Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

EE.UU. apuesta por escuelas en zonas rurales

Parte de la ayuda la brinda la Fuerza Armada Harán obras en lugares afectados por la tormenta 12-E en Sonsonate y en Ahuachapán

Militares estadounidenses y salvadoreños trabajan en la construcción de la escuela que beneficiará a unos 300 niños en la zona de Metalío, Acajutla, Sonsonate. Foto EDH / Douglas Urquilla

Militares estadounidenses y salvadoreños trabajan en la construcción de la escuela que beneficiará a unos 300 niños en la zona de Metalío, Acajutla, Sonsonate. Foto EDH / Douglas...

Militares estadounidenses y salvadoreños trabajan en la construcción de la escuela que beneficiará a unos 300 niños en la zona de Metalío, Acajutla, Sonsonate. Foto EDH / Douglas Urquilla

Carlitos es un niño de siete años que tiene que caminar hasta 4 kilómetros a diario para poder llegar a su escuela situada en el cantón Las Marías de Acajutla, Sonsonate. Pero además de la distancia que tiene que recorrer Carlitos, también se expone, al igual que muchos niños de ese lugar, a ser atropellado cuando se cruza la carretera hacia la frontera La Hachadura , como ya ha ocurrido varias veces.

Dentro de un par de meses, el menor ya no tendrá que caminar mucho ni se expondrá a los riesgos porque la comunidad donde vive tendrá su propia escuela, la cual está siendo construida por militares estadounidenses y salvadoreños.

La construcción de ese centro escolar es parte de las obras contempladas en la campaña denominada "más allá del Horizonte 2013", que lidera el Comando Sur del Ejército de Estados Unidos y la Fuerza Armada de El Salvador.

El jefe del grupo de militares salvadoreños, el coronel Samuel Ruiz, explicó que se tiene proyectado construir, además de la escuela de Carlitos, otros tres centros escolares en los cantones Rancho San Marcos y Tamarindo en San Francisco Menéndez, Ahuachapán.

Agregó que miles de residentes de Caluco, Sonsonate; y la Guacamaya, en Nahuizalco, recibirán atención médica y dental en dos jornadas de 10 días cada una.

"Para nosotros es un entrenamiento en caso de que haya un desastre natural en la región, específicamente en El Salvador", dijo Andrés Maclean, quien agregó que se escogieron zonas rurales de Sonsonate y Ahuachapán por haber sido unas de las zonas más afectadas por la tormenta tropical 12-E.

Para la construcción de estas obras y las jornadas médicas, el gobierno de Estados Unidos tiene destinado invertir 10 millones de dólares y se espera que participen en total 1,400 soldados estadounidenses, y unos 120 militares salvadoreños.

"Esta es una buena oportunidad para nuestras tropas para que practiquen y ejerciten su talento", dijo Raymond Valas, comandante de la fuerza de tarea estadounidense Jaguar.

Los residentes de la comunidad Las Marías en el sector de Metalío están más que agradecidos con los elementos de los ejércitos estadounidense y salvadoreño por la construcción del centro escolar que beneficiará a unos 300 niños.

"Desde hace ocho años que estamos con la necesidad de una escuela en la comunidad, porque hubo casos de niños que murieron atropellados al cruzarse la carretera cuando iban a la escuela localizada a unos 4 kilómetros", dijo Lilian Gómez.

Sin olvidar sus raíces

Ruth Abigail Ríos, una joven nacida en Houston, Texas, Estados Unidos, forma parte del contingente del ejército de Estados Unidos que participa de la campaña de ayuda. Ella lleva sangre salvadoreña, ya que su padre es originario de Anamorós y su madre del cantón El Piche de La Unión.

Ríos, quien ostenta el grado de cabo, participa de esta campaña de ayuda porque se trata de sus raíces y desde que supo que tropas estadounidenses vendrían a El Salvador no dudó ni un solo momento en alistarse como voluntaria para participar durante dos meses en estos ejercicios.

"Es una experiencia inolvidable, ver el tipo de vida que tiene esta gente; igual como la tuvieron mi padre y mi madre", dijo Ríos.

"Estoy contenta de trabajar con la gente de mi familia, es mi sangre y estoy aquí para una buena causa", agregó.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación