Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Dictan 14 años de cárcel a exconcejal por narco

Carlos Alfonso Valencia Amaya (centro, camisa verde) narcotraficante que disparó contra dos agentes encubiertos. Era la mano derecha de Sanabria Amaya (izq.). Foto EDH / Jorge Beltrán

Carlos Alfonso Valencia Amaya (centro, camisa verde) narcotraficante que disparó contra dos agentes encubiertos. Era la mano derecha de Sanabria Amaya (izq.). Foto EDH / Jorge Beltrán

Carlos Alfonso Valencia Amaya (centro, camisa verde) narcotraficante que disparó contra dos agentes encubiertos. Era la mano derecha de Sanabria Amaya (izq.). Foto EDH / Jorge Beltrán

Justo dos años después de que fuera capturado junto a siete hombres más durante una transacción de cinco kilos de cocaína, Jesús Sanabria Zamora, de 45 años y exconcejal de la Alcaldía de Metapán (Santa Ana), fue sentenciado ayer a la pena de 14 años de cárcel. "Sanabria es el principal traficante (de los ocho capturados)", sentenció el juez que les notificó la decisión judicial.

Otro que recibió igual condena que Sanabria Zamora fue Carlos Alfonso Valencia Amaya, quien según la investigación de la Fiscalía y Policía, era el hombre de confianza del exconcejal.

A Valencia Amaya, el juez le impuso 12 años por narcotráfico y dos más por disparar contra dos policías encubiertos durante el momento de la transacción.

En tanto que Edgar Aquiles López Matute, Eugenio David Calderón Brito, Amaldis Alcindo Ramírez Vargas, Hermógenes Ricardo Umaña, Alberto Barrios Mauris y Hugo Alejandro Menjívar, fueron encontrados culpables solo del delito de narcotráfico, por lo cual fueron condenados a 12 años de cárcel cada uno.

Culpa a la publicidad que se le dio al caso

Ayer en la tarde, en las afueras del centro judicial de Santa Ana, familiares de los ocho condenados rompieron en llanto al enterarse del dictamen judicial.

Ellos, en cambio, parecieron tomárselo con calma. Cuando el juez acabó de notificarles la pena, Sanabria Zamora habló tranquilamente con sus abogados y luego con los periodistas, a quienes aseguró que ellos habían sido condenados por la publicidad que se le dio al caso, a la captura.

"La verdad (es) que yo creo que nosotros fuimos condenados hace como dos años cuando nos agarraron, por la publicidad que nos dieron", afirmó Sanabria Zamora.

El ahora convicto por narcotráfico también negó ser parte del Cártel de Texis como algunas autoridades lo han señalado. "Yo ni de Texistepeque soy. Al principio se manejó que nosotros éramos del cártel de Texis, pero meses después agarran a otras personas y ya no somos de ese cártel. No sé quiénes serán los del cártel de Texis, si nosotros o ellos", argumentó el también socio del balneario Apuzunga.

Poca seguridad para el hombre de confianza

Ayer, Carlos Alfonso Valencia Amaya, señalado por el juez de ser el hombre de confianza de Sanabria Zamora y de otros seis narcotraficantes, llegó sin ser esposado y aparte de todo el grupo.

En lugar de esposas, aparentemente, se ayudaba a caminar con dos muletas. Sin embargo, al momento de subirse al camión que los transportaría hacia el centro penal respectivo, Amaya Valencia entregó las muletas a uno de los policías que lo custodiaba y, sin dificultad aparente, se subió al camión.

Durante la audiencia, a excepción de Valencia Amaya, todos los imputados estuvieron esposados de manos y pies. Él, en cambio, estuvo más relajado, desperezándose de rato en rato.

Valencia Amaya fue quien disparó contra los compradores de los cinco kilos al descubrir que aquellos eran agentes antinarcóticos encubiertos.

A pesar de que la intención de Valencia Amaya era matar a los policías encubiertos, no fue condenado por el intento de homicidio, sino que le impusieron dos años de cárcel por el delito de disparos.

La detención del grupo de narcotraficantes condenados ayer tuvo lugar el 23 de enero del 2012, en el restaurante Los Arcos, ubicado en el kilómetro 83, carretera que conecta las ciudades de Santa Ana y Metapán, decomisándoles cinco kilos de cocaína y varios vehículos, los cuales, desde ayer fueron cedidos a la Fiscalía para combatir el delito.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación