Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Dos heridos en ataque a pick up en Zacatecoluca

El motorista y una pasajera fueron baleados por un pandillero frente a decenas de personas.

paro de transporte impuesto por maras

Este es el vehículo en el que estaban las víctimas cuando fueron atacadas a balazos por un pandillero | Foto por Marlon Hernández

Este es el vehículo en el que estaban las víctimas cuando fueron atacadas a balazos por un pandillero.

Los pasajeros de los vehículos que están sirviendo como medio de transporte alternativo ante el paro de buses y microbuses tienen otro problema: ser blanco de ataques delincuenciales.
El primer caso se registró ayer al mediodía en el centro de Zacatecoluca, La Paz. 
El conductor de un pick up y una pasajera fueron atacados a balazos, por un pandillero, frente a una decena de personas que estaban a bordo del automotor.
José V., de 35 años, tenía estacionado el vehículo en la avenida José Simeón Cañas mientras esperaba que se subieran más pasajeros. 
Según testigos, en cuestión de segundos, un hombre que estuvo en la zona sin mostrar alguna actitud sospechosa se abrió paso y disparó hacia la cabina, desde la puerta del copiloto.
La señora, de 43 años, y el motorista sufrieron lesiones de gravedad. Los demás fueron presa del pánico.
Un médico del área de emergencias del hospital Santa Teresa, de la misma localidad, informó que  el pronóstico de salud de ambos era delicado,  pero lograron estabilizarlos.
“El señor tiene múltiples perforaciones en el intestino delgado y colon. La señora está más grave porque tiene lesiones en el hígado, el bazo, los riñones y el diafragma”, informó el doctor.
Mareros amenazaron con “dar un golpe”
Desde el lunes que inició el paro de transporte, muchos “picacheros” vieron la oportunidad de ganar dinero trasladando a los ciudadanos afectados con la suspensión.
Algunos motoristas relataron que en el centro del municipio se rumoraba que unos delincuentes advirtieron que “iban a dar un golpe” a quienes se dedicaran a transportar  a la gente.
Como el lunes y martes no pasó nada, los trabajadores continuaron dando el servicio ignorando la amenaza.
“Nosotros no trabajamos de esto, vendemos en los buses pero como están en paro nos hemos rebuscado”, dijo uno de los motoristas.
Ayer por la tarde, el temor a ser víctimas de un nuevo atentado, tenía indecisos a los “picacheros” acerca de si hoy saldrían a buscar clientes si continuaba el paro.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación