Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

10 días extraviado, en Quezaltepeque

Edgar Alberto Arévalo, de 17 años, desapareció el pasado domingo 5 de mayo. Foto EDH / Cortesía

Edgar Alberto Arévalo, de 17 años, desapareció el pasado domingo 5 de mayo. Foto EDH / Cortesía

Edgar Alberto Arévalo, de 17 años, desapareció el pasado domingo 5 de mayo. Foto EDH / Cortesía

Edgar Alberto Arévalo, de 17 años, desapareció el pasado domingo 5 de mayo.

El joven fue raptado cerca de las 11:00 de la noche de una vivienda donde solo él residía, en la Lotificación Urías, cantón Primavera Abajo, del municipio de Quezaltepeque, en La Libertad.

Un día después, sus padres, residentes en San Salvador, se enteraron de la situación y comenzaron su búsqueda.

A la tarea se sumaron unos 12 vecinos, quienes rastrearon en un perímetro de ocho kilómetros, sin resultados.

En las pesquisas, los vecinos encontraron una camisa ensangrentada que presumen es de Edgar Alberto.

"Supuestamente se llevaba con las pandillas... (pero) uno no puede asegurar nada, porque no le consta", afirmó el padre del adolescente.

El progenitor agregó que el muchacho no era comunicativo y más bien mostraba cierto nivel de rebeldía.

Horas después de su desaparición, el caso fue denunciado en la Policía, pero, según denunció el padre, el procedimiento de búsqueda comenzó hasta cuatro días más tarde, el 9 de mayo.

"Me llamaron de una oficina privada de investigación de la Policía, pero no han dado ni un paso, ni para allá ni para acá. No hemos tenido un apoyo real", se quejó.

A más de 10 días de no saber del paradero de su hijo, de buscarlo en la morgue de Medicina Legal, en hospitales y en bartolinas policiales, no hallado nada.

"(Ayer) por la mañana recibí una llamada en mi celular, pero no me dijeron nada, yo esperaba una respuesta", dijo.

No pierde la esperanza de que la pesadilla acabe y encuentre a su hijo, ya sea vivo o muerto.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación