Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Dos detenidos por masacre en Tacuba

Al parecer, los implicados son miembros de la mara 18, quienes se escondían de la Policía, en Soyapango

Policía detiene a Jorge Ascencio y William Alexander Santos, acusados de la masacre en Tacuba. Foto EDH / Cortesía de FGR

Policía detiene a Jorge Ascencio y William Alexander Santos, acusados de la masacre en Tacuba. Foto EDH / Cortesía de FGR

Policía detiene a Jorge Ascencio y William Alexander Santos, acusados de la masacre en Tacuba. Foto EDH / Cortesía de FGR

Dos sospechosos de la masacre en Tacuba, Ahuachapán, en la que seis personas fueron acribilladas en una iglesia evangélica fueron capturados el viernes por la noche en Soyapango.

En principio, los supuestos pandilleros fueron arrestados por resistencia, pero luego de precisar la información contra ellos, fueron vinculados a la masacre ocurrida el 11 de enero en cantón El Níspero.

Se trata de Jorge Armando Ascencio o Jorge Armando Vásquez, (a) el Espirit o Choco, quien el día de los hechos empezó a disparar contra las víctimas.

Según la Fiscalía, el Espirit irrumpió violentamente contra los masacrados, en momentos que sus compinches, revisaban que los muchachos no tuvieran tatuajes de otra pandilla.

"Que pasa con tanta casaca con estos, y con la pistola en mano empezó a disparar contra ellos", afirmó el fiscal.

Lo mismo hizo, al parecer William Alexander Santos González, (a) el Gordo, otro de los detenidos en Soyapango, quien el día de la masacre portaba una pistola 45 mm.

Cuando las personas vieron que eran varios sujetos armados que disparaban, corrieron pero estos dos pandilleros y tres más al parecer no les dieron tiempo. Las investigaciones establecen que dos de los imputados portaban pistola 45 mm., otro una pistola 3.80 mm. y uno más una escopeta.

El jefe de la unidad Antihomicidio de la Fiscalía, Óscar Torres, afirmó que los sujetos habían emigrado de Soyapango para ocultarse de las autoridades.

Esta es una práctica común en las pandillas que luego de asesinatos, optan por emigrar a zonas donde no se consideren perseguidos.

Torres afirmó que desde el día de la masacre, en el cantón hay patrullaje constante por diferentes unidades.

El fiscal manifestó que el jueves anterior encontraron una escopeta enterrada en una zona rural de Tacuba, que luego de examinarla, descubrieron que había sido utilizada en la masacre.

Con las dos detenciones, la Fiscalía descarta que el homicidio múltiple haya sido perpetrado por grupos de exterminios o sicarios, tal y como lo aseguró el ministro Ricardo Perdomo y el presidente Mauricio Funes, hace unos días.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación