Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Exigen justicia contra militar que mató a joven

Con pancartas, dolientes piden aplicar la ley al acusado del asesinato Imputado espera en bartolinas policiales el momento de la acusación

Dan emotivo adiós al joven Morgan Stanley Torrento durante el cortejo fúnebre en Ahuachapán. Foto EDH /Roberto Zambrano

Dan emotivo adiós al joven Morgan Stanley Torrento durante el cortejo fúnebre en Ahuachapán. Foto EDH /Roberto Zambrano

Dan emotivo adiós al joven Morgan Stanley Torrento durante el cortejo fúnebre en Ahuachapán. Foto EDH /Roberto Zambrano

Cientos de ahuachapanecos acompañaron ayer el cortejo fúnebre del joven que fue asesinado por un militar en Ahuachapán, la madrugada del miércoles.

Durante el recorrido hasta el cementerio general de la cabecera departamental, un grupo de jóvenes amigos de Morgan Stanley Torrento Barahona, de 21 años, portaban pancartas pidiendo justicia. "Queremos justicia. Colonia Pacífico", rezaba una de las manta que llevaban.

Torrento Barahona estudiante de segundo año de la licenciatura en Educación; y fue asesinado en un aparente hecho de intolerancia, luego de que chocara con el vehículo del militar.

El asesinato ocurrió en los alrededores del parque Francisco Menéndez, cuando la víctima en compañía de unos amigos suyos llegaron hasta uno de los chalets de la zona a comprar panes.

Se presume que ahí colisionaron el automotor del militar e intentaron huir. Fue entonces que el teniente sacó su arma y disparó, hiriendo mortalmente a Torrento Barahona. En el sepelio, al llegar a la entrada del cementerio, un grupo de jóvenes cargó en hombros el ataúd hasta llegar al lugar donde sería enterrado. Ahí, sus padres, familiares y amigos lloraron la ausencia del joven, quien también era amante de la música y del fútbol. Todos lo recordaron como un alguien jovial y muy alegre. "Siempre será recordado como el amigo sincero, el verdadero amigo", dijo un joven que acompañó ayer a la familia doliente.

Mientras tanto, el militar se encuentra recluido en las bartolinas de la delegación de la Policía Nacional Civil (PNC), en Ahuachapán, a la espera de que se realice la audiencia inicial, en la cual será acusado de homicidio.

El militar luego de los hechos se refugió en el DM7 y fue entregado a las autoridades hasta que sus superiores lo ordenaron.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación