinato en la colonia Las Violetas de San Miguel dijeron que han “decidido dejarle las cosas a Dios”, ya que por parte de las autoridades no han recibido mayor apoyo desde que acribillaron a las tres personas. 

Uno de ellos incluso afirmó que “no hay capacidad (de las autoridades). Todo es corrupción por parte de los gobiernos, tanto los anteriores como el actual, para resolver los problemas” que aquejan a los salvadoreños.

El hombre señala que su familia era bien apartada y que nunca se habían metido en problemas con nadie. 

Manifiesta que tenían una rutina hecha desde hace mucho tiempo y que era “del trabajo a la casa o a la iglesia”.

Incluso, aseguró que desde muy pequeños se congregaban en una iglesia cristiana evangélica siempre de la localidad, para ilustrar que preferían la discreción.

Tanto para los amigos y como los vecinos que conocieron a la familia, el hecho conmocionó a todos.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación