Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Diez muertos por dos masacres en Usulután

Siete hombres fueron ultimados en Jucuarán. Otras tres personas fueron asesinadas en Jiquilisco

Los atacantes alinearon y mataron a seis hombres en la calle principal del cantón El Zapote, de Jucuarán, Usulután. Foto EDH / Óscar Iraheta

Los atacantes alinearon y mataron a seis hombres en la calle principal del cantón El Zapote, de Jucuarán, Usulután. Foto EDH / Óscar Iraheta

Los atacantes alinearon y mataron a seis hombres en la calle principal del cantón El Zapote, de Jucuarán, Usulután. Foto EDH / Óscar Iraheta

Guadalupe Saúl Baires Ramírez, de 22 años, y su compañera de vida —residentes del cantón El Zapote, de Jucuarán, Usulután— habían organizado una reunión para festejar el Día de la Madre.

La celebración se realizaría ayer al mediodía en la vivienda que la pareja compartía con un cuñado de Baires, situada en el caserío Ojo de Agua, de ese municipio.

Entre los invitados estaban otro cuñado de Saúl y tres amigos suyos, quienes no habitaban en la zona, sino que habían llegado el viernes desde Chirilagua y Comacarán, en San Miguel.

La noche del sábado, a las 11:45, varios sujetos con vestimenta similar a la que usan policías y militares simularon que estaban haciendo un operativo en el cantón y obligaron a los seis hombres a salir de la casa de dos en dos.

Luego los llevaron hasta la calle principal, los obligaron a acostarse ordenadamente en el suelo, uno junto a otro, y después les dispararon.

De inmediato murieron Guadalupe Saúl y sus cuñados Ángel Daniel y Alexis Alberto, ambos de apellidos Oliva Hernández, de 23 y 16 años respectivamente.

Junto con ellos fueron asesinados Marvin Omar Sorto Chávez, Hugo Alexis Segovia Luna (los dos de 21 años) y Pablo Ernesto Gómez Zelaya, de 18, dijo la Policía.

Minutos antes, los homicidas habían entrado de la misma manera en una casa situada a unos 15 metros de distancia, y asesinaron en el corredor a Raúl Arévalo Baires Ramírez, de 32, quien había sido deportado de Estados Unidos.

"Soltá a la niña o la vamos a matar"

Los familiares de los hombres asesinados manifestaron que todos estaban dormidos cuando los delincuentes irrumpieron en el inmueble donde se encontraban.

Según testigos, Guadalupe Saúl tomó en brazos a su hija de dos años para tratar de protegerla y cuando uno de los atacantes lo obligó a salir de la vivienda, hubo un forcejeo porque él se negaba a dejar a la niña.

El delincuente, a decir de las fuentes, lo amenazó: "Soltá a la niña o la vamos a matar". Al hombre no le quedó más que seguir la orden.

Algunos pobladores que ayer estaban reunidos cerca de la escena del múltiple homicidio relataron el terror que vivieron cuando oyeron decenas de balazos, seguidos de los gritos desesperados de los dolientes y los ladridos de los perros, cuando los delincuentes escapaban.

Sin titubear, algunos lugareños dijeron que conocían a Raúl, a Saúl y a un cuñado de este y descartaron que pertenecieran a grupos delictivos.

Ellos sostuvieron que los tres se dedicaban a hacer viajes en vehículo o tareas agrícolas para ganarse la vida.

En voz baja, algunos lugareños dejaron entrever que el objetivo de los homicidas era matar al cuñado de Baires y sus tres amigos que habían llegado desde San Miguel.

"De ellos sí no podemos decir nada porque no sabemos qué vida llevaban ellos por allá (en San Miguel)", dijo uno de los pobladores.

La abuela de los hermanos Oliva Hernández dijo, estremecida, que no entendía quiénes y por qué habían asesinado a sus parientes. Según la anciana, ellos no se metían en problemas ni habían sido amenazados.

"Mi nieta había mandado a comprar ayer (el sábado) unas cosas porque hoy (ayer) me iban a celebrar el Día de la Madre", sostuvo la mujer mientras veía a los investigadores procesar la escena.

La madre de Saúl también llegó al lugar desde un caserío cercano para identificar a su hijo. Ella también había sido invitada al festejo y había decidido que no asistiría.

"He venido hasta aquí porque me llegaron a pomporronear la puerta de la casa para avisarme que habían matado a mi hijo", dijo la señora.

Un jefe policial que llegó a la escena informó que al menos dos de los hombres asesinados presuntamente se relacionaban con pandilleros y no descartó que por eso los hayan matado a todos.

Por su parte, la Unidad de Comunicaciones de la institución aseguró en su cuenta de Twitter que el Juzgado Especializado de Instrucción de San Miguel había girado órdenes de captura contra tres de los hombres, a quienes no identificó, por los delitos de homicidio agravado y agrupaciones ilícitas.

Tanto la Policía como la Fuerza Armada aseguraron que a la hora de la matanza no estaban haciendo ningún operativo en la zona, por lo que desmintieron que personal de ambas instituciones haya estado involucrado en las siete muertes.

Matan a tres en Jiquilisco

Las autoridades registraron un triple asesinato en la comunidad San Hilario, de Jiquilisco, Usulután.

Los hombres fueron identificados como Ernesto Antonio Hernández Argueta, de 20 años; José Francisco Portillo Rivas y José Milton Argueta Sigarán, ambos de 15.

La Policía informó que los tres fueron forzados por delincuentes a salir de una casa y los asesinaron a pocos metros. Los atacantes usaron escopetas y fusil M-16.

La Fuerza Armada dijo que tampoco tenían unidades operando en la zona.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación