Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Detienen a dos con 23 reses hurtadas

Los semovientes fueron hurtados en la zona norte de San Miguel, según información de la Policía

Agentes de la Policía Rural detectaron irregularidades en la documentación del traslado de vacunos, durante un retén en el sector norte de San Miguel. Foto EDH / Carlos Segovia

Agentes de la Policía Rural detectaron irregularidades en la documentación del traslado de vacunos, durante un retén en el sector norte de San Miguel. Foto EDH / Carlos...

Agentes de la Policía Rural detectaron irregularidades en la documentación del traslado de vacunos, durante un retén en el sector norte de San Miguel. Foto EDH / Carlos Segovia

En un control de rutina, la Policía Rural se incautó ayer de 23 cabezas de ganado que habrían sido hurtadas en diferentes potreros de la zona norte del departamento de San Miguel.

La policía informó que la recuperación de los animales se registró en el caserío El Tamarindo, en San Luis de la Reina, al norte de San Miguel.

En la operación policial, dos personas fueron detenidas bajo cargos de receptación, ya que eran los que transportaban a las bestias.

Henry Barahona Campos, jefe policial de la zona, dijo que el decomiso se realizó cuando mantenían un control de verificación de documentos para determinar si el ganado que transportan en la zona no es robado o hurtado.

Agregó que fue así como se percataron de irregularidades en los documentos y guías que llevaban quienes transportaban los semovientes incautados ayer.

El ganado era transportado en el vehículo P 74-140, propiedad de uno de los arrestados, según informó la Policía.

Luego de realizada la detención y decomiso, varios propietarios de los semovientes llegaron a poner la denuncia del hurto y también a reclamar sus reses.

Con base en esta información, la Policía estableció que los animales que llevaban en el camión habían sido hurtados en sectores inmediatos a donde los localizaron.

De 6 a 7 casos por mes

En cuanto al hurto y robo de ganado, la Policía de la zona informó que en los últimos dos meses han registrado entre seis y siete casos por mes.

Indicaron que por esta razón se han incrementado los controles vehiculares en las carreteras, sobre todo en las que conducen a municipios donde hay mucha compra y venta de reses.

También hay más controles en los tiangues de la región y las haciendas ganaderas, para tener acercamiento con quienes se dedican a la crianza y venta de reses.

La Policía detalló que en lo que va del año han recuperado unas 35 cabezas de ganado, sin contar las de ayer, y que eso es, en parte, a que los ganaderos han comenzado a denunciar el delito que sufren y que afecta sus ganaderías.

En enero pasado, los ganaderos de los departamentos de San Miguel y Morazán denunciaron que fueron golpeados por el hurto y robo de reses en 2014.

De hecho, según las estadísticas que manejan en la Asociación de Ganaderos de El Salvador (AGES), en ambos departamentos del oriente se perdieron más de 150 cabezas de ganado ese año.

Algunos animales hurtados terminan siendo destazados en rastros clandestinos.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación