Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Deportan a sospechoso de matar a fiscal en Usulután

El presunto homicida del fiscal fue entregado a la Policía y Fiscalía, tras descender del avión en que llegó deportado de Estados Unidos.

Miguel Orellana Hernández es esposado por autoridades salvadoreñas, ayer en el aeropuerto. Foto EDH / cortesía FGR

Miguel Orellana Hernández es esposado por autoridades salvadoreñas, ayer en el aeropuerto. Foto EDH / cortesía FGR

Miguel Orellana Hernández es esposado por autoridades salvadoreñas, ayer en el aeropuerto. Foto EDH / cortesía FGR

Representantes de la Policía Nacional Civil y de la Fiscalía General de la República recibieron en el aeropuerto Internacional a Miguel Orellana Hernández, implicado en el homicidio del fiscal Andrés Ernesto Oliva Tejada.

Las autoridades señalan que son dos los imputados en ese asesinato que Estados Unidos entregó a El Salvador.

El otro sujeto es José David Alvarenga. A estas capturas se suman las de Javier Arnoldo Cerón y Carlos Vidal Navarro detenidos en Santana, California y Laredo, Texas.

Según la PNC estas detenciones marcan el inicio de las investigaciones para determinar las verdaderas razones del asesinato del fiscal Oliva, quien se desempeñaba en la Unidad de Vida, de Usulután.

El homicidio ocurrió el 6 de marzo en el referido departamento, la víctima fue atacada por pandilleros en un parqueo de la colonia Masferrer, cerca de su vivienda.

El cuerpo del funcionario quedó tendido a un lado del automotor que lo había dejado estacionado a unos 200 metros de su vivienda.

Allegados de la víctima aseguraron que era una persona muy religiosa y que desde hacía unos dos años había organizado un grupo de música compuesto solo por niños, que tocaban en una iglesia católica local.

El grupo musical ensayaba todos los sábados y el día del asesinato recién acabada la actividad. Oliva Tejada se disponía a trasladar a una persona hacia su casa.

Al parecer, los asesinos ya sabían la rutina del fiscal por lo que fue atacado en el estacionamiento de la colonia.

La PNC montó un operativo de rastreo por tierra y aire, en busca de los atacantes en la zona del sitio del crimen.

El Fiscal General, Luis Martínez, llegó a la casa del fiscal asesinado, en donde expresó sus condolencias a la familia.

Ese día, Martínez dijo que "el poder de la autoridad les caerá. No vamos a descansar hasta capturar a estos cobardes pandilleros terroristas. Hoy sí se equivocaron, con la Fiscalía no se juega".

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación