Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Dos niños quemados en cohetería ilegal

Cohetería funcionaba de forma ilegal en una vivienda en Tonacatepeque

En esta casa funcionaba de manera ilegal una cohetería que ayer explotó dejando a dos niños con golpes y quemaduras. La misma casa era ocupada como vivienda por su propietario, según informó la Policía. Foto EDH / Mauricio Cáceres

En esta casa funcionaba de manera ilegal una cohetería que ayer explotó dejando a dos niños con golpes y quemaduras. La misma casa era ocupada como vivienda por...

En esta casa funcionaba de manera ilegal una cohetería que ayer explotó dejando a dos niños con golpes y quemaduras. La misma casa era ocupada como vivienda por su propietario, según informó la Policía. Foto EDH / Mauricio Cáceres

Gabriel, Wiliam, Orlando y otro menor (los nombres se han cambiado), todos niños entre 10 y 12 años, apenas comenzaban a trabajar en una cohetería que funcionaba de forma ilegal en el cantón La Unión, municipio de Tonacatepeque, cuando de repente, lo que pareció una travesura se convirtió en una tragedia.

Aproximadamente a las 9:00 a.m., Julio, el dueño de la cohetería se estaba bañando mientras los cuatro niños realizaban las actividades asignadas.

Gabriel enrollaba mechas para los cohetes, William los rellenaba de pólvora, mientras que los otros dos realizaban otras labores.

Pero aprovechando que Julio, el único adulto y dueño de la fábrica ilegal de cohetes, tomaba un baño, Orlando comenzó a bromear sin medir las consecuencias.

La travesura de Orlando llego a tal grado que le prendió fuego a dos cohetes y en un santiamén, la estrecha casa se convirtió en una hoguera, según relataron otros menores que estaban próximos al lugar.

Quienes salieron con la peor parte fueron Gabriel y Wiliam. Orlando y el otro niño lograron escapar ilesos a las llamas y a las explosiones.

Pero fue Gabriel el que sacó la peor parte. Varios vecinos dijeron que las explosiones le desgarraron la ropa y llevaba severas quemaduras en todo el cuerpo, con partes de piel ennegrecida y desprendida.

En este caso, el Ministerio de Salud informó que el menor llevaba quemaduras de segundo y tercer grado en casi la mitad de su cuerpo.

En tanto que Wiliam iba consciente a pesar de que un pedazo de duralita le había hecho una herida profunda en la parte de atrás de la cabeza.

De acuerdo con vecinos, los dos niños llevaban el pelo quemado casi totalmente y fueron trasladados al hospital de niños Benjamín Bloom.

Mientras era evacuado, Wiliam decía que Orlando había provocado la tragedia al reventar dos cohetes dentro de la casa donde había mucho producto terminado y en proceso que sería entregado ayer mismo en la tarde.

Por su parte, Julio, un hombre de avanzada edad, al ver lo que había ocurrido sufrió un ataque de nervios por lo que también fue trasladado al hospital de San Bartolo.

Todo ilegal

La cohetería que ayer estalló funcionaba entre camas, electrodomésticos y rústicas instalaciones eléctricas, según se pudo observar.

De acuerdo con vecinos, la cohetería tenía ya varios años de funcionar de manera ilegal, pero nunca había ocurrido una tragedia como la de ayer.

Los vecinos aseguran que en el lugar había varias bazucas, es decir, cohetes de aproximadamente medio metro y varias metralletas.

Pero fueron las bazucas las que al hacer explosión levantaron el techo de la casa y rompieron varias ventanas de la casa.

Ayer, el Ministerio de Salud informó que en lo que va de la temporada navideña, 27 personas han resultado con quemaduras de diversa gravedad al manipular pólvora.

Sin embargo, las autoridades de Salud indicaron ayer en conferencia de prensa, que hasta ayer se registraba un 20 por ciento menos de personas quemadas por manipular productos pirotécnicos.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación