Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Éxodo en cantón Casa de Piedra por asesinato de tres jóvenes en siete días

Ambos eran estudiantes y agricultores. PNC dice que pandilleros quieren dominar ese sector

Éxodo en cantón Casa de Piedra por asesinato de tres jóvenes en siete días

Éxodo en cantón Casa de Piedra por asesinato de tres jóvenes en siete días

Éxodo en cantón Casa de Piedra por asesinato de tres jóvenes en siete días

"¿Por qué, Dios? ¡Qué mal le hacían ellos a la gente, esto es una injusticia!", se lamentaba ayer un allegado de dos estudiantes que fueron asesinados en el cantón Casa de Piedra, en San Marcos, al sur de San Salvador.

El llanto desconsolado del señor hizo que a otros habitantes que estaban cerca de la escena también se les rodaban las lágrimas; mientras que otros pedían a Dios consuelo para los dolientes.

Los lugareños están conmocionados. El miércoles anterior, un grupo armado asesinó con saña a Carlos Renderos, un veinteañero que vendía pan francés para ayudar al sustento de sus familia.

Ayer, como a las 6:30 a.m., hicieron lo mismo con Jorge Adalberto Maravilla, de 20 años, y su amigo Dennis Antonio Cabrera, de 25.

Maravilla salió rumbo al Instituto Nacional de Los Planes de Renderos, pasadas las 5:30 a.m. En el trayecto se habría hallado con Cabrera, quien regresaba de dejar a su madre en el bus que la llevaría hasta un mercado donde vende las hortalizas y verduras que ellos cultivan.

Mientras los jóvenes estaban juntos fueron interceptados por seis sujetos que los llevaron hasta una quebrada que atraviesa la calle principal del cantón y los mataron.

Un inspector policial relató que había una distancia de 15 metros entre uno y otro cadáver. Agregó que ambos tenían heridas provocadas con corvo y escopeta.

Nadie se explicaba por qué habían matado a dos jóvenes que tenían varias cosas en común: asistían a la misma iglesia y querían ser profesionales en el idioma inglés para no quedarse a vivir siempre de la agricultura.

La madre de Cabrera dijo entre lágrimas que él le ayudaba a cultivar, mientras que ella salía a vender el producto para que él pagara los estudios.

Lugareños en zozobra por acoso de pandilla

El asesinato de los tres jóvenes en una semana es la experiencia más trágica que han enfrentado los residentes del cantón Casa de Piedra.

Sin embargo, al menos unas 10 familias han abandonado sus viviendas debido al acoso de un grupo de pandilleros que, según se sabe, andan fuertemente armados.

Hasta hace un tiempo, en la zona no había problemas de inseguridad, pero la Policía sospecha que con los recientes hechos violentos, pandilleros que delinquen en poblados vecinos quieren atemorizar a la gente para irse apoderando del territorio.

"Ahora ser joven parece que es una sentencia de muerte... Todos estamos con miedo, no sabemos en qué momento nos llegan a sacar a las casas y nos matan", dijo, frustrado, un poblador.

Además de estos homicidios, las autoridades registraron el de Alberto Hernández Alfaro, de 22 años, quien fue ultimado en Sitio del Niño, San Juan Opico, La Libertad.

Mientras que en la colonia Santa Isabel, de Soyapango, fue encontrado un cadáver cortado en seis partes. La víctima, quien era de apariencia joven, no fue identificada.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación