Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Envían a prisión a cabo del Ejército por vínculos con maras

La Fiscalía lo acusa de venderle uniformes militares a la pandilla 18 que opera en la comunidad Las Palmas, San Benito

El cabo Mario de Jesús Ángel Palacios ingresa al Juzgado Décimo Quinto de Paz, donde enfrentó la audiencia porque supuestamente le vendía uniformes militares a la mara 18. Foto EDH /César Avilés.

El cabo Mario de Jesús Ángel Palacios ingresa al Juzgado Décimo Quinto de Paz, donde enfrentó la audiencia porque supuestamente le vendía uniformes militares a la mara 18....

El cabo Mario de Jesús Ángel Palacios ingresa al Juzgado Décimo Quinto de Paz, donde enfrentó la audiencia porque supuestamente le vendía uniformes militares a la mara 18. Foto EDH /César Avilés.

Un cabo del Ejército y dos supuestos pandilleros de la mara 18 fueron enviados a prisión por el Juzgado Décimo Quinto de San Salvador , bajo el delito de uso indebido de uniformes militares y policiales, así como de pertenecer a esos grupos ilegales.

El soldado Mario de Jesús Ángel Palacios, quien está asignado en el Destacamento Militar número 9 de Zacatecoluca, La Paz, fue arrestado el viernes 20 de junio pasado sobre la Alameda Manuel Enrique Araujo, a inmediaciones de la comunidad Las Palmas.

Junto al militar fueron arrestados Abel Benjamín Medina, y Silvia Maricela Vásquez Díaz, ambos de 25 años, y una menor de edad. A ésta última la vinculan sentimentalmente con el cabecilla de la 18, en la referida comunidad.

El fiscal del caso, Álex Ramírez, aseguró que las detenciones se registraron en los precisos momentos en que "el cabo estaba negociando la venta de unos uniformes de la Fuerza Armada y de la Policía a estos miembros de la organización criminal, denominada pandilla 18 del sector de Las Palmas", dijo el fiscal.

Ramírez aseguró que el cabo había negociado 100 dólares por cada atuendo, aunque sospechan que no es la primera vez que el recluta les había vendido otros uniformes de la Fuerza Armada, del nuevo diseño, a la misma pandilla.

Justine Ulloa, defensora del militar, aseguró que la Fiscalía no ha comprobado que el acusado estaba negociando la venta de la referida indumentaria del Ejército.

"En el proceso no se ha establecido nada de eso, en el proceso existe nada más que el acta de detención, las diligencias de ratificación de secuestro y un oficio donde solicitan la experticia a esos uniformes, eso son todos los elementos que la Fiscalía ha presentado", aclaró Ulloa.

Antes de entrar a la audiencia, el soldado enfatizó en que el uniforme castrense lo había comprado y que él contrató un taxi donde ya iban los otros tres detenidos, quienes iba en un viaje para la terminal de buses del Sur.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación