Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Encuentran a pareja en fosa clandestina

Víctimas tenían entre 2y 4 meses de haber muerto. Las autoridades no determinaron cómo las mataron

El lugar donde fue descubierta la tumba ilegal es de difícil acceso. Foto EDH / Miguel Villalta

El lugar donde fue descubierta la tumba ilegal es de difícil acceso. Foto EDH / Miguel Villalta

El lugar donde fue descubierta la tumba ilegal es de difícil acceso. Foto EDH / Miguel Villalta

Los cadáveres de un hombre y una mujer fueron encontrados sepultados, ayer, en una tumba clandestina en el cantón El Porvenir, de Santo Tomás, al sur de San Salvador.

Las víctimas, cuyos nombres y edades se desconocen, tenían entre dos y cuatro meses de haber sido asesinadas, según las autoridades.

La fosa ilegal fue descubierta en la ribera de un río, en una zona que es de difícil acceso.

La Policía descubrió la escena tras recibir una llamada telefónica donde informaban que en ese lugar habían dos personas enterradas.

Debido a que los cuerpos estaban descompuestos, las autoridades no lograron determinar la forma como mataron al hombre y la mujer, ni tampoco pudieron calcular las edades que tenían.

Contrario a como suele pasar, ninguna persona llegó a la escena en busca de parientes desaparecidos, pues el lugar del hallazgo está alejado de la zona poblada.

En la recuperación de los cadáveres participaron socorristas de la Cruz Verde.

En otro hecho de violencia, Juan Antonio Azucena Torres, de 20 años, fue ultimado a balazos en el cantón La Loma de San Pedro Perulapán, Cuscatlán.

El hombre —quien según la Fiscalía era integrante de una pandilla— fue atacado por la espalda por unos sujetos que viajaban en un vehículo.

Algunas personas rumoraron en la escena que Azucena era oriundo del cantón Buenos Aires, del mismo municipio, en el kilómetro 23 de la carretera Panamericana.

Las autoridades presumen que el móvil del ataque tiene relación con la disputa de territorios que hacen las maras, pues solo una cuadra divide a los bandos rivales.

Asesinan a un hombre cerca de juzgado de paz

Elías Sánchez Zavaleta, de 48 años, fue ultimado con arma de fuego atrás del Juzgado de Paz de San Sebastián Salitrillo, Santa Ana.

Las autoridades no revelaron las hipótesis por las que acabaron con la vida del señor. Tampoco hubo detenciones.

Además, entre la calle Gerardo y la 13a. Avenida Sur, de San Salvador, cerca del mercado Central, fue asesinado un hombre.

Pese a que el ataque fue registrado en horas en que había bastante movimiento comercial y muchas personas presenciaron el hecho, las autoridades no hicieron capturas.

Además, en la calle principal del cantón La Poza, de Usulután, fue ultimado José Alberto Solano Artiga, de 34 años.

Al menos seis delincuentes interceptaron al hombre y le asestaron varios disparos.

Fuentes policiales señalaron que presuntamente el ataque estaría relacionado con pugnas entre pandillas, pues Solano habría desertado de uno de estos grupos.

Hallan cadáver entre sábanas y desmenbrado

Un cadáver fue encontrado ayer envuelto en sábanas en la comunidad Nuevo Israel, cerca de la terminal de buses de Occidente, San Salvador.

Hasta el cierre de esta nota las autoridades procesaban la escena y únicamente dijeron que la víctima había sido desmembrada.

En un hecho similar, la noche del jueves, algunos pobladores de la colonia Cantarrana, de Colón, La Libertad, descubrieron en la zona el cadáver de un hombre que estaba atado de manos y pies.

El hombre, quien no pudo ser identificado, tenía signos de haber sido estrangulado.

La Policía sospecha que los delincuentes lo mataron en otro lugar y después llegaron a la zona para deshacerse de su víctima.

En más hechos de violencia, otro hombre fue asesinado en la lotificación Amatecampo, en la playa La Zunganera, en San Luis Talpa, La Paz.

Las estadísticas de las autopridades muestran que mayo cerraría con el mayor número de homicidios en el periodo de la posguerra. El promedio de asesinatos se mantienen en en 20 por día.

Según el Instituto de Medicina Legal, entre el 1 y el 29 de mayo (por la mañana) se habían reconocido a 562 víctima de muertes violentas. Las pandillas incrementaron los asesinatos desde abril pasado.

Los departamentos de Usulután, San Miguel, La Paz, Cuscatlán y San Salvador han sido donde mayor número de asesinatos se han cometido.

Las autoridades insisten en que los planes de seguridad están dando resultados pero no han logrado frenar las muertes violentas.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación