Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Entregan a padres biológicos los bebés intercambiados

Fiscal Luis Martínez informó que hay reserva total del caso, para garantizar la privacidad de las familias

Entregan bebés suplantados a padres biológicos, tras audiencia especial en la Fiscalía General de la República.

Entregan bebés suplantados a padres biológicos, tras audiencia especial en la Fiscalía General de la República. | Foto por Jaime Anaya

Entregan bebés suplantados a padres biológicos, tras audiencia especial en la Fiscalía General de la República.

La tarde y noche de ayer estuvieron compuestas por momentos tumultuosos y emotivos  a partir del anuncio de la localización del bebé desaparecido. 

Pasadas las 9:00 de la noche, finalmente Mercedes Soto Casanellas y David Cushworth tuvieron en sus brazos  a su hijo biológico después de la realización de una audiencia especial en la sede de la Fiscalía General de la República (FGR). 

Para la audiencia tuvo que ser convocada una jueza competente, los esposos Cushworth Soto y la familia que tenía al bebé intercambiado. 

En la audiencia se llevó a cabo la entrega de los bebés a los respectivos padres biológicos  y fue presidida por la jueza Décimo Cuarto de Paz, Josefina Martínez, el Fiscal General, Luis Martínez y el director interino de Medicina Legal, Pedro Martínez, para confirmar los resultados de las pruebas de ADN que permitieron localizar al bebé.   

“Hemos conversado detenidamente con las familias, la jueza ya realizó la audiencia. Hay reserva total del caso”, declaró el Fiscal General tras concluir la audiencia en la que los bebés fueron entregados a sus padres biológicos. 

El niño fue encontrado a través de las pruebas de ADN que se realizaron a los otros bebés varones de las pacientes que dieron a luz el 21 de mayo, el mismo día que él nació, en el Hospital Ginecológico. 

Las pruebas fueron tomadas el sábado en Medicina Legal, aunque en un principio las autoridades habían dicho que los resultados iban a estar hasta el miércoles, pero se adelantaron para ayer en la tarde. 

Una especialista de Medicina Legal informó que realizaron un análisis de ADN completo en las cuatro familias. En dos hubo un resultado de compatibilidad absoluta, mientras que en las otras dos familias había incompatibilidad genética. 

“Los hijos no correspondían con los padres que tenían. Comparamos ambos hijos con las otras familias, ahí obtuvimos una paternidad absoluta”, explicó la representante de Medicina Legal. 

La fiscal Dinora de Sigüenza dijo que debido a que se impuso reserva total al caso ya no podrían dar más detalles sobre cómo se desarrollará la investigación, pero aseguró que continuará. 

De Sigüenza expresó que el ginecólogo Alejandro Guido tiene responsabilidad por haber extendidos los plantares. Pero también el fiscal Martínez dijo aun no se podía determinar si hubo confusión en el intercambio de los niños. 

Horas antes, Martínez había convocado a una conferencia para brindar detalles sobre la investigación de los bebés intercambiados, pero la actividad tomó un giró al trascender que el hijo de la familia Cushworth ya había sido identificado.  

Por la tarde de ayer, mientras que en la sede de la Fiscalía los medios de comunicación aun esperaban por la conferencia del fiscal general, la familia Cushworth llamó a concentrarse frente al Hospital Ginecológico a las 6:30 p.m. para “presenciar la entrega oficial del bebé”. 

Aunque la convocatoria fue con poco tiempo de antelación, para las 6:39 ya había un grupo numeroso reunido en los alrededores del hospital. La mayoría se identificaba como amigos y conocidos de la familia. 

Muchos se acercaban saludándose entre sí y dando gracias a Dios, compartiendo la confianza que habían puesto en oraciones. 

Soto Casanellas y Cushworth son miembros de la iglesia Cristo a las Naciones, muchos de quienes acompañaban la concentración también eran de la misma feligresía. 

“Dios ha escuchado las oraciones de los amigos de Mercy, como madre para mí es una alegría grande”, dijo Yesenia de Sandoval, quien se identificó como amiga de la familia. 

La espera  comenzó a transcurrir sin recibir noticias de la llegada de la pareja, hasta que un joven de aspecto extranjero anunció que la entrega del bebé se iba a realizar en la Fiscalía y que todos se debían ir ya. Casi de inmediato todos los asistentes se retiraron. 

Al poco tiempo la muchedumbre ya se había trasladado frente al Fiscalía a la espera del momento de la reunificación familiar. 

El caso de la familia Cushworth se hizo notorio a partir del jueves de la semana pasada, cuando la angustiada búsqueda de Soto Casanellas se dio a conocer a través de los medios de comunicación y las redes sociales. 

Soto Casanellas denunció formalmente a la Fiscalía la desaparición de su bebé el 28 de agosto. Justo un día antes había recibido los resultados de una prueba de ADN que revelaba un 0.00 % de parentesco con el bebé que le habían entregado en el hospital. 

La prueba se la realizó en un centro ubicado en Texas, Estados Unidos, donde vive la pareja según han reportado  medios británicos que han retomado el caso.  

De padre británico y madre salvadoreña, el bebé nació el 21 de mayo en el Hospital Ginecológico. 

Además de Guido y el personal que lo asistió, a la sala de parto solo ingresó un amigo de Soto, que también es ginecólogo, ya que Cushworth no estaba en el país. 

Él fue quien logró tomar las fotos del bebé que posteriormente permitieron evidenciar los cambios físicos con el bebé recibido. 

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación