Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Madre de Alfredo Pacheco

“Desgraciadamente así es la violencia en este país”

El excapitán de la Selección Nacional de Fútbol fue enterrado en Santa Ana. Su esposa pidió que asesinato no quede impune.

Tristeza y dolor por parte de familiares del ex jugador del FAS.

Cientos de personas, muchas vistiendo la camiseta del FAS o de los Red Bulls, de los Estados Unidos, le rindieron un emotivo homenaje a Alfredo Pacheco.  | Foto por Leonardo González

Tristeza y dolor por parte de familiares del ex jugador del FAS.

“No merecía eso mi hijo (que lo asesinaran). Todo mundo sabe que no lo merecía, pero desgraciadamente así es la violencia en este país”.  

Con estas palabras se despidió el martes la madre de Alfredo Pacheco en el cementerio Santa Isabel, de Santa Ana.

Tras la pérdida del exfutbolista y excapitán de la Selección Nacional de fútbol, Margarita Pacheco exhortó a las autoridades a tomar un mayor protagonismo para combatir la violencia en el país que ha causado luto a cientos de familias.

“Ojalá que las autoridades puedan hacer algo al respecto para que ya no siga esta violencia en el  país”, expresó la señora ante cientos de personas que asistieron al entierro del exjugador.

Ellos le dieron una emotiva despedida al “Chele”, como le decían. Muchos de sus seguidores llegaron vestidos con los colores del FAS o portando camisetas de los Red Bulls (de  los Estados Unidos) equipos en los que Pacheco jugó.

Tras participar en una misa de cuerpo presente, celebrada en la parroquia Madre del Salvador, la multitud partió rumbo al cementerio municipal, situado al poniente de la ciudad.

El dolor de los santanecos por la pérdida de uno de los más valiosos deportistas de El Salvador fue evidente. Se veía rostros de  tristeza e indignación entre personas de diferentes edades.

“Fuimos compañeros durante 12 años y de pronto ver una noticia de estas es algo que no lo creo, no lo asimilo”, expresó Alejandro de la Cruz Bentos, quien jugó en el FAS con la víctima.

Bentos también lamentó la situación de violencia que vive El Salvador y externó su deseo para que muertes como la de Pacheco no se repitan. Cuando el ataúd fue colocada en la sepultura los asistentes aplaudieron para rendirle el último homenaje.

“Todos nos hemos unidos para acompañar y respaldar a la familia de Pacheco, nos ha dolido su muerte”, dijo conmocionado Ernesto Salguero, un aficionado.

La madre de Pacheco, quien fue asesinado en una gasolinera de Santa Ana, la madrugada del domingo, pidió a los asistentes que recordaran a su hijo como “una gran persona, un gran futbolista, un gran hijo y un gran padre”.

Mientras que la viuda del jugador, Elizabeth de Pacheco, pidió que la muerte de su esposo de 34 años no quede impune. “Yo solo puedo pedir justicia; justicia para mi esposo, para mí y para mis hijos”, dijo la señora.

También tuvo palabras para los presentes en el camposanto: “A todos los aficionados quiero pedirles que recuerden a mi esposo por todos los triunfos que les dio; por aquellos goles en el (estadio) Cuscatlán y en el (estadio) Quiteño”, les dijo De Pacheco.

El exfutbolista fue sancionado de por vida en 2013, tras el escándalo de los amaños en la Selección Nacional de Fútbol. Desde entonces permanecía en la casa de su familia, en Estados Unidos.

Sin embargo, el 22 de diciembre pasado regresó a El Salvador para visitar a sus parientes y celebrar la Navidad y el Año Nuevo con ellos.

Pacheco ganó cinco títulos con FAS en la primera etapa de Chochera Castillo, y dos con Metapán, además de ganar la medalla de Oro en los Juegos Centroamericanos y del Caribe en 2002.

Amigos lo recuerdan como hombre solidario 
“Estamos asustados de ver que cada día en el país se están dando más casos de muerte de personas inocentes”, dijo Raúl Arévalo, amigo del exfutbolista.

Arévalo recordó la cantidad de veces que el jugador les brindaba su apoyo cada vez que realizaban eventos deportivos o recreativos en beneficio de las comunidades.

“Nosotros competimos en exhibición de carros, él siempre nos colaboraba de una u otra forma”, manifestó. Mientras su amigo era sepultado, Arévalo no pudo dejar de conmocionarse y a la vez mostrar su indignación.

“Para nosotros ha sido impactante, alguien que ha sido generoso, detallista que ha dado tanto a Santa Ana y a nuestro país termine de esa forma tan cruel, para nosotros es algo que no tiene nombre”, opinó.

Acerca de la violencia que azota al país comentó: “no se están tomando medidas (de seguridad) siento que si no se le pone un alto a esto se descontrolará”.

PNC atribuye homicidio a la “violencia social” 
“Factores sociales influyeron en el asesinato de (Alfredo) Pacheco, en donde hubo abuso de alcohol”, dijo Mauricio Ramírez Landaverde, director general de la Policía, en una entrevista televisiva.

El jefe policial sostuvo que el ataque en el que murieron el exfutbolista; su amigo Luis Tovar, (quien era basquetbolista) y resultó lesionado otro hombre, no puede ser atribuido directamente a estructuras delincuenciales.

Ramírez Landaverde agregó que se está haciendo un trabajo coordinado con la Fiscalía General para esclarecer el caso, pero aún no hay detenciones.

Los tres hombres estaban departiendo en el estacionamiento de una gasolinera de Santa Ana.

Preliminarmente, las autoridades informaron que hubo un momento en que Pacheco entró al baño y cuando salió fue atacado a balazos por delincuentes, los disparos alcanzaron a sus amigos, quienes resultaron gravemente heridos.

El estado de salud de Tovar era más delicado y tuvo que ser trasladado del hospital de Santa hacia el nosocomio del Seguro Social en San Salvador. Murió la mañana del lunes, según la Fiscalía.

La víctima, quien era conocida por sus amigos como “Chiqui”, era jugador de baloncesto del equipo Santa Lucía, en Santa Ana.  Además era empleado de una oficina gubernamental. La tercera víctima sigue hospitalizada pero se sabe que su condición es estable.

Horas después del asesinato contra Pacheco, Nelson Ruiz,  árbitro de la Segunda División de Fútbol, fue asesinado a balazos en el cantón Los Huatales, en Ahuachapán.

La víctima fue atacada por cuatro hombres cuando recién salía de arbitrar un partido y viajaba en su vehículo hacia el centro del municipio.

Además, el pasado 17 de diciembre, Adrián Molina Cornejo, jugador, técnico y directivo del equipo San Rafael Cedros de Segunda División, también fue ultimado a balazos en el estadio de dicho municipio. Lo mataron tras haber culminado un entreno.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación