Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Estrategia que puede replicarse en El Salvador

Mientras Honduras confiscaba bienes de la MS, en El Salvador se hacía una redada de 241 personas por diversos delitos 

Vivienda confiscada en la colonia Trejo, un sector residencial exclusivo de San Pedro Sula. 13 personas fueron detenidas durante la Operación Avalancha.

Vivienda confiscada en la colonia Trejo, un sector residencial exclusivo de San Pedro Sula. 13 personas fueron detenidas durante la Operación Avalancha. | Foto por Cortesía

Vivienda confiscada en la colonia Trejo, un sector residencial exclusivo de San Pedro Sula. 13 personas fueron detenidas durante la Operación Avalancha.

Ricardo Castro está seguro de que la Operación Avalancha, contra la Mara Salvatrucha (MS-13) en Honduras,  es la mejor forma de bajar los índices de extorsiones, de homicidios y de desarticular a las pandillas.

De acuerdo con este funcionario, la Agencia Técnica de Investigación Criminal (ATIC), no tiene más de tres años de haber sido creada. Y con menos de 200 elementos y un presupuesto pírrico,  es la que ha dado lo que parece ser hasta hoy, los mejores frutos en la lucha contra la criminalidad hondureña.

Le preguntamos a Castro si esa experiencia se podría replicar en El Salvador.

Sin vacilar respondió que sí.

“Pienso que sí. Ha sido una acción muy bien vista por las policías del Triángulo Norte (de Centroamérica), por Estados Unidos, por Colombia, por México”, indicó.

Según el funcionario hondureño, que antes de dirigir la ATIC fue fiscal auxiliar, Operación Avalancha ha sido vista como el punto de partida que pueden hacer todos los países para generar operaciones que lleven a debilitar y, de ser posible, controlar a las pandillas y al crimen organizado en general.

Ver a las pandillas como crimen organizado

Mientras Honduras desarrollaba la Operación Avalancha y despojaba a la Mara Salvatrucha de muchos bienes obtenidos con dinero de extorsiones en San Pedro Sula, la Fiscalía salvadoreña informaba que había girado 350 órdenes de captura contra toda suerte de delincuentes.

De esas 350 órdenes de arresto, la Policía logró ejecutar 241.

Pero desde la óptica del jefe de la ATIC, todas las actividades de las pandillas hay que verlas como crimen organizado, no como una pandilla de barriada.

“Lógicamente ya es crimen organizado. El Salvador los tiene  (a los pandilleros) como terroristas. Hay que verlo desde la  Convención de Palermo. Eso es importante. Ver qué pasa con la criminalidad organizada y cómo investigar esa criminalidad organizada”, explicó Castro.

De acuerdo con el funcionario, si a las maras no se le da un enfoque de crimen organizado “vamos a estar dando golpes de ciego; capturando a dos o tres personas y difícilmente vamos a llegar hasta el punto focal para poder dañar a la pandilla”, puntualizó el abogado.

En opinión de Castro, es poco lo que se puede lograr capturando a dos o tres pandilleros que van a recoger el dinero de la extorsión. 

Es mejor decapitar las organizaciones y quitarle sus bienes para que no tengan cómo pagar sus abogados, para que no tengan medios para corromper a funcionarios.

Eso fue lo que hizo la agencia que dirige, donde tiene a analistas financieros, economistas y personas muy decididas y entregadas a su trabajo. La Operación Avalancha, según Castro, sólo la trabajaron cuatro de sus colaboradores y él, analizando documentos financieros y observando el comportamiento de las pandillas y su forma de vida.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación