Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Desalojan a familia de Ilopango por amenazas

Ser familiares de un policía habría sido la causa para dejar Las Cañas

En reparto Las Cañas, las dos pandillas se han demarcado el territorio. Foto EDH /Douglas Urquilla

En reparto Las Cañas, las dos pandillas se han demarcado el territorio. Foto EDH /Douglas Urquilla

En reparto Las Cañas, las dos pandillas se han demarcado el territorio. Foto EDH /Douglas Urquilla

La familia de un policía fue desalojada ayer por la mañana en Las Cañas, Ilopango, al oriente de San Salvador.

"Tener parentesco con policías pudo haber influido para que fueran amenazados a través de sus hijos", afirmó un policía que brindaba seguridad, mientras se realizaba el traslado.

Paradójicamente, la familia afectada negó que se fueran por amenazas de las maras.

Sin embargo, otros vecinos reiteraron que no era la primer familia que abandonaba Las Cañas, por esas circunstancias.

Algunos vecinos puntualizaron que en esa colonia, bastantes personas han dejado sus casas por temor a represalias.

"Hay varios (policías) que han tenido que irse del lugar, por ejemplo yo, tengo casa en Horizontes y me tuve que ir de ahí", relató un policía. Agregó que fue amenazado de muerte por las pandillas, para que saliera de la zona. Estos hechos demuestran que ni los policías escapan del terror de las pandillas.

Un agente manifestó que hay varios casos en la Corporación que comparten la misma experiencia.

Una de las formas de ayudarse en seguridad, es organizarse de manera que, en un pasaje residan solo familias de policías.

De esa forma han logrado evitar que los saquen de un día para otro, de una colonia.

Como recomendación, los vecinos no deben hablar con policías que patrullan colonias como Las Cañas, porque es suficiente razón para que comiencen las amenazas, explicó otro policía.

"El siguiente día puede que amanezca muerto uno", afirmó un vecino de Las Cañas.

En Las Cañas, un reparto muy reconocido a nivel metropolitano por las grandes cárcavas, los habitantes residen en medio de las dos grandes pandillas, en un extremo está la MS y en el otro, la 18.

Desde que ingresa una persona ajena a la colonia, ya sea en vehículo o a pie, es identificada por sujetos que están apostados con teléfonos celulares, quienes informan a sus compinches del grado de amenaza que representa para ellos.

Como la familia de Las Cañas, unos 14 apartamentos fueron desalojados de un condominio situado en colonia Montreal, en Mejicanos.

La ola de terror de las maras se ha extendido a colonias de Cuscatancingo (colonia Santa Rosa), Ayutuxtepeque (Las Terrazas) y Mejicanos (condominios Cristo Negro. Autoridades de Justicia han minimizados estos traslados y los han relacionado con otros problemas.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación