Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Despiden con honores a policía asesinado

Durante el sepelio, el director de la PNC, Rigoberto Pleités, dijo que el agente García Ramírez es el primer policía que muere en un ataque premeditado por miembros de las pandillas

Rigoberto Pleités, director de la PNC, entrega el Pabellón Nacional a la esposa del agente asesinado. Fotos EDH / Jorge Reyes

Rigoberto Pleités, director de la PNC, entrega el Pabellón Nacional a la esposa del agente asesinado. Fotos EDH / Jorge Reyes

Rigoberto Pleités, director de la PNC, entrega el Pabellón Nacional a la esposa del agente asesinado. Fotos EDH / Jorge Reyes

Con los honores policiales correspondientes y con la asistencia de la cúpula policial, ayer fue sepultado en el cementerio de San Antonio del Monte, Sonsonate, el policía José Fredy García Ramírez, quien murió el pasado sábado en Quezaltepeque durante una emboscada que les tendieron miembros de la pandilla 18, según han informaron las autoridades policiales.

Durante el sepelio, el director de la PNC, Rigoberto Pleités, dijo que el agente García Ramírez es el primer policía que muere en un ataque premeditado por miembros de las pandillas.

Pese a que en lo que va del año ya se registran 50 enfrentamientos entre la PNC y pandilleros, Pleitos dijo que los ataques son derivados del aumento de la operatividad policial.

Pleités reconoció que los grupos de pandillas han recibido adiestramientos en el manejo de armas, sin especificar más detalles.

Agregó que para evitar hechos como el ametrallamiento de la delegación de Quezaltepeque, cada instalación policial deberá tomar las medidas de seguridad que estime convenientes.

Luego del ataque a Quezaltepeque, varias delegaciones, subdelegación y puestos policiales han cerrado los tramos de calles inmediatas a sus instalaciones. Ejemplo de ello es la subdelegación de Quezaltepeque, Tonacatepeque y otras del norte de San Salvador.

En el caso del agente fallecido, el jefe policial confirmó la captura en flagrancia de una decena de pandilleros de la mara 18.

García Ramírez tenía cinco años de servicio y deja huérfano a un niño de 2 años. A la compañera de vida le fue entregada la Bandera Nacional como símbolo de que su marido murió en cumplimiento del deber.

Winni, como cariñosamente era conocido el policía asesinado, fue descrito por sus compañeros como un agente muy entregado a su labor. De hecho, había sido felicitado por el jefe de la delegación de Quezaltepeque, donde estaba destacado, por el trabajo que estaba realizando con la comunidad del cantón Primavera Abajo.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación