Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Director PNC: grupo armado detrás de siete muertos en oriente

Las dos masacres del viernes fue un solo hecho. Autoridades presumen que las víctimas pertenecían a una pandilla pero no residían en las zonas de hallazgo.

Masacre en San Miguel

Tres personas fueron asesinadas en caserío Puerto Viejo, cantón Tierra Blanca de Chirilagua, San Miguel.  | Foto por Carlos Segovia

Los asesinatos de seis hombres y una mujer, cuyos cuerpos fueron dejados entre la noche de jueves y la madrugada de viernes sobre la vía que une a los cantones Tierra Blanca, en Chirilagua, San Miguel, y El Carao en Intipucá, La Unión, fueron cometidos por un mismo grupo armado, reveló ayer el director de la Policía, Mauricio Ramírez Landaverde.

Agregó que las investigaciones apuntan que no se trata de dos masacres separadas sino una sola que se desarrolló a lo largo de las dos escenas principales.

El director policial dijo que “todos los indicios que tenemos hasta hoy (ayer) nos indican que se trata de un solo hecho, ha sido un solo evento, en el cual las siete personas perdieron la vida”.

Confirmó que los asesinados eran parte de una pandilla y que “por las circunstancias del hecho y los indicios nos hace suponer que (los asesinos) era un grupo armado que estaba compuesto por una cantidad considerable de personas, y por tanto es un hecho muy grave”, afirmó.

Ramírez Landaverde aseguró que los siete asesinados fueron privados de libertad y que “las víctimas, lamentablemente son miembros de una estructura delincuencial que opera  en la zona oriental, pero que eso, no los vuelve menos víctimas”.

Al consultar sobre si el caso tenía que ver con alguna pandilla rival o que  un grupo de exterminio estaría tras el crimen, Ramírez Landaverde dijo que no se ha podido establecer esa situación, pero que han puesto a trabajar a sus mejores unidades para el esclarecimiento del caso.

Las escenas de San Miguel y La Unión estaban aproximadamente a siete kilómetros de distancia.

Según las autoridades, las personas primero fueron atadas de sus manos y luego asesinadas  a machetazos.

Sus cuerpos estaban boca abajo y con numerosas lesiones en el cuello y espalda, según detallaron fiscales y policías que procesaron las tres escenas.

En el caso del cantón El Carao  un oficial explicó que en una escena había un hombre y una mujer  mientras que en la otra estaban dos hombres  con lesiones de arma blanca  en el cuello y en la espalda.

Los cadáveres en las dos escenas también estaban amarrados y a la orilla de la calle a unos dos kilómetros de distancia la una de la otra.

En ambos casos, los vecinos dijeron no conocer a las víctimas.
 

Feminicidios

El director se refirió también al doble asesinato de las hermanas Yanira y Berta Ayala en el cantón Roquinte, municipio de  Jiquilisco, Usulután, la noche del viernes, al que la Fiscalía tipificó de doble feminicidio.

El oficial dijo que aún no tienen indicios del móvil del doble homicidio.

Sin embargo, fuente ligadas a la investigación aseguran que se podría tratar de un crimen pasional, sin dar mayores detalles.

Otros asesinatos registrados en la zona oriental ayer fueron el de Víctor Martínez, ultimado al interior del cementerio de Santiago de María en Usulután, además el de Mauricio Chávez, ocurrido en la cabecera de San Miguel.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación