Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

EE.UU. busca debilitar económicamente a la mara MS

Autoridades estadounidenses han calificado a seis cabecillas de esa pandilla como "criminales internacionales" y por eso les confiscarán sus bienes Tres de los mareros son reclamados por el gobierno estadounidense por haber sido condenados por críme

Cabecillas de las pandillas, entre éstos Saúl Turcios Ángel, en conferencia de prensa en mayo pasado en el penal de Mariona, donde hablaron sobre la tregua pandilleril. Foto EDH / Jaime Anaya

Cabecillas de las pandillas, entre éstos Saúl Turcios Ángel, en conferencia de prensa en mayo pasado en el penal de Mariona, donde hablaron sobre la tregua pandilleril. Foto...

Cabecillas de las pandillas, entre éstos Saúl Turcios Ángel, en conferencia de prensa en mayo pasado en el penal de Mariona, donde hablaron sobre la tregua pandilleril. Foto EDH / Jaime Anaya

El Gobierno de Estados Unidos declaró como criminales internacionales a seis cabecillas de la mara Salvatrucha (MS), por lo que las autoridades estadounidenses les podrán confiscar todos los bienes e inmuebles que tengan en ese país y que hayan obtenido de sus actividades delictivas a través de esa pandilla considerada como "ultraviolenta" con operaciones en Estados Unidos, México y Centroamérica.

El Departamento del Tesoro (DOT) formuló ayer el anuncio, junto con el Servicio de Control de Inmigración y Aduanas (ICE). Con estas sanciones impuestas a los cabecillas de la MS, las empresas y ciudadanos estadounidenses tienen prohibido realizar transacciones económicas con esos pandilleros y los activos que puedan tener en territorio estadounidense quedan congelados.

La decisión de EE. UU. se produce en los momentos en los que los diputados a la Asamblea Legislativa de El Salvador discuten el proyecto de Ley de Extinción de Dominio con la que se busca quitarle a las organizaciones criminales el dinero, bienes e inmuebles producto de sus actividades delictivas (ver nota aparte).

Este proyecto de ley ha sido impulsado por el convenio bilateral Asocio para el Crecimiento que tienen como propósito mejorar la seguridad pública y la administración de justicia en el país.

Los pandilleros que han sido agregados al listado de criminales internacionales son: Moris Alexander Bercián Manchón, alias Barney de 28 años; José Misael Cisneros Rodríguez, alias Medio Millón de 37; Marvin Geovanny Monterrosa Larios, de 39; Moisés Humberto Rivera Luna, de 44; Saúl Antonio Turcios Ángel, alias El Trece, de 3; y Borromeo Enrique Henríquez Solórzano, alias El Diablito de 34. Cuatro de ellos cumplen sendas condenas por homicidios y por agrupaciones ilícitas.

El Departamento del Tesoro los acusa de narcotráfico, lavado de dinero, extorsión y homicidios.

Los cabecillas Turcios Ángel, Rivera Luna y Monterrosa Larios han sido condenados por crímenes violentos en Estados Unidos, por los que son reclamados por cortes federales de Washington, Estados Unidos, pero están encarcelados en El Salvador.

Las autoridades estadounidenses los acusan de ordenar vía telefónica los asesinatos de pandilleros rivales y de su propia banda en distintas ciudades de Estados Unidos desde las cárceles en El Salvador.

Bercián Manchón ha estado envuelto en tráfico de drogas, en tanto que José Misael Cisneros Rodríguez está acusado por homicidio agravado de tres personas. Fue deportado de Estados Unidos en 2007.

La declaratoria de criminales internacionales se viene a sumar a la designación que hiciera en octubre pasado el referido Departamento contra la mara Salvatrucha como "organización criminal de carácter transnacional".

Las autoridades estadounidenses explicaron en esa oportunidad que declarar "organización criminal" a la MS le permite a la Oficina de Control de Activos Extranjeros imponer sanciones en contra de la referida agrupación, como por ejemplo intervenir las transacciones de dinero que les puedan hacer desde Estados Unidos a los cabecillas de la MS o interferir en el blanqueo del dinero que hayan obtenido de forma ilegal para levantar negocios legítimos.

Sin embargo, el gobierno estadounidense no cuenta con un estimado del movimiento financiero atribuible a la pandilla MS en aquel país.

Debilitar a la pandilla MS

El director de la Oficina de Control de Activos Extranjeros, Adam Szubin, dijo en una conferencia telefónica que "la MS es una banda extremadamente violenta y peligrosa responsable de una multitud de crímenes que directamente amenazan el bienestar y la seguridad de los ciudadanos estadounidenses, así como a los de Centroamérica".

Agregó que "continuarán atacando las redes financieras y de liderazgo que apoyan a la MS, y colaborando con otras agencias de seguridad de Estados Unidos y de todo el mundo para detener sus actividades criminales".

Waldemar Rodríguez, subdirector para crimen internacional de la Oficina de Investigaciones para Seguridad Nacional (HSI) en ICE, insistió en que la MS continúa creciendo.

"Nuestra información de inteligencia nos muestra que es una amenaza a la seguridad pública que va en aumento".

Agregó que "ellos siguen dirigiendo el negocio desde la prisión. Ponerlos tras las rejas afecta sus actividades, pero no elimina completamente su habilidad de controlar el negocio".

Por su parte, Szubin, sugirió la necesidad de que "utilicemos todas las herramientas bajo nuestra autoridad para derrotar a esta organización".

Agregó que su principal "objetivo a largo plazo es hacer más costoso y difícil que la MS-13 mueva su dinero y lo lave internacionalmente", y adelantó que esta declaratoria será una de varias acciones que tienen planificadas para el futuro a fin de debilitar financieramente a la MS.

Esta organización pandilleril ha sido elevada a esa categoría de organizaciones criminales por ser responsable de delitos como tráfico de drogas, secuestros, tráfico humano y sexual, asesinato, extorsión y ofensas de inmigración.

El Salvador celebra

Las autoridades fiscales y de Seguridad Pública celebraron la decisión de Estados Unidos.

El Fiscal General, Luis Martínez, dijo que ve con beneplácito la medida tomada por las autoridades estadounidenses porque "este tipo de delincuentes, que están encarcelados, no tienen opción para estar haciendo algún tipo de transacciones de dinero en ninguna parte y lo que están haciendo es producto mismo de su accionar violento contra la ciudadanía a través de las extorsiones".

En ese sentido, Martínez aseguró que ya no permitirán que las pandillas sigan extorsionando a la ciudadanía y por eso se trabaja en las investigaciones de muchos casos para llevar a los responsables ante la justicia.

El ministro de Justicia y Seguridad Pública, Ricardo Perdomo, fue más cauteloso al sostener que respeta la decisión de Estados Unidos, aunque dijo que siguen con lo que han llamado el proceso de pacificación.

En todo caso, dijo Perdomo, sostuvo que "la intervención es para quienes todavía están en los Estados Unidos. Respetamos lo que ha decidido el Gobierno de los Estados Unidos. Nosotros a ellos ya los tenemos detenidos y seguimos con el proceso de pacificación, si surge un ilícito adicional, nosotros lo veremos en la parte de la investigación y judicial".

Agregó que si en algún momento "surgiera ilícito de gente que está en los penales que por ejemplo, realice extorsiones u otra actividad en contra de la Ley, eso se le seguirá cargando a la pena".

Sostuvo que están en la disposición de cooperar con las autoridades estadounidenses para congelar los bienes a las pandillas.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación