Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

La escuela, el primer enganche

Las autoridades, al igual que los padres de familia, están preocupados por las pandillas y el posible reclutamiento de jóvenes en las escuelas

Violencia en Washington

 Las autoridades y los padres de familia están preocupados por la violencia de las pandillas y reclutamiento de jóvenes en las escuelas. | Foto por Archivo

Una reunión sostenida en días recientes, luego de encontrarse relación entre por lo menos dos de los asesinatos cometidos en el área metropolitana de Washington, algunos representes de gobiernos locales de Maryland, policías y representantes de las comunidades sentaron postura sobre la situación y los riesgos reales de las pandillas en el punto más vulnerable: las escuelas.

Ahí estaría en el enganche que la MS-13 tiene en la mira para atraer a nuevos miembros en la zona de la capital estadounidense. Uno de los puntos de interés según las autoridades estaría en los jóvenes inmigrantes salvadoreños y de otros países centroamericanos.

Según han consignado voceros policiales, los jóvenes recién llegados son más vulnerables  a ser conquistados por la pandilla -al atravesar el proceso de adaptación en su nuevo sitio de residencia- y cuando no dominan el idioma inglés y necesitan definir su posición en el nuevo enclave urbano al que han sido llevados por sus padres.

El presidente de la Asociación de padres y profesores de las escuelas públicas de Gaithersburg, en Maryland, Óscar Alvarenga, lo tiene muy claro  al afirmar que la información difundida sobre las intenciones de la MS-13 de arreciar su presencia y operaciones en el área de Washington deben considerarse muy en serio.

“Las pandillas están bien organizadas. Ahora lo importante no es la apariencia sino el hecho de que los jóvenes que reclutan les pertenecen”, alertó Alvarenga en un foro comunitario realizado en Gaithersburg, a finales de noviembre.

Algunos profesores y padres de familia tienen muy claro el peligro al tener comunicación más fluida con sus parientes en las comunidades de origen de sus países donde han experimentado el deterioro en la seguridad ciudadana con el accionar de las pandillas.

Sin embargo, critican que las autoridades escolares en buena parte del área de Washington, las que están centralizadas en el organigrama de los gobiernos locales, aún no entienden la magnitud del problema que se podría avecinar de no actuar de inmediato.

“Creo que no están haciendo lo suficiente. Deben asumir que existe un problema mayor del que quieren aceptar, creo que muchas veces nuestras instituciones quieren interpretar que estos crímenes son incidentes aislados, pero en realidad es un problema enorme”, matizó Óscar Alvarenga. 

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación