Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Entregan a dos cabecillas MS de Guatemala a la Interpol de ese país

Según la FGR, pertenecen a los 9 principales cabecillas de la mara Salvatrucha guatemalteca

Ambos sujetos fueron deportados ayer hacia Guatemala y entregados a la Interpol. foto EDH / M. Villalta.

Ambos sujetos fueron deportados ayer hacia Guatemala y entregados a la Interpol. foto EDH / M. Villalta.

Ambos sujetos fueron deportados ayer hacia Guatemala y entregados a la Interpol. foto EDH / M. Villalta.

Dos de los nueve cabecillas que a nivel nacional tiene la mara Salvatrucha (MS) en Guatemala fueron entregados ayer a la Interpol de ese país por parte de la Fiscalía General de la República de El Salvador (FGR).

Uno de esos cabecillas, identificado por la FGR como Fredy Geovanni Mairena Maltez, de 26 años, conocido en esa estructura criminal como El Cartoon, es reclamado por el Juzgado de Mayor Riesgo A de Guatemala porque supuestamente ha cometido 240 asesinatos, según información de la División Especializada en Investigación Criminal (DEIC) en aquel país.

El otro marero guatemalteco fue identificado como Ángel Gabriel Reyes Marroquín, de 28 años, (a) Blanco o White. También es reclamado por el juzgado antes mencionado por una cantidad de asesinatos cometidos, según informó el fiscal Óscar Torres, jefe de la Unidad Antihomicidios de la FGR salvadoreña.

Reyes Marroquín, de acuerdo con autoridades guatemaltecas, es un ranflero (cabecilla nacional) de la clica Locos Centrales Salvatruchas y su principal zona de operación es el municipio y departamento de Chimaltenango.

Mientras que Mairena Maltez, también ranflero nacional en Guatemala, es cabecilla de la clica Parking Locos Salvatruchas que opera en el Barrio San Antonio de la Zona 6 de la capital guatemalteca.

A reunión con cabecillas salvadoreños

De acuerdo con la Fiscalía, ambos mareros fueron capturados el pasado 20 de noviembre en un retén policial, por la Unidad de Emergencias 911, del Puerto La Libertad, a la altura del kilómetro 36 de la carretera El Litoral.

Los dos pandilleros guatemaltecos eran acompañados por cinco salvadoreños más, todos miembros de la MS, entre éstos dos mujeres de 16 y 17 años.

Los siete pandilleros se conducían en el vehículo placas salvadoreñas P407-952 y en la motocicleta M39-978, ambas propiedad, supuestamente, del salvadoreño Luis Orlando Miranda Montoya, también supuesto cabecilla de la MS y aparentemente hombre de confianza de uno de los cabecillas nacionales conocido como El Chivo, de la clica Centrales Locos Salvatruchos, aseguró el fiscal Torres.

La Policía detuvo los dos vehículos en que se transportaban los pandilleros porque se conducían con las luces apagadas.

Cuando la Policía les pidió la identificación, los dos guatemaltecos se identificaron con documentos falsos, de acuerdo con la información que la DEIC ha facilitado a la Fiscalía salvadoreña.

Reyes Marroquín se identificó como Kevin Dayar Boteo Cojón, mientras que Mairena Maltez dijo llamarse Chayron Donaldo García Herrera, pero según la Fiscalía de Guatemala, esas dos identidades corresponden a otros guatemaltecos quienes reportaron tales documentos como robados o perdidos.

De acuerdo con fuentes policiales de la Dirección Antipandillas, al momento de la captura, los dos guatemaltecos portaban teléfonos y dos radios de comunicación.

Entregados a Interpol

De acuerdo con fuentes policiales de la Subdirección Antipandillas, los dos pandilleros guatemaltecos, y posiblemente otros dos de sus connacionales, habían venido a El Salvador a sostener una reunión con cabecillas de la MS de la clica Centrales Locos Salvatruchas, a quienes las autoridades policiales y fiscales achacan que una de sus principales actividades delictivas es el tráfico de armas y las extorsiones en el centro de San Salvador.

Tras ser capturados, los siete pandilleros, incluyendo los dos guatemaltecos, enfrentaron cargos por agrupaciones ilícitas en un juzgado salvadoreño que ordenó que se mantuvieran en prisión preventiva mientras se les continuaba investigando.

Pero el fiscal Torres dijo ayer de que en vista de la gravedad de los delitos por los que son requeridos judicialmente en Guatemala se pidió al juzgado que se suspendiera el proceso judicial contra los dos guatemaltecos para que pudieran ser deportados hacia su país y simultáneamente entregados a la Interpol Guatemala.

Los dos extranjeros salieron ayer custodiados por la Policía, rumbo a la frontera guatemalteca donde, según la FGR, ya los esperaba la Interpol de Guatemala.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación