Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Enero cerró con más de 100 homicidios que 2014

En el mes hubo cinco masacres. Entre las víctimas están tres empleados del Fovial y cinco miembros de una familia que residía en San Vicente. Foto EDH / Archivo.

En el mes hubo cinco masacres. Entre las víctimas están tres empleados del Fovial y cinco miembros de una familia que residía en San Vicente. Foto EDH /...

En el mes hubo cinco masacres. Entre las víctimas están tres empleados del Fovial y cinco miembros de una familia que residía en San Vicente. Foto EDH / Archivo.

Los homicidios en El Salvador siguen imparables: las cifras oficiales revelan que hasta el 29 de enero hubo 325 muertes violentas, es decir, 108 asesinatos más que los cometidos en el mismo periodo de 2014.

Esto se traduce en un promedio diario de 11 personas asesinadas en el mes.

Las cifras reflejan, además, que los días más violentos fueron el 6, 7 y 15 de enero. En el primero hubo 19 asesinatos, en el siguiente 18 y en el tercero, 22.

Las autoridades señalaron que el 22 de enero no se documentó ningún asesinato en el país, sin embargo, después hubo un leve incremento hasta llegar a 11 y 13 homicidios registrados los días 25 y 27 de enero, respectivamente.

Entre las víctimas de homicidios en el mes están siete agentes de la Policía, quienes fueron ultimados por pandilleros cuando las víctimas estaban de licencia (descanso).

Otras 22 personas perecieron en cinco asesinatos múltiples (masacres) que se cometieron en La Libertad, Ciudad Delgado, La Unión, Nahuizalco y Santa Cruz Michapa. En al menos dos de estos atentados las autoridades dijeron que quienes murieron pertenecían a grupos delictivos.

Nueva tregua entre maras no refleja disminución

La semana pasada, cabecillas de las principales pandillas que delinquen en el país aseguraron, mediante un comunicado, que el 17 de enero pactaron una nueva tregua. Con ella, dijeron, quieren demostrar "que tienen voluntad de ser parte de la solución al problema de violencia".

Según ellos, una muestra de que el acuerdo estaba dando frutos es que los homicidios habían empezando a bajar.

Este anuncio ha sido tomado con dudas y escepticismo por diferentes sectores, y las autoridades se han mantenido al margen del tema.

Los funcionarios del gabinete de seguridad han negado que el Gobierno esté involucrado en el pacto entre los grupos delincuenciales, como ocurrió en la administración del expresidente Mauricio Funes.

El ministro de Justicia y Seguridad, Benito Lara, aseguró el viernes —en una entrevista de televisión— que un día antes (el 29 de enero) se habían registrado 11 asesinatos en el país, por lo que "no se refleja una disminución" de muertes violentas, como aseguran los mareros.

Otra razón por la que el acuerdo de los delincuentes genera desconfianza es porque, desde la fecha en la que supuestamente lo suscribieron, ha habido un aumento de ataques de estos grupos contra policías.

El más reciente fue cometido ayer al mediodía, en un centro comercial de Apopa. Según las autoridades, unos agentes que patrullaban por la zona fueron atacados por un delincuente.

Los policías se defendieron, lo lesionaron y lograron arrestarlo. La noche del viernes, otro pandillero intentó matar a unos policías en Yoloaquín, Morazán. Los agentes lo hirieron y murió en el hospital.

Otro hecho violento que reportaron ayer las autoridades fue el asesinato de un adolescente de 16 años, en el cantón Cerro de Plata, en Ciudad Arce, La Libertad.

En el ataque resultó herido de gravedad otro sujeto de la misma edad. Según la Policía, ambos eran miembros de una pandilla. El hecho fue atribuido a la mara rival.

Horas antes, otro adolescente de 16 y un niño de 10 fueron ultimados en San Salvador y Sonsonate, respectivamente.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación