Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Empleada del penal de Izalco privada de libertad por mareros

Penales confirmó que era la encargada de la tienda institucional

Ayer varias personas buscaban el cadáver de Andrés Ovidio Jarquín en la colonia Villa Lourdes. Foto EDH / lissette lemus

Ayer varias personas buscaban el cadáver de Andrés Ovidio Jarquín en la colonia Villa Lourdes. Foto EDH / lissette lemus

Ayer varias personas buscaban el cadáver de Andrés Ovidio Jarquín en la colonia Villa Lourdes. Foto EDH / lissette lemus

Adina Marcela L. está desaparecida desde el martes anterior luego de terminar su jornada laboral como administradora de la tienda que funciona dentro del centro penal de Izalco, en Sonsonate, confirmaron fuentes policiales y Rodil Hernández, director de Centros Penales.

Adina Marcela, según explicó Hernández, vivía en la colonia Nuevo Lourdes, del municipio de Colón. Ese lugar es de alta presencia de la pandilla 18, según fuentes policiales de ese municipio.

La tarde del martes, Adina se bajó del autobús en el lugar donde habitual lo hace. Algunos compañeros con quienes viajaban la perdieron de vista.

Pero hay testimonios de residentes en Nuevo Lourdes que la vieron conversar con unos hombres que andaban en un pick up blanco.

Luego la vieron como discutían, tras lo cual habría sido obligada a abordar el referido automotor.

La víctima, según fuentes policiales que pidieron el anonimato, también es pariente cercana de un alto oficial de la Policía Nacional Civil (PNC).

Ayer El Diario de Hoy intentó conocer la versión oficial de la PNC; sin embargo, en la Delegación de Lourdes, donde investigan el caso, se negaron a dar información.

No obstante, de manera extraoficial, fuentes de esa corporación indicaron que desde el martes anterior se ha iniciado una búsqueda minuciosa en el sector, pero hasta ayer en la tarde Adina no había sido hallada.

Las fuentes indican que la mujer fue golpeada y luego introducida a un carro blanco.

Una capturada

De forma extraoficial, fuentes policiales indicaron que por la desaparición de la empleada carcelaria, una mujer ha sido detenida. Pero no se sabe cuál habría sido la participación de la sospechosa en la desaparición de la empleada penitenciaria.

La desaparición de Adina podría ser el primero en que las pandillas atentan contra empleados penitenciarios, luego de que supuestamente se pactara una tregua entre el Barrio 18 y la mara Salvatrucha (MS).

Sin embargo, en la desaparición de Adina, las fuentes policiales afirman no estar seguras de que el hecho esté motivado por su condición de empleada de la Centros Penales.

Más bien afirman que podría deberse a problemas sentimentales debido a que la víctima mantenía una relación sentimental con un pandillero de Nuevo Lourdes, conocido como la Santa Muerte o Gufy, quien habría dado la orden debido a sospechas de que Adina andaba "marqueando", esto es ser infiel a la agrupación criminal o a un miembro de la misma.

De acuerdo con las fuentes, Adina habría sido privada de libertad por reconocidos pandilleros de Nuevo Lourdes.

Buscan a joven

Ayer mismo, el padre de Andrés Ovidio Jarquín Rodríguez montó un rastreo por varios predios baldíos de la urbanización Villa Lourdes con la esperanza de hallar el cadáver del muchacho que el miércoles anterior cumpliría 18 años.

El joven desapareció el 1 de octubre anterior. Residía en el caserío El Cambio, municipio de San Juan Opico. Su padre dijo que trabajaba como cobrador de buses.

Ayer solo encontraron una sábana con manchas de sangre a la que los investigadores que acompañaban la búsqueda no le dieron importancia y la dejaron en el mismo lugar.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación