Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Usan ADN para identificarlos

Encuentran salvadoreños muertos en el desierto de Arizona

En casos como este cuando no se ha presentado un reporte de desaparecido y se desconoce la identidad, los antropólogos recurren a tomar las pruebas de ADN

Encuentran salvadoreños muertos en el desierto de Arizona
Encuentran salvadoreños muertos en el desierto de Arizona

Dos cuerpos de inmigrantes presuntamente salvadoreños fueron encontrados en la última semana en el desierto de Arizona, uno de ellos fue identificado y el otro se encuentra a la espera de ser identificado.

“Hemos recibido dos casos que estamos trabajando, dos personas que murieron en el desierto, en uno de los casos estamos haciendo todas las gestiones para la repatriación a El Salvador”, dijo a elsalvador.com Freddy Vargas, Vicecónsul de El Salvador.

El primer caso pudo ser identificado porque entre las pertenencias encontraron el Documento Único de Identidad (DUI), entonces que el funcionario salvadoreño tomo las fotos del cuerpo y las pertenencias para enviarlas a la familia y conseguir su reconocimiento.

Otro de los casos está bajo investigación y se presume que puede ser salvadoreño porque tiene varios tatuajes de la Mara Salvatrucha.

En casos como este cuando no se ha presentado un reporte de desaparecido y se desconoce la identidad, los antropólogos recurren a tomar las pruebas de ADN, las cuales son enviadas al laboratorio Bode Technology en Virginia.

A través de estas pruebas el consulado también está trabajando el caso de un cuerpo desaparecido en el 2010.

“Estamos todavía haciendo algunas consultas, todo apunta a que podríamos tener un buen resultado y repatriarlo lo más pronto posible a El Salvador”, comentó Vargas.

Un convenio creado por la Cancillería de El Salvador con el equipo argentino de Antropología Forense que colecta muestras de ADN en Guatemala, El Salvador y unos estados de México ha ayudado a esclarecer un poco más de 20 casos de salvadoreños en Arizona, en los últimos cinco años. “Hemos tenido casos exitosos [por ADN], ha sido un esfuerzo que ha tenido buenos resultados”, agregó Vargas.

Cada semana funcionarios consulares de El Salvador visitan la oficina forense con representantes de los consulados de México y Guatemala para dar seguimiento a los casos anteriores y los nuevos para compararlos con los reportes que presentan las familias en El Salvador o en Estado Unidos.

“La identificación tiene varias fases y depende del estado del cuerpo, primero vemos si se puede identificar de alguna manera a través de documentos, regularmente siempre se pide una prueba de ADN, si los familiares están en Estados Unidos puede acercarse a la oficina consular cercana para tomar la muestra y si están en El Salvador puede acercarse a la Dirección General de Derechos Humanos de la Cancillería”, explicó Vargas.

Por su parte, el doctor Bruce Anderson, antropólogo de la Oficina Forense del Condado Pima indicó que en esta dependencia hay 900 perfiles de ADN de cuerpos o restos de inmigrantes que fueron encontrados en el desierto de Arizona y no han sido identificados, la cifra va en aumento.
“Hay dos maneras principales, la mayoría de las comparaciones de ADN son hechas con el perfil tomado del esqueleto o con la sangre del fallecido quien se cree es inmigrante y sus relativos de sangre”, explicó Anderson.

“Si el familiar está perdido, múltiples familiares pueden contribuir con una muestra de saliva o sangre y sus perfiles de ADN pueden ser comparados con el especifico perfil de un fallecido o con todos los perfiles de fallecidos en esta oficina.

En muchos casos lo que se encuentran son huesos o partes del esqueleto, en estos casos se toma un pedazo del hueso y lo envían al laboratorio, el proceso puede tardar unas seis semanas.

Según Anderson, el problema que enfrentan para esclarecer los casi mil casos es que muchos familiares no completan el reporte de desaparecido. Es por esto, que aunque tienen las muestras de los cuerpo o restos encontrados no tienen con que compararlas.

Las muestras tomadas en Arizona son enviadas al laboratorio donde las recolectan y comparan con la base de datos del FBI, allí se encuentran las pruebas de ADN de todas las personas que han estado detenidas en una prisión federal en Estados Unidos.

“Nosotros tenemos 32 hombres que emparejan con ese ADN, ellos murieron en esta jurisdicción, sus cuerpos o huesos fueron encontrados aquí en cerca de Tucson”, comentó Anderson, refiriéndose a los inmigrantes que después de haber sido deportados intentaron reingresar al país y murieron en el intento.

No obstante, el gran problema que tienen con estos 32 casos,  es que 29  todavía figuran como no identificados porque la persona entregó datos falsos, nombre, país de origen y fecha de nacimiento.  

“Nosotros tenemos fotografías policiales de ellos, tenemos sus huellas digitares, sabemos el día que fueron arrestados y el día que su saliva o sangre fue tomada y publicamos toda esta información en la base de datos nacional”, comentó Anderson.

La página nacional de personas extraviadas NamUs.gov almacena toda la información de cuerpos y restos encontrados en el desierto de Arizona, las familias con personas desaparecidas pueden ingresar y ver las fotografías del cuerpo, dependiendo del estado en que se encontró y de las pertenencias que fueron halladas.

Anderson dijo que de este grupo de 32 inmigrantes dos casos fueron resueltos en julio debido a que las  familias vieron las fotos en internet, dijo que al contactar a la oficina forense dijeron que pensaban que la persona estaba viva.

“Esperamos que esto pase con más frecuencia, pero este es un porcentaje muy bajo con respecto a los inmigrantes”, explicó.
Además reconoció que las redes sociales y la tecnología están ayudando para esclarecer casos de hace más de una década y afirmó que la búsqueda de los inmigrantes desaparecidos nunca termina.
 

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación